miércoles, 28 de septiembre de 2011

La Pornacal y BrañaViecha PR AS 14-1

VILLAR DE VILDAS - BRAÑA LA PORNACAL - BRAÑAVIECHA

DISTANCIA TOTAL: 12 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO: 550 METROS


 Partimos de Villar de Vildas pueblo que recibió el Premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar en el año 2004. La subida a la Pornacal se realiza por una pista que arranca en dirección sur paralelos al río Pigüeña por su margen izquierdo (hidrológico).


La ruta discurre por una estrecha franja de terreno catalogado de Uso Agropecuario, pero rodeada de áreas de Uso Restringido Especial, no accesibles al público. El paisaje que nos rodea es sublime.


La pista cambia al margén derecho del Pigüeña a través del Puente de los Cautados y acomete un  fuerte repecho que nos aleja momentaneamente del fondo del valle.
Een la foto vemos el valle del arroyo Bustichín y el Monte de las Sendas por encima de este se encuentra el Lago Bueno.


Vemos otra perspectiva de este valle y al fondo las cumbres del Cabril y La Fanarrionda


El último tramo antes de llegar a la Pornacal, la pista atraviesa una zona de praderías parceladas.


Llegamos a la Braña Pornacal, es esta la mayor de todo el concejo y constituye un núcleo de 33 cabañas, distribuidas a ambos lados del cauce del río Pigüeña y unidas por un puente restaurado. Su conjunto de cabañas está dividida en cuatro pequeñas brañas: El Cabo, La del Medio, Prida y La del Río y todas son propiedad de las gentes de Villar de Vildas. Vale la pena abandonar la pista y adentrarse por las caleyas que atraviesan el nucleo de teitos.


La Pornacal pertenece al grupo de brañas equinocciales  . A este grupo pertenecen la mayoría de las brañas somedanas.
Estas brañas se caracterizan por sus construcciones a ras de suelo, de planta rectangular y cubiertas, en su mayoría, de escoba y el resto de teja o de pizarra. Las dimensiones son muy diversas, pero considerables, con la cuadra abajo y henil en el desván; muchas de ellas poseen —hace unas décadas esto era más común—, en la planta baja a un lado de la puerta de acceso o en el exterior, una pieza diminuta que sirve de habitáculo para el brañeiro; asimismo, en el entorno de las cabanas hay una serie de prados cercados de pared seca y alguna fuente o abrevadero y olleras.



Nos subimos a la parte alta de la Braña para tener una mayor perspectiva de este hermoso conjunto etnográfico.


A la salida de la braña el camino  que recorre la braña y la pista se funden justo al lado de la fuente La Prida.


Después seguimos avanzando por este valle abierto, con el río sumido en sus entrañas y sobre los grandes pastizales de La Requexada


 La zona de praderías finaliza en una pendiente ladera donde las aguas que surcan el fondo del valle se precipitan en la cascada del Corralín que al ser epoca estival apenas lleva un ligero chorro de agua.  Al fondo aparece el majestuoso Cornón.


 Un vistazo atrás hacia la parte baja de estas praderías de La Requexada


Un ligero ascenso nos lleva a un cruce de caminos, el de la izquierda, balizado como PR AS 14 nos llevaría en travesía hasta la Braña de la Peral. Nosotros seguimos por la amplia pista que termina en la Braña Los Cuartos o Brañaviecha, (1.404 m.)


La braña Los Cuartos está construida con un sistema muy primitivo y adaptado y en consonancia con su entorno. Cuenta con construcciones de planta circular o chozo de pequeñas dimensiones, con piedra sin labrar, con techumbre de madera y cubierta de escobas. Detrás de esta braña vemos la cumbre de la Peña Canseco.

Junto a las ancestrales cabanas circulares , conviven, sin romper la armonía del paisaje , alguna cabaña de piedra y techumbre de teja, detrás vemos el amplio valle de Cerezales que culmina en la collada homónima, frontera natural entre Asturias y León y a su derecha la cumbre del Cogollu Cebolledo


El retorno lo haremos por el mismo camino,  disfrutando de la belleza de este hermoso valle somedano.


Recorreremos nuevamente la Braña de la Pornacal ahora descendiendo por la pista...


Para finalizar en el pueblo de Villar de Vildas en un día inmejorable meteorólogicamente (que ya tocaba en este verano.....)

lunes, 19 de septiembre de 2011

Sedos de Ozania y Pico Camperón desde Puente Restaño

PUENTE RESTAÑO - SEDOS DE OZANIA - PICO CAMPERÓN - PUENTE RESTAÑO.

DISTANCIA TOTAL: 12 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 1.350 METROS

PLANO DEL RECORRIDO


Dejamos el vehículo en el puente Restaño (700 m.), Pasarela de hormigón sobre las escasas aguas que la presa de la Jocica deja escapar al cauce del Dobra.  Para llegar hasta aquí hemos utilizado una pista de hormigón que desde Amieva nos alzó hasta la Collada de Angón para luego descender por las verdes praderías salpicadas de cabañas del valle de Angón. Seguimos por la ancha pista que forma parte del recorrido de la Senda de la Jocica, dicha pista llega hasta las proximidades de la presa.


La pista que había ganado altura sobre el río Dobra, en el punto en que nos volvemos a acercar a su cauce es cuando podemos ver claramente la subida que realizaremos por los sedos de Ozania.


En el punto donde la pista pasa al lado de unos cercados de madera para el ganado, hemos de tomar un sendero a la izquierda que se dirige hacia los murallones calizos. Hemos de seguir proximos al arroyo y acercarnos a la base de la  surgencia de la Fuente Prieta que ahora en verano apenas deja correr unos hilillos de agua, pero que aún así es claramente identificable por la cantidad de musgo que cuelga de las verticales paredes.


La Fuente Prieta en epoca de fuertes lluvias y de deshielo se convierte en una impresionante cascada.


Tomamos el claro canalón que arranca desde las proximidades de la Fuente Prieta


Unas veces iremos por el mismo cauce seco de la riega y otras por su izquierda. Marcas amarillas nos ayudan a orientarnos al buscar los mejores pasos.


La canal se vuelve más estrecha y no queda más remedio que subir por los extremadamente resbaladizos bloques de piedra que cubren el cauce de la riega, teniendo que utilizar en muchas ocasiones las manos para ascender.



Tras este angosto tramo, la canal se abre a una zona más amplia que termina en unas verticales paredes que nos impiden continuar por el fondo de la canal.


Es cuando nos aproximamos a las paredes que cierran la riega por su parte superior cuando vemos a nuestra izquierda una travesía   por la base de la pared, por la que se entra en una pindia canaluca que sube a un tupido bosquetes de avellanos, este es el acceso a los sedos...


Atravesamos el bosquete de avellanos como buenamente podemos, la humedad hace que nos empapemos enteros.  Salimos del bosquete y nos arrimamos nuevamente a las verticales paredes que tenemos a nuestra derecha . Una vira, que corta la pared de izquierda a derecha, marca el arranque del primer sedo, se trata para mi del más sencillo técnicamente,   no obstante es el mas aereo de todos y esto unido a que la superficie que pisamos está totalmente mojada nos hace extremar mucho las precauciones.



En la última parte del primer sedo nos introducimos nuevamente entre avellanos lo que nos protege de la sensación de vacio.
El segundo sedo empieza con una corta trepada por un resalte a la izquierda de un arbolillo. Es más corto y menos aéreo que el anterior, aunque técnicamente es más complicado que el primero.




La salida tiene lugar por una pindia canaluca que da paso al cegado campo superior.Este inclinado campo cuelga sobre el segundo de los Seos de Ozania.


Tras sobrepasar este último sedo nos acercaremos hasta la parte central de la herbosa canal que forma este valle de Ozania, que aunque pindio se asciende sin mayores problemas.


Abajo el valle del Dobra va a ir quedando fuera de nuestra vista.


A nuestra derecha aparece una gran oquedad.  Se trata de la Cueva de Ozania.


Por encima de la Cueva de Ozania, el valle pierde su gran anchura hasta convertirse  en una estrecha canal.  A partir de aquí seremos engullidos por la espesa niebla.


La cómoda y marcada canal se interrumpe bruscamente en El Pozu Manperi, una torca de enormes dimensiones. Es este un punto de orientación complicada en especial si como en nuestro caso llegamos a este lugar con una espesa niebla que nos imposibilite la visibilidad. Las referencias que leimos despues nos indican que para acceder a las camperas del jou de la Perra ha de ascenderse a la izquierda de la torca por una corta trepada para luego acceder a una vega contigua. NOsotros cometimos el error de seguir unos jitos a nuestra derecha, pero nos alejaban mucho del jou de la Perra, así que los abandonamos para descender como buenamente pudimos por un terreno muy caotico rodeando la enorme torca, hasta que dimos con una pequeña canal que nos llevó directamente a la zona de Cebolleda



La suerte fue que justo al llegar a la entrada de Cebolleda (amplia hondonada donde los pastos se intercalan con la caliza) la niebla nos abandonó pudiendo disfrutar ante nuestros ojos de  estas vistas.


Atravesamos Cebolleda en dirección este, hasta llegar a la ultima zona de praderías donde corre un pequeño hilo de agua, aquí giraremos ligeramente en dirección sureste arrimandonos a los contrafuertes de la Sierra de Mercader para así evitar descender a las profundidades del Jou Luengo.


A nuestra izquierda mientras ascendemos podemos ver  de izquierda a derecha el Tercer Poyón  y la enorme mole del Requexón


Este tramo más comodo termina en una horcada (1.800 m.) al otro extremo el terreno se descuelga vertiginosamente sobre el Jou Luengu. Una bella campera recubre el alargado fondo de esta inmensa hondura, al otro lado se abren ante nosotros las impresionantes cumbres de izda a derecha (Las Cebolledas, Torre Santa María,  Torre de la Horcada, Torre de Enmedio y la Torrezuela).


El terreno se vuelve muy caótico y complicado. llambrias, pedreros, profundas grietas y algún que otro pastizal hace de este terreno una autentica pesadilla si nos topamos con niebla ya que no existe sendero ni jito alguno.  Una buena referencia es arrimarse siempre a los contrafuertes nororientales de la Sierra de Mercader. Estamos en la zona conocida como Joyos de Covarroble un terreno muy caótico que tendríamos que atravesar para acceder al Jou de Las Pozas y de allí ascender a la Cabra Blanca (izda en la foto) y que era nuestro objetivo el día de hoy.
No obstante el retraso que teníamos sobre el horario previsto era muy grande y aun nos quedaba superar el terreno caótico de los Joyos de Covarroble así que decidimos ascender el cercano Camperón, punto más elevado de esta Sierra de Mercader.
Para ello iremos dejando a nuestra izquierda los Joyos para ascender en dirección sureste (SE) la ladera nororiental del Camperón.  La ascensión es muy intiuitiva por una canal herbosa y no entraña dificultad con una buena visibilidad como la que tenemos ahora.


El ascenso nos deposita en una amplia campera a unos metros al norte del Camperón, hasta su cumbre solo destacar que hay que superar un pequeño resalte, se trata de una pequeña trepada que no representa apenas dificultad.


Cumbre del Camperón (2.010 m.)  Desde la que contemplamos un impresionante mar de nubes del que emerge las cumbres del Cantu Cabronero y Peña Beza


Hacia el sureste la impresionante línea de cumbres que va desde la Cabra Blanca a la Garita Bajera, en la que vemos cumbres como El Diente y la Garita Cimera.


Un detalle de la cumbre de la Cabra Blanca, nuestro objetivo inicial del día... otra vez será


Cebolledas, Torre de Santa Maria, Torrezuela, Las Tres Marías y El Torco.


De izda a dcha.  Cotalba, Torre de la Canal Vaquera, Tercer Poyón y Requexón.


Hacia el noroeste toda la cresta de esta Sierra del Mercader que es engullida por la niebla a la altura del Collado Verde


Y es hacia ese collado donde realizaremos el descenso, y lo haremos siempre por una marcada traviesa que existe en la vertiente occidental de la sierra que cae sobre el valle del Dobra


Dejamos atrás el expectaculo que supone el visionar estas cumbres del Cornión


Un vistazo atrás para ver las verticales caidas del Camperón sobre la vertiente del Dobra, una muestra clara que este no es un terreno ideal para aventurarse con niebla como haremos hoy.


Próximos al Collado Verde (1.876 m.) en la flecha muestro por donde hemos de seguir el descenso a partir del collado.


Foto desde el collado Verde y última que hice ya este dia, ya que a partir de este punto fuimos engullidos por una niebla muy espesa. He de decir que necesitamos de mucha intuición para descender este tramo, la ausencia de senderos y en especial la niebla dificulto mucho el descenso.  No obstante muestro de aquí mi agradecimiento tanto a Ismael como a Gabi Mostayal y Cienfuegos por apañarselas para encontrar la bajada en este terreno dificil.


Os expongo brevemente el descenso que realizamos a partir de aquí.:
Llegando al Collado Verde hemos de volver a descender por esta misma vertiente occidental de la Sierra en busca de la muda de Ozanía, paso del ganado desde el valle del Dobra hasta esta zona de altos pastos del Cornión.  A partir de la muda de Ozanía descenderemos directamente ladera abajo en busca de la desaparecida majada del Abedulu y desde allí seguir descendiendo para entroncar con un camino paralelo a la senda de la Jocica aunque bastante por encima de esta, girando por este sendero en dirección noroeste nos llevará hasta las proximidades de la majada Bellanzo cercana esta a la Presa de la Jocica, descendiendo posteriormente ya por la pista que nos llevará hasta Restaño.