lunes, 28 de noviembre de 2011

De Puente Raneiro a San Esteban por el valle La Muriá

PUENTE RANEIRO - VALLE DE LA MURIÁ - SAN ESTEBAN - PUENTE RANEIRO

DISTANCIA TOTAL: 6,5 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO 500 METROS



NOTA: El último tramo de ascenso por el valle del Río La Muriá es una zona muy cerrada por la vegetación (aunque existen rastros de animales que permiten avanzar sin problemas), no existe sendero alguno. Todo el sendero que recorre este valle desde Puente Raneiro fue limpiado recientemente, la anterior vez que habíamos pasado por el, cuando subimos a Peña Manteca, se encontraba más cerrado por la vegetación.

Se trata de un recorrido de corta duración que se puede complementar con la ascensión al Pico Urru o Peña Manteca como hicimos en una ocasión anterior y que podeis ver en este  ENLACE, o bien se puede hacer una travesía hasta el pueblo de Almurfe.  También otra opción mas larga de travesía es la de subir hasta la preciosa Braña Llagüeces para luego descender a los pueblos de Noceda y Cuevas.
 
PLANO DEL RECORRIDO


Partimos de las proximidades del pueblo belmontino de Agüera en la carretera hacia Somiedo, concretamente dejamos el coche en el puente Raneiro, que salva el arroyo Valle la Muriá, apenas visible con la mejora de la carretera.

En la margen derecha del arroyo Valle la Muriá surge una pequeña senda prácticamente oculta entre una vegetación selvática que invade este húmedo valle; por ella avanzamos paralelos al arroyo.


En los primeros metros, el sendero (desbrozado recientemente por el FAPAS) discurre pegado a las aguas del arroyo que descienden formando pequeños saltos y pozas.


El sendero gana altura sobre el valle, los castaños y avellanos que nos acompañan en este primer tramo irán dando paso a una zona en la que abundan las encinas y los madroños.



La senda en una ascensión muy llevadera discurre hasta ahora por la margen izquierda del arroyo hasta llegar a un punto que cruza a la vertiente contraria por este precario "puente"



Una foto del arroyo Valle La Muriá tomada desde el puente



Una vez situados en la otra vertiente, un fuerte pero corto ascenso nos deposita en una pequeña horcada libre de arbolado desde la que echamos un vistazo atrás al valle por el que hemos ascendido.


En este punto el valle se divide en dos, uno en dirección noroeste formado por el arroyo Abedul que vemos en la foto, (al fondo tambien podemos ver el pueblo de Villar de Zuepos) y el del Valle la Muriá que realiza un giro hacia el sur, la senda seguirá adentrandose por este último.


Bajamos nuevamente a la altura del arroyo, que en este tramo apenas lleva agua, la senda cambia de margen y ascenderá pegada al cauce.


Pasamos junto a este vertical paredón, justo en este lugar sale una senda a nuestra derecha, su amplia caja nos muestra la importancia que tuvo en un tiempo no muy lejano, por ella ascenderíamos directamente al pueblo de San Esteban (este será el lugar por donde descenderemos), nosotros seguimos por los senderos que ascienden por el fondo del valle.


En las proximidades del lugar donde arranca el camino que asciende a San Esteban se encuentran las ruinas de este molino (500 m.), lo que nos da una explicación de la anchura del camino por el que descendían antiguamente los vecinos de San Esteban a moler el grano.


En nuestra ascensión por el valle del Río la Muría, cuyo cauce encontramos totalmente seco, nos vamos cruzando con numerosas cuerrias, muestra clara del gran aprovechamiento que tenían antiguamente este bosque de castaños.


La ascensión se hace más pronunciada mientras vamos observando los restos de numerosas murias y cuerrias ahora pasto del musgo y la hojarasca.


Llegamos a un punto (560 m.) en el que el valle se divide en dos: un ramal asciende en dirección sureste por el que sube un claro sendero en busca de La Collada, paso por el que nos comunicaríamos con el pueblo de Almurfe, existe otro camino que asciende a nuestra derecha en dirección norte hacia el pueblo de San Esteban.  El otro valle,mucho más agreste, asciende en dirección oeste.  Un enorme paredón rocoso que dejaremos a nuestra izquierda marca el inicio de este valle.


Los restos de sendero que ascendían por este valle se van perdiendo hasta morir junto a esta cuerria que vemos en la foto (620 m.)


A partir de aquí ascenderemos por donde buenamente podamos, siguiendo pequeños rastros de animales. El valle es totalmente agreste, encajonado entre paredes cuarcíticas que apenas se ven por la lujuriosa vegetación que cubre su fondo.


Tras avanzar unos metros, el cauce seco del arroyo atraviesa una zona de bloques de piedra que hemos de superar por su izquierda teniendo que utilizar incluso las manos.


Trás este angosto paso, con una vegetación cada vez más cerrada, nos topamos en la ladera derecha unas enormes murias utilizadas para crear unas terrazas en las que antiguamente se aprovecharon para el cultivo y que hoy están totalmente invadidas por la maleza, algunas de estas murias miden casi 2 metros de altura. Dejamos atrás estas terrazas y seguimos por el fondo del vallesi guiendo rastros de animales que nos permiten sortear la maleza, hasta que finalmente nos encontramos con un ancho camino (690 m.).  Este camino comunicaba antiguamente los pueblos de Almurfe y San Esteban.  Nosotros giraremos por el a nuestra derecha, dirección noreste (NE), para en ascenso ligero dirigirnos a San Esteban.


Salimos a una zona más abierta desde la que podemos ver a nuestra derecha el profundo valle del Río la Muriá por el que hemos ascendido.


Hacia atrás vemos La Collada situada entre el pico Beringales a la derecha y la Peña del Tuérzano a su izquierda, este collado comunica este valle con la población de Almurfe


El sendero nos deposita en la población de San Esteban (740 m), pequeño pueblo con apenas habitantes pero con alguna edificación muy coqueta y bien conservada


Hemos de cruzar todo el pueblo de San Esteban pasando junto a su ermita hasta llegar a las casas más orientales del pueblo, casi al llegar a la ultima de ellas vemos un camino que desciende bruscamente a nuestra derecha, en dirección sur,  hacia el fondo del valle. Descemos por el y sin perdida alguna nos dejará nuevamente en el fondo del valle La Muriá atravesando un bonito bosque de castaños con algun ejemplar de considerable tamaño.


Hay que prestar atención a un punto en el que salimos momentaneamente del bosque, a nuestra izquierda, tapado por el brezo, sale otro sendero que nos desciende hasta las proximidades del antiguo molín. Es conveniente tomar este desvio ya que el camino principal nos descendería hasta el punto donde se divide en dos el valle principal, haciendo de esta forma un ligero rodeo.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

La Ablanosa y Vega Pociellu

LA ABLANOSA Y VEGA POCIELLU

DISTANCIA (IDA Y VUELTA):  12 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 500 METROS.

NOTA:  Se trata de un pequeño y suave paseo que se podría completar con otras opciones más largas como la que realizamos en una ocasión anterior al Cantu, L Osu y que vodeis ver en este  ENLACE

MAPA DEL RECORRIDO


Dejamos el vehículo en la carretera que comunica Campo de Caso con el puerto de Tarna, un poco después de salir del desfiladero de La Canaleya y un poco antes de llegar al pueblo de Tarna. En este punto que vemos en la foto conocido como La Armadiella (a 2km del pueblo de Tarna) tomamos un claro camino que desciende a la derecha de la carretera (si vamos en dirección al puerto de Tarna)
Desde este punto tenemos una completa vista de todo el valle de La Ablanosa que vamos ascender, flanqueado por la mole cuarcítica y negruzca del Cueto Negro (izquierda) y el crestón calizo del Canto del Oso (derecha).


La pista se dirige en ligero descenso hacia un puente de madera sobre el Nalón (Puente del Corral), cerca de la entrada de la foz de La Canaleya.


A partir de aquí el camino se empina adentrandonos en zona boscosa dominada por los robles.



Camino de la Ablanosa hay que tener cuidado en un cruce donde surgen dos amplias pistas. Tenemos que obviar la de la izquierda que llanea y se dirige a una remozada cabaña y coger el camino de la derecha que continua el ascenso.

Nos vamos adentrando en el valle de La Ablanosa, siempre por su margen izquierda (hidrográfica).  En un pequeño claro podemos ver los hermosos tonos que está adquiriendo el bosque que cubre este valle.


El bosque se abre y comienzan a aparecer praderías y las primeras cabañas, indicio claro de que nos estamos acercando a la majada de la Ablanosa.


 Pronto alcanzamos los prados e invernales del mayau de La Ablanosa, aquí se conserva un grupo de cabañas en buen estado y podemos saciar nuestra sed en la fuente que encontramos en este lugar.





Es la Ablanosa un lugar idílico para reponer fuerzas o admirar el bello paisaje que nos rodea, el Cantu del Oso, el Cuito Negro, el bosque de Fabucao etc..


Abandonamos la Ablanosa siguiendo la ancha pista que cruza el arroyo de Carrascosu.  Un poco más adelante un minúsculo letrero de madera nos señala a nuestra derecha "La Vega"  es este pequeño sendero el que hemos de tomar para llegar hasta la Vega Pociellu, para llegar hasta ella recorreremos el precioso hayedo del monte Fabucao



Después de un tramo corto de subida más acentuada, llegamos a una zona de bosque amplio, asentado sobre un terreno menos inclinado y con el suelo cubierto de hojarasca rojiza.


El hayedo se abre y ante nuestros ojos aparece la amplia pradería de Vega Pociellu donde se encuentran desparramadas varias cabañas.



Al oeste de nuestra posición las boscosas laderas de la Sierra de Príes


Es hora de realizar el retorno de este precioso paseo que hemos hecho hoy, disfrutando de los últimos rayos de sol de la tarde que realzan los tonos del hayedo.  Al fondo visualizamos las majestuosas cumbres de las peñas Ten y Pileñes.


También la cumbre del Maciédome.


Ya nuevamente en la Ablanosa disfrutamos de otro momento de relax y admiramos la escarpada cumbre del Cuitu Negru



Abandonamos la majada junto a los rojos frutos del acebo que este año parecen bastante adelantados.

martes, 8 de noviembre de 2011

Travesía de Ventaniella a Sobrefoz por los cordales de La Bolera y Valloseru

VENTANIELLA - SALGUEROSA - CORDALES DE LA BOLERA Y VALLOSERU - MAYÁ MACIÉDOME - SOBREFOZ

DISTANCIA TOTAL: 15 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO DE SUBIDA: 900 metros
      "                        "       DE BAJADA:  1.450 metros
NOTA:  Se trata de un recorrido realizado por zonas muy poco transitadas, los pocos senderos existentes se encuentran poco marcados y es facil perderlos entre la hojarasca del hayedo.  Existen varios puntos en que no hay sendero y que resulta clave la visualización de puntos de referencia, en especial el paso del Cordal de Valloseru al valle de Ambenes, el descenso a la mayá Maciédome y el monte Les Llampes para llegar al collado Velaño.

Dejamos uno de los vehículos en Ventaniella hasta donde se llega desde el pueblo de Sobrefoz trás 8 kilómetros, de los que solo los últimos 2 o 3 kilómetros no están asfaltados.
En Ventaniella encontramos la antigua venta del camino real, tradicional refugio de arrieros.
El origen de la venta se cree que se remonta al siglo VIII. Se sabe que en aquella época la ruta del Puerto de Ventaniella era una de las más asequibles de cuantas atravesaban la Cordillera Cantábrica y parece muy probable que ya entonces existiera una venta (de la cual derivaría el nombre de Ventaniella) a modo de albergue para los viajeros que se aventuraban por estos montes (desde comerciantes hasta partidas de musulmanes). Pronto en su dilatada historia, fue adquirida por el pueblo de Sobrefoz y, desde entonces, su aprovechamiento se subasta entre los vecinos, asumiendo el arrendatario la condición de mantener abierto un bar en la casería (aunque lo habitual es que además ofrezca alojamiento y comidas).


según creencia popular, desde la dominación árabe, en que un jefe moro se encaprichó de una bella y noble asturiana (familiar de Pelayo) y la siguió por estas tierras, hasta esta venta donde ella se refugió. Al llegar a las puertas de la posada el árabe amenazó al ventero con saquearle y quemarle el caserío si no le entregaba a la dama. A lo que contesto el ventero, atacándole: "Ni venta ni ella". Así surgió este topónimo que da nombre al puerto, vega, venta y ermita.
Con respecto a la pequeña ermita situada junto a la venta, esta perteneció a los monjes Bernardos. Se oficia una misa cada 24 de agosto con motivo de una concurrida y animada feria de ganado.

TRAMO 1:  VENTANIELLA - COLLADO VALLOSERU


Desde la venta tomaremos la pista que siguiendo el mismo valle se adentra en el hayedo del monte Salguerosa que vemos en la foto trás la capilla


la pista tras cruzar el río Ponga  comienza a ascender en zig-zag paralela al río



En una de las pronunciadas curvas (1.260 m.), cuando la pista se desvía definitivamente del curso del río Ponga, hemos de tomar un pequeño sendero a nuestra izquierda siguiendo el río. Tras llanear un trecho entre el hayedo, llegamos a un pequeño claro llamado la Salguerosina.(1.280 m.)


Atravesando el claro de frente volvemos a tomar la senda que tras breve ascensión nos lleva a la majada de la Salguerosa a traves de este hermoso hayedo.


Ante nosotros la pradería donde se asienta la majada Salguerosa (1.380 m.) en sus cercanías se encutra la fuente la Salguerosa lugar donde manan las aguas del Río Ponga


La Salguerosa tuvo que ser una majada importante a tenor del gran número de cabañas esparcidas por la amplia pradería de las que hoy solo quedan sus restos derruidos.


La Salguerosa se encuentra a los pies del llamativo cresterío de los Llobiles, situado al sureste de la majada.


En La Salgerosa giramos a nuestra derecha y ascenderemos adentrandonos nuevamente al hayedo en dirección noreste por las laderas de la Peña Montoviu.  A pesar de no haber sendero, la limpieza del hayedo nos facilita el ascenso mientras disfrutamos de la belleza de este monte Salguerosa.





Nos salimos del hayedo en un punto donde nos topamos con un sendero con marcas rojas que hemos de seguir, desde este punto podemos admirar  la cumbre de Los Llobiles


Siguiendo las marcas rojas, nos adentramos por el sendero nuevamente en el hayedo ascendiendo hasta un pequeño paso  (1.590 m.) por el que salvamos un espolón rocoso situado en la vertiente norte del Montoviu, desde sus proximidades tenemos unas panorámicas impresionantes.
 Hacia el noreste el monte Salguerosa y el verde claro donde se asienta Ventaniella, detrás y cubiertas por las nubes las moles de Peña Ten y Pileñes.


Hacia el norte vemós el  Cordal de la Bolera, cordal boscoso que recorreremos hasta llegar al  Cerro d,Altu Pasu pequeña cumbre alomada que vemos a la derecha en la foto, desde esta cumbre seguiremos por el cordal de Valloseru hasta situarnos al pie del impresionante cresterío del Maciédome que vemos tambien en la foto.


Desde el paso antes mencionado para llegar hasta la cumbrera del cordal de la Bolera, hacemos un corto descenso por una zona muy sombría y cubierta de una pequeña capa de nieve caída esta misma noche.  


Tras el pequeño descenso  nos situamos en la cumbrera de este cordal que separa los concejos de Caso y de Ponga y que recorreremos en dirección norte, toda el cubierto por un frondoso hayedo.  Trás unos metros por dicha cumbrera, observamos a nuestra izquierda, en la vertiente casina,  una pradería en la que se situa la majada de la Bolera de la que solo resta 1 cabaña semiderruida (1.540 m.)


 Desde ella observamos los montes casinos en los que destaca la cumbre del Cantu L'Osu


Seguimos recorriendo la amplia y allanada cimera del cordal de la Bolera hasta llegar al Collado L'Cueto (1.515 m.) , al pie del calizo picacho del Cueto 


El sendero abandona la cimera del cordal y desciende hacia tierras casínas en busca del collado y majada de Pareu, lugar desde el que una pista nos descendería hasta el pueblo de Tarna; sin embargo nosotros teníamos la idea de recorrer todo el cordal por su parte superior,  por ello siguiendo  difusos senderos marcados por el ganado, rodeamos por su izquierda, sin perder apenas altura, los contrafuertes calizos del Cuetu.


Volvemos a la cumbrera en una collada situada al norte del Cuetu, giramos en dirección norte para seguir la cumbrera alzandonos a la primera elevación que nos encontramos , sin embargo este tramo que nos resta hasta la loma del Cerro d,Altu Pasu, conocido como el Xerro Calabazosa, es una zona más delicada de recorrer, y debido a la fina capa de nieve que cubría las zonas sombrías, haciendolas muy resbaladizas, decidimos no seguir por la cumbrera.  Pero desde este punto pudimos observar perfectamente    el Cordal de Valloseru y el paso hacia el valle de Ambenes.
Si nos fijamos en la foto, desde el punto más bajo del cordal, el collado Valloseru, parece factible el paso hacia Ambenes, pero una vez en el lugar nos dimos cuenta que un gran cortado sobre dicho valle imposibilitaba el descenso.  Así que tendríamos que subir por el espolón calizo que desciende desde el Maciédome hasta llegar a un pequeño paso que nos permitirá bajar sin problemas.  Este paso lo usamos hace unos pocos meses cuando hicimos un circuito al Maciedome desde Pendones y subíamos desde Vega Baxu como podeis ver en este enlace ENLACE


Como comenté no vimos factible seguir por la cumbrera del cordal así que descendimos en dirección oeste hacia tierras casinas hasta toparnos con un sendero que proveniente de la majada Pareu, se dirige en dirección este (E), a la base del Cerro d'Altu Pasu.

El sendero abandona el hayedo y entramos en una zona de praderías.


En esta zona de praderías existe esta antigua fuente-abrevadero (con la manguera del agua rota)


El sendero  al acercarse a la base del cerro d'Pasu Altu gira en dirección norte y acomete la subida por una zona de matorral muy diferente a todo el terreno que hemos recorrido hoy.  Según ascendemos las vistas  son fabulosas sobre el valle casín de Corralín y el bosque que lo cubre, así como sobre la cumbre del Maciédome.


No es necesario llegar hasta la cima de la alomada cumbre, ya que el sendero nos deposita en una collada situada al noroeste de la cumbre (1.556).  Desde aquí observamos el valle de  Ponga y las cumbres del Recuenco a la derecha y al fondo el Pierzu.  En primer término la llamativa cresta caliza que delimita el valle de Ambenes.


Desde este punto arranca el cordal de Valloseru que enlaza con la crestería del Maciédome, sin embargo el descenso hacia la collada Valloseru desde este punto no lo vemos viable, ya que nos encontramos con un tramo de mucha pendiente cubierta de hierba muy humeda.  Vemos también que a ambas vertientes de la cumbrera parten sendos espolones calizos que tambien dificultan el proseguir nuestro rumbo norte haciendo un pequeño rodeo, pero observandolos detalladamente vemos que por el lado derecho (vertiente pongueta) perdiendo unos metros de altura existe un punto en que el espolón muere sobre el hayedo, haciendo factible el paso.  Lo podemos ver en primer termino en la foto. 
Detrás se encuentra el collado Valloseru y os señalo nuevamente el recorrido para dar con el paso hacia el valle Ambenes.


Aquí vemos el lugar en el que rodeamos el espolón calizo y nos adentramos en el hayedo que cubre el cordal de Valloseru.


Hemos de ganar la altura perdida para situarnos en la zona alta del cordal.  El hayedo es precioso.




Un pequeño claro en el hayedo nos situa en la collada Valloseru (1.420 m.)


TRAMO 2: COLLADO VALLOSERU - HAYEDO DEL MONTE LES LLAMPES


Desde el collado seguimos en dirección norte hasta llegar a la zona caliza saliendo del hayedo, buscamos el paso más factible sin subirnos a la cresta, lo haremos mejor por la vertiente casina.


A nuestros pies el frondoso valle de Corralín y en su parte inferior vemos el verde claro de las praderías de Vega Baxu.


Llegamos a la collada (1.500 m.) que nos permitirá pasar al contiguo valle de Ambenes, como os mencioné antes, hasta aquí habíamos llegado hace unos meses cuando subiamos por el valle de Corralín desde Pendones y Vega Baxu.  Enlace


Desde este paso hemos de descender unos metros hasta el valle de Ambenes y luego ascender a la Colladina L'Valle que  vemos en la foto situada a la derecha de la cumbre del Alto de La Canal.


Llegamos a la Collaina L'Valle (1.640 m.) donde nos regala la impresionante vista sobre la cumbre del Tiatordos


Un vistazo al valle de Ambenes desde la Colladina L' Valle, vemos claramente a la derecha el paso más accesible para superar el Cordal de Valloseru.


Nos subimos a la pequeña cumbre situada al este del collado, donde nos tomaremos un respiro para admirar las excepcionales vistas que se disfrutan desde la cumbre. Hacia el norte vemos las verdes camperas sobre las que se asienta la majada Maciédome


Dejamos las proximidades de la Colladina el Valle para acometer el descenso (300 metros de desnivel) hacia la majada Maciédome. Descenderemos en dirección noreste por la cumbrera que abandonaremos rapidamente, fijandonos que a nuestra izquierda hay una vallina herbosa muy pendiente por la que hemos de realizar el descenso.
A una altura aproximada de unos 1.450 m.abandonamos la vallina girando a la izquierda en dirección NE para introducirnos en el hayedo. Es una zona complicada sin ningún sendero en la que no hemos de perder altura aunque parezca lo lógico para llegar a las proximidades de la majada, ya que existe un cortado sobre la zona de praderías que solo se puede salvar en las cercanías de la majada.

Finalmente damos vista a la hermosa majada Maciédome (1.340 m.).


Una de las cabañas de la majada Maciédome con sus características "llavanas"  que forman sus tejados.


Abandonamos la majada Maciédome por un sendero, que a veces se pierde el rastro entre la hojarasca, en dirección norte-noreste descendiendo a través del Monte Robledo.


El sendero llega a un pequeño claro a caballo entre dos valles, se trata de la Pasá de Tombo Grande, si miramos hacia el norte vemos este paredón calizo y por debajo de el un espeso hayedo, se trata del monte Les Llampes.  A pesar de que el sendero principal se desvia en dirección este-noreste en franco descenso hacia la venta La Faeda donde entroncará con la pista que une Sobrefoz y Ventaniella (tratandose este del camino más claro y marcado), nosotros giraremos a la izquierda para introducirnos en el valle del arroyo de la Roza, siguiendo lo que parece un marcado camino ya en claro desuso que nos introducirá en el hayedo del monte Les Llampes, circulando justo por debajo de la vertical pared que vemos en la foto.

TRAMO 3: MONTE LES LLAMPES - SOBREFOZ


Tras cruzar el arroyo de la Roza, que forma este valle, el sendero pierde toda identidad y desaparece su rastro, no obstante la limpieza de este hayedo del monte Les Llampes, junto con una pendiente no excesiva, nos permite recorrerlo sin problemas.  Como referencia dejaremos las paredes verticales a nuestra izquierda y el fondo del valle a nuestra derecha.  La dirección que tomaremos será  siempre norte-noreste.



Dejando el fondo del valle a nuestra derecha iremos abandonandolo a media ladera hasta llegar a una zona de praderías y cabañas (que vemos en la foto) se trata del Collado Velaño (1.020 m.).
En el otro extremo del collado vemos una reformada cabaña desde la que parte una pista que nos descendería a la pista entre Sobrefoz y Ventaniella. pero nosotros tomaremos otro camino "más agreste".


Antes disfrutaremos de las fantasticas vistas que tenemos en este collado sobre la bonita cumbre del Recuencu.


Y del Collau Zorru.


Desde la vertiente norte del collado Velaño arranca una vallina que desciende en dirección norte a través del monte Roza Aspura, en la margen derecha de la vallina encontraremos restos de un antiguo camino hoy ya muy abandonado  y alguna ruinosa cabaña, de esta forma descenderemos hacia el valle Solafoz donde trás cruzar el arroyo subiremos unos metros atravesando la zona de praderías y cabañas de La Prida hasta toparnos con la pista que comunica Sobrefoz con la majada de Solafoz.
Siguiendo esta pista en dirección a Sobrefoz hemos de llegar al collau Calviado.  En la foto vemos desde el collado Velaño el recorrido que haremos.


Una vez llegamos a la pista junto a las cabañas de La Prida (900 m.) admiramos el atardecer sobre el Recuencu y el Collau Zorro y los hayedos que cubren sus laderas.


Finalmente llegamos al Collau Calviado (860 m)


En el Collado Calviado la pista ya hormigonada abandona el collado haciendo un giro en dirección sureste dejando la cabaña a la izquierda, sin embargo nosotros en el colado tomaremos un pequeño sendero a nuestra izquierda, cerrado en su inicio por una portilla metálica y que abandona el collado en dirección noreste, dejando la cabaña a nuestra derecha.  El sendero desciende entre murias de piedra que cercan las praderías que se encuentran a ambos lados de el. 


Trás pasar el tramo de praderías llegamos al tramo más bonito del sendero, damos vista al valle de Ponga y al pueblo de Sobrefoz sobre nosotros, el descenso marca numerosas revueltas sobre un bonito camino empedrado que se arrima a los contrafuertes de la Ladera de la Prida. 



En sus verticales cortados nos encontramos esta enorme cavidad se trata de la cueva La Llosa.


Finalmente llegamos al pueblo de Sobrefoz junto al Puente Cima sobre el río Ponga que cruzamos para alzarnos a las calles del pueblo.