miércoles, 29 de agosto de 2012

De la Concha de Artedo a la playa de S.Pedro de la Ribera

CONCHA DE ARTEDO - PUNTA AUSTERA - LAMUÑO - SALAMIR - S.PEDRO DE LA RIBERA

DISTANCIA TOTAL 11 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO:  150 METROS


El recorrido se trata más bien un suave paseo costero, en el que la parte negativa es que la mayor parte transcurre por asfalto, pero a su favor tiene el de poder visitar  2 playas de las más hermosas de Asturias y si hay suerte con el tiempo, como tuvimos nosotros, pegarte varios chapuzones en ambas.

MAPA DEL RECORRIDO


Dejamos el vehículo en las proximidades de la Concha de Artedo, en el aparcamiento existente.  Desde allí parte una corta senda que nos llevará a la playa y que atraviesa el bosque de ribera y los humedales del río Uncín por una pasarela de madera.


Bosque de ribera del río Uncín.


Llegamos a la playa de la Concha de Artedo donde otra pasarela permite salvar el río Uncín.
La playa fue utilizada durante toda la segunda guerra mundial por submarinos alemanes para diversas funciones. Gracias a la punta Austera, el cabo del margen más occidental de la Concha, la playa queda resguardada del oleaje del Cantábrico, por eso los submarinos se resguardaban aquí. De hecho, los alemanes la establecieron como base de submarinos durante el conflicto.
 Aquí además cargaban níquel de unas minas próximas a Navia .


Es una playa muy extensa y horizontal, de finas arenas, pero en su zona trasera está llena de numerosos cantos rodados. En la misma ensenada se encuentra un cultivo controlado de algas marinas comestibles del género Palmaria. Galardonada con la bandera azul, en los años 2009, 2010 , 2011 y este año 2012.
 Vistas hacia la zona oriental de la playa protegida por la Punta del Horreo.

La zona occidental de la Concha Artedo con la punta Austera al fondo.


  Ascendemos por una carreterina que sale de la zona occidental de la playa y que asciende a través de un monte de eucalipto.  Según ascendemos tenemos unas vistas inmejorables sobre la playa.




  En el punto que vemos en la foto abandonaremos la carretera para tomar un estrecho camino que se introduce en el monte de eucaliptos.


 Pasamos por una zona en el que se da  paso a un bosquete de castaños yen el que encontramos los restos de una antigua fuente.


Unos metros por encima de ella llegamos a la población de Lamuño, en concreto al barrio de La Caleona.


Seguimos en dirección Norte, llegamos a la última de las fincas en la cual se termina el acceso rodado asfaltado, unos metros antes nos desviaremos  un momento a la derecha para conseguir unas vistas inmejorables sobre la Concha de Artedo.


El agua tiene un color precioso.


 Desandamos hasta la carreterina y tras llegar al fin del asfalto seguimos avanzando a través de una pista que tras bifurcarse,  tomando nosotros la pista de la izquierda, nos conducirá hacia la Punta Austera.
Pero antes de llegar a esta tenemos a nuestra derecha la pequeña playa de Castro.


 Nos dirigimos a la punta Austera  y a la zona de la Cavona  donde existe un vértice geodésico, y donde existió un antiguo castro.


Al oeste de La Cavona vemos la poco conocida pero hermosa playa de  Oleiros,  con acceso facil desde el area recreativa de Valsera en Salamir.


Nos acercamos a la punta Austera a divisar el hermoso y agreste islote del Rebeón.
Cuenta la leyenda  que los recién nacidos vienen de la mar, los traen sus padres en baldes cuando vienen de su faena en la mar. A las "neñas" de la peña La Deva y a los "neños" de esta del Rebeón.


 Volvemos a Lamuño, hasta el centro del pueblo, para dirigirnos a su extremo oeste donde cogemos una camino que desciende para cruzar el arroyo de la Texera,  punto donde existe un lavadero recientemente remozado.



Tras el lavadero el ancho camino asciende unos metros y se adentra en el  precioso pinar del Monte Valsera donde se encuentra una bien equipada area recreativa.


Junto a dicha area recreativa tomamos la carretera CU-6  en dirección oeste y atravesamos el pueblo de Salamir, pasando junto a su capilla, bajo la advocación de la Virgen de Covadonga, que fue construida a mediados del siglo XX.


Atravesamos el resto del pueblo siguiendo por la carretera CU-6 y comenzamos el descenso hasta las proximidades de la playa de San Pedro. Al principio de la bajada existe un mirador en el que tenemos una buena vista sobre dicha playa.


Atravesamos ahora la zona más fea de este recorrido que será bajar casi un par de kilómetros por la CU-8  hasta el puente Salamir, donde tomaremos el desvió a nuestra derecha que tras atravesar el pueblo de San Pedro de la Ribera nos depositará en la bella playa homónima.
Esta playa también conocida como San Pedro de Bocamar está situado en la desembocadura del río Esqueiro, también ha sido galardonada este año 2012 con el distintivo de la bandera azul.



 

jueves, 23 de agosto de 2012

Peña Ubiña Pequeña desde la Casa Mieres

PEÑA UBIÑA PEQUEÑA DESDE CASA MIERES

DISTANCIA TOTAL:  9 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO:  600 METROS

PLANO DEL RECORRIDO


Subimos al Alto de la Cubilla o del Palo, frontera entre Asturias y León, traspasamos a la frontera leonesa y seguimos los cerca de 2 kilómetros recién asfaltados que nos llevan hasta el Refugio de la Casa Mieres.
De propiedad municipal, está constituida como refugio de pastores y cantina que sirve comidas a ganaderos y turistas. En medio de la campera se alza una ermita dedicada a la Virgen de las Nieves y por el flanco occidental llega otra pista procedente del pueblo leonés de Pinos. Aquí nos dirigimos a la parte trasera del edificio donde la pista acomete una subida en dirección al valle la Cantarilla y vega de Candioches.


Hacia el oeste los pastos de estos amplios Puertos cerrados por el sur por las cumbres de la sierra de los Cuérragos


Una presa de aguas ocupa el fondo de este valle, cuyas estancadas aguas dejamos a nuestra izquierda. El ancho camino nos asciende suavemente hasta un collado situado en las inmediaciones del pico la Cuesta del Caballo


Un vistazo atrás.

El sendero que a continuación tomaremos marcha por el valle situado entre la cumbre de la Peña el Caballo a la izquierda y Peña Vera a la derecha.


Por desgracia, en este punto, nos devora la niebla que entra desde la vertiente asturiana. Si el día estuviese despejado contemplaríamos ante nosotros la extensa vega de Candioches, tapizada con un manto vegetal y vallada por el reborde lenense de los puertos de Axeite.

FOTO DE ARCHIVO CON LA VEGA CANDIOCHES Y PEÑA VERA AL FONDO DE ELLA


El sendero, dibujado nítidamente en la pradera, desciende suavemente hacia la base de la vega, girando más adelante contra las estribaciones de Los Ollones. Al final de la vega veremos un abrevadero alimentado por un mangón.
En este punto tenemos la opción de tomar una pista que asciende a mano derecha (Norte) o ascender por un estrecho paso por zona caliza  conocido como El Estrecho. Según ascendemos en busca de este paso, podemos ver en su totalidad la preciosa Vega de Cadioches



Ascendiendo El Estrecho donde incluso es preciso usar las manos.


Superado el escalón calizo del Estrecho se abre ante nosotros la mullida alfombra de la hermosa vega de Riotuerto, realzada con la imagen fascinante de Peña Ubiña.

 FOTO DE ARCHIVO

A nuestra izquierda se alza la hermana pequeña de las Ubiñas y nuestro objetivo hoy, para subirla lo haremos por su vertiente este.


Comenzamos a ascender por la amplia y empinada ladera  de pedrero y hierba, dejando abajo la vega de Riotuerto y en el otro extremo la cumbre del Cerreos.



El sendero perfectamente jitado gira ligeramente a la izquierda para introducirse en una amplia canal herbosa.


Se asciende cómodamente esta canal y antes de llegar a su punto mas alto, hay que desviarse a la derecha (perfectamente jitado) para acceder a otra canal a la derecha de la anterior, mucho más angosta y empinada.
Esta pequeña canal muere contra un resalte rocoso que hemos de superar por la derecha hasta alzarnos al hombro que vemos en la foto, con un precioso mar de nubes detrás de el.


Desde aquí ya solo nos restan unos pocos metros para alcanzar la cumbre de Peña Ubiña la Pequeña (2.197 m.)



 Desde su cumbre vemos a su "hermana mayor"


Peña Cerreos y la vega de Riotuerto cubiertas por las nubes.



Hacia los puertos de Pinos en la zona leonesa.


El descenso lo realizaremos nuevamente por la cara este, por la misma vía utilizada en el ascenso.  Llegando a la vega de Riotuerto la niebla se dispersa y podemos ver más claramente la cumbre de la Peña Cerreos.


 Peña Ubiña y las preciosas praderías que forman esta vega de Riotuerto.


El retorno a la Casa Mieres lo haremos por el mismo camino que acometimos en el ascenso.

sábado, 4 de agosto de 2012

Sierra y majadas de Maín desde Poncebos por el Seo del Arrudo

PONCEBOS - BULNES - MAJADA ARNANDES - SEDO DEL ARRUDO - MAJADA ARGANDOBIN - PEÑA MAIN - BIERRU - JONDONADA DE PARGA - PONCEBOS

DESNIVEL ACUMULADO:  1.500 METROS
DISTANCIA TOTAL:  17 KILÓMETROS

DESCARGA DEL TRACK 

NOTA:  El sedo del Arrudo tiene una pequeña trepada de grado I+ o grado II a lo sumo.  El tramo  tras superar el sedo hasta llegar a la majada de Argandobín es de dificil orientación, sobre todo en caso de niebla.  El descenso por la Jondonada de Parga tampoco es sencillo y hay que tener cuidado no enriscarse y es poco recomendable su descenso si está mojado (se puede evitar la canal si se baja por la pista  a Tielve y de aquí a Poncebos por la carretera o por la antigua senda que transcurre por la margen derecha del Duje. Aunque alargaríamos en distancia el recorrido).

TRAMO 1:  PONCEBOS - BULNES - MAJADA DE ARNADES



Compartimos unos metros con el recorrido de la famosa Ruta del Cares.  Que abandonamos al poco a nuesta izquierda. Hemos primero de descender por un sendero que nos conduce al ancestral y rotundo puente la Jaya.  Este nos permite atravesar el caudaloso y cristalino Río Cares que, a estas alturas se remansa algo, y nos invita a un refrescante baño.   Hemos de continuar nuestro camino adentrándonos en la canal del Texo o Desfiladero de Las Salidas, camino histórico de acceso al pueblo de Bulnes por donde sus vecinos tuvieron que subir y bajar durante toda su vida hasta el año 2001 en que se inauguró el funicular. Por él caminaban ayudados de caballerías para transportar sus aperos y alimentos.  .  Ascendemos un trecho por la margen izquierda (hidrológica) de la riega del Texo hasta cruzarla por el pequeño puente del Zardo.



  Cruzamos a la otra vertiente donde comienza lo más duro del ascenso, que el camino supera realizando sucesivos zig-zag con los que ganaremos altura sobre el fondo del angosto valle


El valle se abre y llegamos a las primeras praderías que nos indican la cercanía del pueblo de Bulnes. A la derecha vemos un desvío que nos alza hasta el barrio del Castillo o Bulnes de Arriba atravesando el puente Colines (603 m.). 
En la foto podemos ver asomar las casas de Bulnes de Arriba y a la derecha la Peña el Tornu


  Nosotros seguimos de frente  pasando a los pocos metros junto a la estación del funicular (638 m.) y proseguimos hasta entrar en las casas del pueblo de Bulnes (650 m.) 

La entrada a la villa la realizamos por su cementerio y la derruida casa rectoral, posiblemente el edificio con aire más noble del pueblo.
El cementerio estuvo techado hasta hace pocos años y así evitar que las avalanchas de nieve enterraran por dos veces a los vecinos fallecidos. En un lateral tiene una capilla dedicada a la Virgen de las Nieves. La rectoral, frente al cementerio, tiene un arco de medio punto como entrada, y a su lado la obligada iglesia, ésta dedicada a San Martín. Tiene una nave, pórtico frontal y lateral, y cabecera cuadrada. La espadaña con dos huecos la corona. Con el arroyo por el medio, está el cogollo del pueblo; viviendas transformadas en albergues, tiendas y bares; tenadas que guardan todavía el forraje para el ganado, y éste que se guarece en sus cuadras. Las callejas pavimentadas con gastada caliza, al igual que la mampostería de sus muros y los sillares de las esquinas


Ascendemos siguiendo la margen derecha (hidrográfica) de la riega, por el concurrido y marcado camino que asciende a la collada Pandébano.
Según ascendemos tenemos una mejor perspectiva de los dos barrios de Bulnes.


   El camino discurre a la sombre del arbolado, especialmente avellanos, y salva el duro ascenso en sucesivos tornos.  Al llegar a un punto donde aparecen unas praderías a nuestra izquierda, es el momento de desviarnos y ascender por dichas praderías intentando encontrar un pequeño sendero.  

Al otro lado, en un canto, se muestra altiva la cabaña del Cantiellu. Junto a ella se podría coger el sendero que, salvando algún que otro "seu", accede a Balcosín.

 
Atravesamos dichas praderías en dirección a las estribaciones de la Sierra de Peña Maín para buscar la majada de Arnandes.


Atravesando las últimas praderías que nos depositarán en la bonita majada de Arnandes (1.000 m.)


La majada de Arnandes presenta una importante concentración de cabañas. Tal vez lo reducido de su emplazamiento justifique su fisonomía. La silueta del Naranjo de Bulnes nos reclama toda la atención.



TRAMO 2:  ARNANDES - SEDO DEL ARRUDO - ARGANDOBIN - LAS POZAS - CABECINA QUEMADA - MAJADA BIERRU - JONDONERA DE PARGA - BALLOTA - PONCEBOS



Desde Arnandes tomamos un sendero que en un primer momento parece subir decidido hacia los verticales contrafuertes de la Sierra Main.  Ya por debajo de nosotros, vemos el conjunto de cabañas de Arnandes.


  pero antes de llegar a los contrafuertes de la peña, el sendero gira a la derecha para ascender suavemente paralelo a dichos contrafuertes en dirección E-NE hacia una marcada collada,  junto al pequeño Cueto Jabariega,  trás la que nos alzaríamos a la zona de Pandébano.
Un vistazo atrás de este tramo mencionado.


  No tenemos falta de llegar a dicha collada, ya que hemos de girar nuestras cabezas hacía la Peña Maín y veremos una canal por donde se accede al paso del Arrudo, para alcanzarlo hemos de girar bruscamente a nuestra izquierda (1.140 m.)


   Para ello nos arrimamos  a las caídas sureñas de Peña Maín. Lo haremos por una traviesa que acomete los escabrosos contrafuertes inferiores de la peña, según nos acercamos a esta, vemos de forma más clara por donde hemos de superar el paso rocoso.


 Ya introducidos en la travesía que aunque es algo aérea no representa ninguna dificultad reseñable.  Se trata como podéis ver de un tramo muy espectacular.


 Lo que parecía, visto desde lejos, el paso más evidente para llegar a la zona superior, resulta ser una llambría nada recomendable.  Para llegar al paso del Arrudo hemos de rodear la peña por la izquierda.


Doblamos la peña y llegamos a una pequeña plataforma que parece no tener salida.  Desde ella vemos las desafiantes caídas que se precipitan sobre Arnandes.


Pero junto a la peña, una vertical grieta de dos o tres metros, armada en su inicio con un estudiado y asentado amontonamiento de piedras, asemejando peldaños, obliga a una corta trepada de segundo grado (IIº).  
La roca es buena y los agarres también, no obstante la desafiante caída que cuelga sobre Arnandes puede agarrotar a los menos sueltos en estos terrenos verticales.


Tras la corta trepada, salimos a la plataforma superior de estos cortados que circundan la Sierra Maín por su cara sur (1.230 m.), que iremos dejando atrás.


  Seguiremos los jitos que en dirección noroeste (NO) nos llevan hacia el fayedo entre antiguas camperas ya tomadas por el matorral. 


Una vez en el hayedo iremos girando ligeramente a nuestra derecha para ascender en dirección norte (N)


  Atravesaremos el fayedo en una zona de difícil orientación, ya que el sendero se encuentra totalmente desaparecido y la orografía de esta sierra con pequeños jous y sin cumbres visibles que nos permitan tener un punto de referencia hace que no sea facil saber la dirección a tomar.  Nuevamente seguiremos girando ligeramente a nuestra derecha hasta tomar dirección (NE).


Finalmente abandonamos el hayedo y accedemos a una hondonada en la que observamos un tramo muriado del antiguo sendero. 
 Seguimos ascendiendo en dirección norte por la clara hondonada.


Al terminar su ascensión nos deposita en la bella majada de Argandobín (1.440 m.)
Sorprende el tamaño de sus cabañas, por encontrarse en un rincón tan apartado de Peña Maín. Las verdes camperas, protegidas por la caliza, planas como la palma de la mano, enlazan las distintas construcciones, que, curiosamente, aún se conservan en pie.
La posición escorada de esta majada, respecto de la línea central de Peña Maín, la convierte en un mirador privilegiado de Los Urrieles. Goza de una de las perspectivas más hermosas del Picu Urriellu.


Seguimos el ascenso, remontando la ladera hacia el este, guiandonos nuevamente por los jitos, hacia lo alto de la sierra buscando la majada de Jucarrera. Según ascendemos contemplamos lo hermoso del lugar en el que se asienta Argandobín.



 Llegamos a la majada Jucarrera (1.500 m.) en la falda Oeste de la Cabeza así llamada. 


Desde esta majada seguimos teniendo una bella panorámica del macizo Central.


   Ascendemos suavemente a una collada que hay por encima de la majada, donde comenzamos a divisar la vertiente norte de la Sierra.  Tras ello descendemos por esta vertiente a través de una pequeña vaguada 


Tras ella el descenso se hace más vertiginoso a través de una cuenye, el sendero muy marcado va girando hacia la derecha atravesando la Muesca La Jorada (1440 m) facilmente reconocible por hallarse junto a ella una antena.  Desde este punto   os muestro el camino que llevaremos hasta la Majada las Pozas desde la que subiremos al punto culminante de esta sierra:  El Cabeza Quemada, así como el descenso por su cara norte hasta llegar a la majada de Bierru.


 Desde La Jorada seguimos el flanqueo de la Cabeza Jucarrera (1.569 m)  Hemos de descender en busca de una marcada vaguada (Valle de Ardueña), tras cruzar la vaguada un corto ascenso nos llevará a la fuente Ardueña (1.410 m.) donde aprovechamos para refrescarnos.


Seguimos el sendero que asciende ligeramente en dirección este (E) en busca de la majada Las Pozas.


Ante nosotros aparece la pequeña majada Las Pozas (1.470 m.) de la que apenas se conserva una cabaña en buen estado. En la majada se aprovechaban las oquedades de un diminuto jou para guardar el ganado. El centro de atención se halla en la bella vertiente Sur de los Puertos de Era.  



Desde la majada ascendemos hacia la cumbrera de la sierra.


Una vez en la zona cumbrera, vemos la cumbre de Cabecina Quemada hacia la que nos dirigimos y que se identifica claramente por su vértice geodésico.


 Cumbre de Cabecina Quemada que, con sus 1.609 m., es la máxima altura de la sierra  de Maín.


Vistas hacia el Este con el Macizo Oriental de Picos y en su falda la población de Sotres.


Hacia el norte los Puertos de Era y más atrás el Cantábrico y entre estos, la llamativa sierra del Cuera totalmente paralela a la linea costera.


Y por supuesto el Macizo Central y su cumbre más representativa el Urriello.


 Descendemos en dirección noreste para unirnos nuevamente al sendero que desde la majada las Pozas discurría a media ladera de la cara norte de la sierra, una vez llegados al sendero nos adentraremos en el hayedo del monte la Arandanera por el que descenderemos hacia la majada de Bierru.


El primer tramo del descenso por el hayedo es muy suave y discurre en dirección norte.  Tras un pequeño llano, un corto repecho nos alza a un pequeño collado (1.390 m.)
Vista atrás desde este pequeño collado.


En este collado salimos unos metros del bosque y ante nosotros aparece una clara vaguada que desciende en dirección NO y  por la que tambien podemos descender, sin embargo el camino cruza en diagonal dirección norte, casi sin perder altura hasta llegar a un collado donde observamos en sus proximidades la cabaña de Tijuerda (1.350 m.) a la que se accede por el sendero que parte a nuestra derecha.
 Nosotros giraremos a la izquierda (existe un jito indicador) en dirección  oeste, por el espeso monte de las Arandaneras.  Por su interior descenderemos hasta llegar al collado Bernil (1.160 m.)


En dicho collado encontramos una fresca y abundante fuente.


 Desde Bernil seguimos descendiendo en un primer momento en la misma dirección oeste que llevábamos,  para posteriormente ir girando progresivamente primero en dirección norte y luego dirección este hasta llegar al precioso collado Bierru a los pies del cueto homónimo.


Arregladas cabañas se encuentran diseminadas por la verde pradería presidida por el vertical Cuetu Bierru.


Desde Bierru existe una cómoda pista que nos depositaría en las proximidades de Tielve.
Sin embargo nosotros vamos a complicar un poco más el recorrido, para ello nos dirigiremos en dirección oeste hacia el collado de Parga atravesando en llano estas praderías de Bierru.


Llegamos al Collado de Parga (1.030 m.) por cuyo canalón o Jondonada, bajaremos hacia la majada Ballota en las proximidades del Duje.


En el primer tramo de la canal buscamos el fondo de esta, que aunque bastante pindio no presenta ningún problema.


Sin embargo a una altura aproximada de 900 metros el fondo de la canal tiene un cortado que evitaremos por la derecha, por la zona del Cuchillar de Parga.  Es una zona algo complicada en la que hay que buscar los pasos, atravesando pequeñas jorcadas y descendiendo por pindias canales entre verticales agujas.


En el punto de la foto tenemos dos opciones:  La primera seria volver al fondo de la canal y seguir por ella hasta Ballota, no obstante había leído que el fondo de la canal es pedregoso e incomodo de caminar así que decidimos seguir ladeando entre los contrafuertes del Cuchillar de Parga buscando los pasos más propicios.


Rodeamos esta aguja por la derecha ascendiendo una pequeña jorcada.


Luego toca nuevamente bajar por una pindia canal herbosa encerrada entre murallones calizos.


Tras esta canal haremos un paso transversal para ganar otra jorcada (800 m.) por la que pasaremos a la canal paralela situada a nuestra derecha: 


Aquí tenemos a la vista la canal de Jozarco por la que bajaremos unos metros, ya que la abandonaremos rapidamente, saliendonos a su izquerda al ver que esta canal es muy empinada teniendo que agarrarnos incluso a las hierbas para descender por ella.


Pronto la abandonamos a nuestra izquierda para situarnos sobre una llomba que discurre entre las dos canales y por la que descenderemos directamente a la majada Ballota que vemos al fondo.


Atravesando un autentico muro de felechos de casi 2 metros de altura conseguimos llegar a la majada de Ballota (500 m.) muy próxima a la carretera que une Poncebos con Tielve.


Descendemos a la carretera y solo nos restan 2 kilómetros de descenso hasta Poncebos donde tenemos el vehículo.