jueves, 27 de junio de 2013

PEÑA MANTECA Y LLOSORIO DESDE LA FIGAR (MORCÍN)

DISTANCIA TOTAL  11 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO 800 METROS

 PLANO DEL RECORRIDO



Tomaremos la carretera AS-231 en dirección a Riosa y tras pasar la población de Las Mazas, en la pequeña población de La Puente, tomaremos una carreterina a nuestra izquierda que tras cruzar el río asciende hasta la pequeña aldea de La Figar (440 m.) donde muere la carretera y donde dejaremos nuestro vehículo. 

 Desde este punto seguiremos ascendiendo por el valle en dirección este (E) por una pista hormigonada. Un vistazo atrás hacia el Monsacro y las casas de La Figar.


Ascendiendo por la pista.


La pista nos alza hasta el Collado Pando (624 m.)  situado entre la Peña Garcillero al norte y la Peña Mantega o Manteca al sur y siendo el límite entre los concejos de Morcín y Mieres.
  Para subir a la Peña Manteca  se podría hacer directamente desde el collado Pando por esta cara y más facil aún rodearla por la izquierda y subir por su sencilla cara sur.
Pero vamos a complicarlo un poco  y nos ,unos metros más abajo de su cima, hasta alcanzar su cresterío, que lo haremos por un marcado y bonito collado: el Collao Buguriza .
Nosotros lo hicimos por donde os marco la foto: La línea roja fue nuestro recorrido,  por el que tuvimos que ascender   una zona bastante pindia para salvar un cierre de fincas que nos impedía el paso.  Dicho cierre creo que se superaría mejor, haciendo el ascenso más sencillo, por donde marco con línea amarilla.


Aquí estamos en esa zona más pindia a la que tuvimos que subir para evitar el cierre.  Esto en seco no entraña ninguna complicación pero con la fina capa de nieve que había este día tenía un cierto peligro. 
 Al fondo de la foto el Collado Pando hasta donde nos llevó la pista.


Alcanzando el Collado Buguriza (704 m.)


en el collado vemos este impresionante tajo que imagino que provocó un rayo. 
Para alcanzar la crestería lo haremos por su derecha como indico con la flecha.


Dejando atrás el collado Buguriza.


Recorremos el tramo final por la cresta, poniendo un poco de cuidado ya que el matorral puede hacerte tropezar y la caída hacia nuestra derecha es importante.  


Foto desde la cumbre de Peña Manteca (782 m.).  En la foto puse la Pereda equivocadamente... el pueblo es el de La Figar.



Desde la cumbre de peña Manteca  vemos hacia el sur el recorrido que vamos a seguir.  Primero descendemos hasta el collado Plano y desde este ascenderemos al Pico Caneo o Rasón, contrafuerte septentrional del Llosorio.


Hacia el noreste el valle de Lloreo.  Por dicho valle hemos subido en otra ocasión a esta cumbre de Peña Manteca y al Garcillero.  Podéis verlo en este enlace:  http://losdelasclaras.blogspot.com.es/search/label/Garcillero


Descendemos al collado Pando (712 m.) donde enlazamos nuevamente con la pista  por la que subimos desde La Figar y por la que podríamos bajar al valle de Lloreo.  Estamos a los  pies del pico Caneo al que ascenderemos por esta vertiente norte.  Desde la subida vemos hacia atrás la Peña Manteca y más al fondo el Garcillero.


Aprovechamos un cortafuegos preparado para dejar limpia una tubería de gas que discurre bajo tierra, para subir evitando la maleza.


Alcanzamos la alomada cumbre del Pico Caneo (939  m) y más al sur ya vemos la cumbre del Llosorio al que lleguamos siguiendo la cumbrera de la sierra.


Cumbre del Llosorio. En la misma cumbre se levanta un mojón geodésico (997 m) y un buzón montañero.


Esta cumbre es una inmejorable balconada de todas los montes de la zona de Las Cuencas, del Aramo y de parte de la Cordillera, pero claro... eso con  mejor tiempo.  Hoy nos tenemos que conformar con ver unos pocos kilómetros alrededor.


Descendemos unos metros en dirección sur como si bajáramos al Collado Palmir que vemos en la foto.


Tras solo descender unos 50 metros de desnivel, giramos a nuestra derecha (dirección oeste) para seguir por un pequeño cordal que desciende hacia Morcín.  Una vez que dicho cordal empiece a descender bruscamente volveremos a girar a nuestra derecha para descender en dirección norte. El recorrido mejor que explicado lo veis en la foto.


Llegamos a la Campa Braña donde encontramos esta cabaña en buen estado.  
Junto a la cabaña abandonamos el ancho camín que desciende a Lugar de Arriba y a La Vega (capital de Riosa),  para seguir en dirección oeste por lo alto de la cumbrera.


Vistas hacia el Llosorio desde la cabaña de Campa Braña.


Llegamos hasta un punto en el que la sierra se precipita hacia el valle de Riosa siendo un inmejorable mirador hacia dicho valle así como hacia la sierra del Monsacro y la del Aramo.  En la foto vemos el Monsacro y el pueblo de La Foz.




La llamativa cresta de Peña Manteca y el Garcillero.


Este es el recorrido (linea amarilla) que vamos hacer para volver a nuestro vehículo ganando la parte superior de la cresta de Peña Manteca.  En rojo la subida de esta mañana desde el collado Bogueriza.


Desde este punto giramos hacia nuestra derecha para descender en direccion norte a una zona de praderías denominada el Mayaín, a una altura aproximada de 650 metros de altura
Aquí encontraremos una ancha pista que discurre a media ladera. 
Esta pista se trata de la antigua caja de un importante ferrocarril minero, cuya traza se dibuja bajo la ladera del cordal del Llosoriu entre la mina La Raíz y el collado Plano.
Con un ancho de 0,60 m, fue construido en el año 1902 para transportar el carbón de la Sociedad Minas de Riosa. Tenía un recorrido de 7,200 km que unía la mina Blancura con La Raíz, La Esperanza y Ana María, por donde descendía a la Pereda de Mieres. El carbón era izado por planos motorizados desde los diferentes niveles de explotación hasta la cota 640 m. La trinchera recorría una pendiente uniforme de 2,5% y la divisoria Morcín-Mieres la cruzaba el ferrocarril bajo un túnel de 600 m de longitud 


Esta zona atraviesa un bonito bosque con ejemplares de fayas tan imponentes como esta.


Pronto nos encontramos los restos de las explotaciones mineras.  Un acceso a una de las bocaminas de la mina de La Raiz.


Esta minas ya estaban en explotación en la segunda mitad del siglo XIX y continuaron produciendo hasta su cierre  a principios de la década de 1970, época en que se estaban cerrando todas las minas de montaña de esta zona


Junto a otra de las bocaminas vemos los restos de los edificios de estas explotaciones mineras.


Faldearemos dirección norte, por medio de su amplia traza, la vertiente oeste del Caneo hasta situarnos en el Cantu del Mayaín.  Desde aquí buenas vistas hacia el valle de Riosa y hacia la cresta de Peña Manteca.  Desde donde podemos observar mejor el punto donde vamos a vencer su aparentemente infranqueable cresta.


Todavía observamos tramos en que se mantiene intacta la caja de la vía.


Llegamos a los pies del Collado Plano (en el que estuvimos esta mañana).  Aquí se pierde totalmente la traza del ferrocarril invadido por la maleza.  Si intentamos pelearnos con ella y seguimos unos metros, encontraremos casi oculta la boca sur del tunel de 600 metros de longitud por el que este ferrocarril cruzaba a la vertiente norte del cordal, donde finalizaba su trazado.  Como vemos en la foto, su interior se encuentra lleno de derrumbes, por lo que sería una temeridad o ya totalmente imposible el atravesarlo.


Nos tenemos que dirigir al punto que os señalé en fotos anteriores. para ascender hasta  la cresta de Peña Manteca.
 Para ello desde la misma boca del túnel, descendemos por un sendero en dirección oeste a través de zona boscosa.  Este sendero termina en una pequeña pradería.
 Descendemos la pradera hasta un pequeño arroyo que cruzamos para continuar otro pequeño sendero que faldea y se adentra nuevamente en el arbolado.  Punto que vemos en la foto inferior.


Entroncamos con numerosas pistas mineras, que nos complican la orientación.  Lo importante es ir arrimándonos hacia la derecha a la cresta.  Hasta llegar a esta pequeña cabaña pegada a la caliza situada a una altitud de  520 metros


Justo a la izquierda de la cabaña existe una pequeña brecha en la caliza.  Por dicha brecha, muy empinada pero sencilla de superar, es por donde hemos de ascender.  He colocado un jito señalizando el lugar.


Tras unos primeros metros encajonados, se abre algo la ascensión en una pequeña canal que sigue siendo empinada y donde existen trazos de trochas que ascienden por ella.


Un vistazo atrás hacia el arranque de esta canal.


Una vez terminada la corta canal hemos de ascender en diagonal por una zona mixta de hierba y caliza que nos conducen hasta la parte superior de la cresta.


Alcanzamos la cresta por un marcado collado (605 metros) Desde dicho collado vamos a recorrer unos metros la cresta en dirección oeste


La cresta nos parece muy bonita y aérea.  Pero no hemos venido a recorrerla, quizá en otra ocasión.


Eso si, nos detenemos un buen rato a disfrutar de las vistas.  Aquí vemos el Llosorio y a media ladera la marcada "cicatriz" de la caja del  ferrocarril minero por el que hemos circulado


Hacia el este (E), el collado por el que hemos alcanzado la cresta de Peña Manteca la cual vemos en su parte superior. 
 Una vez volvamos al collado hemos de lanzarnos por la vertiente opuesta a la que hemos ascendido, descender acusadamente a través de un castañar sin sendero alguno, hasta que nos topemos con un amplio camino, el cual tomaremos a la derecha hasta llegar a la carreterina que asciende a La Figar donde tenemos el vehículo.  Punto rojo que os marco en la foto.



jueves, 20 de junio de 2013

Ruta del Alba

RUTA DEL ALBA

DISTANCIA TOTAL:  16 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 400 METROS

Dejamos el vehículo en el pueblo de Soto de Agües, bello pueblo del concejo de Sobrecobio que conserva prácticamente intacta su arquitectura tradicional, por lo cual está protegido bajo la figura de Área de Rehabilitación Integrada por el Principado de Asturias. 




Recorremos sus calles en dirección sur en busca del arranque de la "Ruta del Alba"



Este primer tramo ha sido rehabilitado convirtiéndolo en una pista de hormigón con barandillas de madera.  En mi opinión me parece excesivo lo que se ha realizado y que con la pista de tierra que existía estaba perfectamente transitable para los numerosos turistas que se acercan a esta ruta.



Vamos dejando atrás el pueblo de Soto de Agues y las verdes praderías que lo rodean.





A nuestra derecha un pequeño puente de madera cruce el Río Alba, este es el punto de arranque de la Senda Verde de San Andrés. Corto paseo que nos acerca a este barrio de la población de Soto de Agues.



El camino se interna ya en las angosturas del río Alba





Dejamos atrás esta zona de estrecha foz y el valle se abre y las praderías ocupan la ribera del Alba.



Estamos en la zona conocida como el Camporru, aquí encontramos los restos de unos cargaderos de mineral y es que la minería del hierro, ésta tuvo importancia en el Concejo de Sobrescobio. Se trata de la mina Carmen, de Llaímo o mas comúnmente conocida en la zona como de LosPandanes, nombre de una majada próxima a la collada de Isorno. Sus comienzos se pierden en el principio del siglo XX. Era propiedad de Duro Felguera y estuvo en producción hasta finales del año 1968.
Su importancia hizo que se llegase a tender un cable aéreo desde la propiamina hasta el Camporru,  hasta las tolvas, que vemos en la foto y que actualmente aun conservan cantidades del mineral de aspecto terroso con sus ocres característicos.
El cable funcionaba sin más energía que la de la gravedad, lo que suponía
una forma fácil y económica de transporte del mineral a lo largo de un estrechocamino junto al río, dejándolo libre para el uso de pastores y arrieros coyanes para comunicarse con el vecino concejo de Aller. Desde las tolvas se procedía a la carga y transporte del mineral en camión hasta Rioseco y desde allí seguir camino aguas abajo en la línea de ferrocarril Laviana – Rioseco

Tras poco más de 3 kilómetros desde que salimos de Soto de Agues tenemos a nuestra izquierda el puente de Retertoriu, la pista que lo cruza nos llevaría hasta la majada de Llagos que visitamos en este recorrido  http://losdelasclaras.blogspot.com.es/2010/04/pena-riegos.html



Antes de llegar a las brañas de La Vega, encrucijada de caminos donde finaliza la pista, el valle se vuelve a apretar entre los farallones calizos



Vale la pena disfrutar de este recorrido en época de deshielo que provoque que el río descienda con mucho caudal.



Como he mencionado la pista finaliza en las praderías de la Vega, junto al puente homónimo.  5 kilómetros de pista de hormigón nos ha traído hasta aquí.  A partir de este punto comienza lo más espectacular de la "Ruta del Alba".  Para ello seguiremos por el ancho camino que avanza paralelo al río.  El camino se adentra en  la angosta foz de Llaimo que discurre entre altas paredes verticales, de cuarcita al principio y calizas después, entallado a lo largo de voladizos excavados en la roca



Se suceden cascadas de hasta diez metros de altura, rápidos y pozos como los del Covallón, el Calvu, les Lleroses o la Sapera.















A lo largo del trayecto el camino cruza dos pequeños puentes de medio punto construidos en mampostería de piedra caliza que apoyan el arranque de sus arcos sobre las paredes del roquedo: la Pontona, primero, y el puente de la Resquiebra el segundo desde el que podemos observar el mayor salto de agua del recorrido.





Los últimos metros de la foz son los más verticales.  La cuarcita deja paso a la caliza y las fayas se agarran de forma casi imposible a las pequeñas grietas de la piedra.





Y tras tanta angostura, el paisaje se abre al llegar a la Cruz de los Ríos, punto final del recorrido y puerta de entrada al frondoso Monte Llaimo, que hemos recorrido en otra ocasión en nuestro descenso desde la cumbre del Retriñón http://losdelasclaras.blogspot.com.es/2011/09/circuito-al-retrinon-desde-soto-de.html



Y es dicha cumbre, vértice de los concejos de Caso, Aller y Sobrescobio la que domina este bucólico paisaje.