lunes, 28 de diciembre de 2015

POR LAS CANALES DE TREA Y CULIEMBRO

POR LAS CANALES DE TREA Y CULIEMBRO (EL ESCALERO DE CULIEMBRO)

DISTANCIA TOTAL:  27 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 1750 METROS

NOTA:
Recorrido exigente tanto por su longitud como por el desnivel acumulado.  Hay que tener en cuenta que los senderos entre Ario y Vega Maor están poco marcados, aunque si existen jitos, no obstante es un tramo que con niebla puede ser complicado.

IMPORTANTE:  El escaleru de Culiembro es un paso muy aéreo en su primer tramo aunque con una anchura suficiente para no entrañar peligro.  El problema está en un paso en su descenso al pasar una llambria en el que las armaduras han desaparecido y encima de la llambria se ha asentado un pedrero muy inestable con riesgo ya no solo para nosotros sino en especial para los que discurren por la senda del Cares ya que estamos situados muchos metros por encima de sus cabezas.



Nuestra recorrido se inicia y finaliza en Poncebos, y una buena parte de el discurrirá por la archi-conocida "Senda del Cares".  No obstante para nuestro camino de ida decidimos tomar  la senda inferior, en vez de la habitual senda que supera Los Collaos.


Este camino inferior de la Garganta,  es una tranquila y solitaria alternativa a la masificada Senda del Cares. Este camino horizontal era un antiguo proyecto, por suerte no llevado a cabo, que pretendía construir una carretera que uniera Poncebos con Valdeón.  De ese proyecto se conserva varios kilómetros de la caja de la futura carretera. 


El ancho camino paralelo al río termina donde se precipita a este  la canal del Escalero, enorme pedrero que cae sobre el Cares y por el que un pequeño sendero asciende hasta enlazar con la concurrida Senda del Cares.


 Para llegar hasta la senda del Cares el sedero atraviesa el conocido como sedo del Escalero que vemos en esta foto a lo lejos . ya que nosotros quisimos ganar tiempo y seguir avanzando en diagonal dirección sur.

 

Sedo del Escalero (foto de archivo)


La opción en lugar de ir por el sedo fue subir por el pedrero que nos ahorrará unos cientos de metros más de senda, aunque a costa de un mayor esfuerzo, por lo que no creo que compense.


  A partir de ahora solo nos resta un tranquilo paseo por la senda del Cares que a estas horas está muy tranquila.



Hemos de llegar hasta la altura del puente Bolín, sin llegar a cruzarlo. Al lado de este puente, se encuentra el comienzo de la canal de Trea (435 m).


MAPA DETALLADO CANAL TREA - CULIEMBRO



 El ascenso a la canal de Trea, no se hace en un primer momento por dicha canal ya que su parte inferior es totalmente impracticable.  Lo hacemos por un sendero muy marcado que sube por terreno muy pindio, por una loma que separa las canales de Trea a nuestra izquierda y Cabrerizas a nuestra derecha (aunque no son visibles ninguna de las dos). 


  Una vez la senda se adentra en el Monte Cabrerizas el desnivel disminuye y de forma oblicua nos dirigimos hacia la canal de Trea.

 
Salimos de la zona boscosa para adentrarnos en la canal de Trea por la que ascenderemos


 Un enorme peñasco debajo del cual mana abundante agua nos indica que estamos en la Fuente de Cuarroble o del Peyu (870 m.)


Seguimos el duro ascenso por Trea dejando a nuestras espaldas la Garganta del Cares y por detrás alzándose majestuosamente las altas cumbres de los Urrieles.  Visión que será continua durante este largo ascenso.


Llegamos a un enorme paré que nos da sombra y donde aprovechamos a darnos un pequeño respiro.  Se trata de la Cueva de Cuarroble con restos dejados por el ganado y los pastores que la usaron en tiempo ya pasados.



Aquí nos topamos con un grupo numeroso que asciende la canal con objetivo de llegar a Vega de Ario.  El numeroso grupo se desperdiga en las numerosas revueltas que hace el sendero que asciende por esta canal.  Aquí cada uno pondrá su ritmo y es que Trea no da descanso.




Un poco más arriba la senda cruza de izquierda a derecha la canal, aquí más amplia, pasando bajo la imponente aguja que se ve en la foto, para ascender por el valle que se abre a su derecha. 


Un tramo de subida muy pindia que casi hay que subir a cuatro patas, nos hace alcanzar el Huerto del Rey,  pequeño jou cubierto de vegetación con alguna faya que dejaremos a nuestra derecha, mientras recorremos una afilada arista.


 Seguimos ascendiendo dejando a nuestra espalda la aguja que dividía la canal en dos.


  Más arriba  la senda se sale de la verdadera canal hacia la derecha para luego hacer una larga travesía   hacia la izquierda tras la que  alcanzaremos el collado (1517 m) por el que salimos de la Canal de Trea. 

 

Desde este collado vemos el Collado Las Cruces al que tendremos que ascender


 Alcanzamos finalmente el Collado de la Arena o de las Cruces (1.580 m), llamado así por las dos cruces grabadas en roca que indican la línea divisoria entre León y Asturias.
 Una vez en el Collado de las Cruces, tomaremos dirección al refugio de la Vega de Ario. El camino está marcado con jitos y pintura, cosa que ayuda en una zona que con niebla es difícil orientarse.


Antes de llegar al refugio pasaremos por la majada de Ario (1.620 m.)


 Desde la majada de Ario tenemos estas vistas sobre parte de las cumbres de este macizo occidental


 Llegamos al "Refugio Marqués de Villaviciosa" (1630 m.) conocido popularmente como Refugio de "Vega de Ario" por su ubicación. En sus proximidades una fuente que en época de estiaje apenas conserva un hilillo de agua.


Desde el refugio ascendemos a la cumbre más próxima a este:  La cabeza  Joulagua (1.720 m.)
VISTAS HACIA EL SUROESTE con la vega de Ario en primer término y al fondo las cumbres del Cornión.


Hacia el sureste en primer término el cordal que nos une con el Cabeza Covu , Cabeza la Verde y Cabeza Llambria.  Este último asomado a los desventíos del Cares.


Hacia el norte las cumbres del Jascal y el Llerosos


Hacia el noroeste vemos la escondida vega de Moandi hacia la que nos dirigiremos.  Con las flechas rojas vemos el recorrido que haremos para llegar a ella desde Ario


Descendemos nuevamente al refugio donde tomaremos una cerveza que con el calor del verano es un autentico disfrute.
Seguimos nuestro recorrido y dejamos atrás el refugio de Ario en dirección noroeste atravesando los Jous de Ario.
Como  punto de orientación en esta zona algo complicada, hemos de fijarnos en la cumbre del Cabeza las Campanas o de la Torre  que hemos de dejar a nuestra derecha.
Una zona poco recomendable para recorrer con niebla.


Nada mas superar el Cabeza las Campanas, alcanzamos una pequeña pero marcada canal por la que hemos de descender, para antes de que concluya dejarla por la derecha en busca de la collada Moandi, situada entre la Cabeza la Torre o las Campanas y la Cabeza el Porrón.
 

Punto en el que abandonamos la canal para desviarnos hacia la collada Moandi


Collada Moandi (1510 m.) desde donde alcanzamos a ver toda la amplia y hermosa vega de Moandi


 Cruzamos esta hermosa vega, donde aun se conserva una cabaña en buen estado (Existe en la vega un buen manantial en la parte más baja de la pradería, hay que buscar un poco para encontrarlo). 
Nos dirigimos hacia el extremo noreste de la vega  donde se encuentra el Collado Les Cuerries por donde abandonaremos este idílico lugar.


Desde el collado les Cuerries (1.470 m.) vista atrás hacia Moandi


 Desde el collado vemos hacia el norte la amplia vega Maor no descenderemos directamente hacia ella desde aquí  sino que lo haremos con ligera tendencia hacia nuestra derecha en busca del Canalizo


Aquí está la llamativa entrada al Canalizo.


En pleno descenso por el Canalizo hacia vega Maor. 


 Tras el canalizo recorreremos los Jogos del Mazu hasta llegar a las verdes y amplias praderías de Vega Maor.  Desde la entrada de la vega damos vista atrás para ver el marcado canalizo por el que hemos descendido desde Moandi


 En Vega Maor enlazamos con el GR-202 o Ruta de la Reconquista; que seguimos con rumbo Sureste, recorriendo en dicha dirección las praderías de esta vega en su totalidad.
Una vez superada la zona de cabañas un pequeño ascenso nos lleva hasta donde se encuentra la fuente-abrevadero que por desgracia estaba seca.


Un vistazo atrás y vemos las pocas cabañas que quedan en pie en esta amplísima vega.


La más oriental de estas vegas:  La vega los Corros,  que recorreremos en ligera ascensión para llegar al collado que la cierra por su lado oriental.


La llegada al collado es impresionante, con las agujas del central sobresaliendo al fondo.


Comenzamos a descender por el valle la Texa


descendemos por el Valle La Texa hacia Ostón.
Para llegar a la majada hemos de abandonar el fondo del valle a la derecha.  Si seguimos por el valle de la Texa llegaríamos a las praderías de Valdelafuente, donde existe una buena fuente (ojo que en  Ostón no la hay) y desde ahí comenzaría el descenso hacia la canal de la Raya.
Nosotros queremos conocer la otra canal que arranca desde estos puertos de Oston:  la canal de Culiembro que parte al sur de la majada.


Alcanzamos las cercanías de la majada de Oston, para mi una de las mas bonitas que encontraremos en Asturias.  Un pequeño paraíso  de praderas que se asoma a los abismos del Cares,
con una elegante proa, que es la Peña , espectacular atalaya sobre el Cares


Para descender por la canal de Culiembro no hay pérdida alguna ya que es la canal que arranca claramente a la derecha (SUR) de la majada


Un marcado sendero desciende hacia la parte más angosta de la canal


Descendemos la canal de Culiembro por las infinitas revueltas que la senda dibuja.


En el punto donde la canal  se ensancha tenemos a nuestra izquierda la preciosa cueva del Posadoiro con una llamativa armadura para acceder a su interior, muestra clara de su importancia ganadera.


 La parte media de la canal de Culiembro es más amplia y pedregosa.

Pasaremos junto a la fuente Gonzomera (670 m) que está seca, pero el manantial tiene algo de agua, así que gracias a un vaso y estirando bien el brazo, conseguimos algo de agua fresca.
 En la parte final de la canal, casi cuando estamos a punto de alcanzar la canal y senda del Cares  llegaremos a la majada de Culiembro
  Un abrevadero seco y unas cuantas cabañas en mal estado es todo lo que queda de lo que   fue pueblo con población estable.
Incluso contaba con pequeña capilla. Según la tradición, aquí vino a refugiarse el arzobispo de Santiago: Francisco Ardavín, natural del concejo de Villaviciosa, para llevar una vida retirada. Esa capilla fue derribada en 1920 al construirse el canal.



Y ahora entramos en la parte mas impresionante de este recorrido.  Desde la majada de Culiembro nos dirigimos hacia la izquierda en busca de la peña Culiembro (pared vertical que cierra la canal por su vertiente norte)
Para llegar hasta su base hemos de pelearnos con la vegetación ya que los antiguos senderos han desaparecido.  Sin embargo aunque parezca increible por esa vertical pared discurre un tallado y aéreo sendero denominado el Escalero de la Peña Culiembro.
La existencia de Culiembro como asentamiento permanente humano acentúa la importancia de sus accesos, entre los que se encuentra el  Escalero de la Peña Culiembro., el cual formaba parte del antiquísimo recorrido de los pastores  (hemos de tener en cuenta que la canal del Cares y su posterior senda no fue construida hasta el siglo XX).

Y aquí vemos el arranque de la senda.  Las escaleras perfectamente talladas en la roca nos hacen ganar altura por la vertical peña


La denominación de esta senda como el "Escaleru" es clara ya que el ascenso se hace por una sucesión de escalones tallados en la roca.



Terminan la zona de escaleras y ahora el sendero sigue tallado en la roca aprovechando una espectacular vira diagonal que nos acerca a la llamativa aguja de la peña Culiembro que rodearemos por la derecha.


Pasando por debajo de la mencionada aguja la senda se vuelve horizontal, y aunque con una anchura importante, hay que tener en cuenta que el patio que tenemos sobre la senda del Cares es de infarto.

Así llegamos a la Collada de Huergo por el que traspasamos la peña Culiembro a su cara norte.


Una vez traspasado el Collado Huergo el sendero empieza a descender por Traslapeña para dirigirse a otro collado,el de la Jorcadona.  No obstante nos encontramos con un paso horizontal hacia ese nuevo collado, el cual se realiza al pie de una llambria y el sendero está ahí armado.
El problema es que en ese paso horizontal se cayeron varias piedras de la armadura y el lugar está ocupado por un pedrero inestable. Es un paso delicado, en el que hay que poner todos los sentidos ya no solo por el peligro de caída con un desnivel considerable, sino que esa precaución se acentúa si tenemos en cuenta que por abajo pasa la senda del Cares, de manera que si arrojamos alguna piedra puede haber consecuencias fatales.


Una vez superado el peor tramo descendemos un bonito trecho de sedo tallado en la roca


Luego remontamos con otra subida para alcanzar la Jorcadona


Traspuesta la Jorcadona, vemos el gran pedrero que recorre toda la concha de la Riega La Paloma
El pedrero desciende hasta el mismo canal de las aguas, tenemos ante nosotros el lugar final del sendero, por donde conectaremos con la senda 

 
Por hoy se acabaron las fuertes emociones, y ya solo resta un largo tramo por la senda del Cares, que tras tantas horas caminando se hace un poco cansado.  En esta ocasión no descenderemos hacia la senda inferior sino que llegaremos a Poncebos por el recorrido normal que pasa por Los Collados.