domingo, 18 de junio de 2017

Majadas del Cornión y Canto Ceñal


 ERCINA - RESECU - TOYEYU - CEÑAL  CANTU CEÑAL- LAS BOBIAS - REDONDIELLA - BELBIN - ERCINA




DISTANCIA TOTAL 13,5 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO:  700 METROS


MAPA DEL RECORRIDO







Ascendemos por un sendero que da vista al paso del Escaleru por donde se existen restos del cable por donde se bajaba el material de la Mina Bufarrera a la Vega Comeya. A los pocos metros alcanzamos el Centro de Recepción de Visitantes “Pedro Pidal” y a continuación los restos de las Minas de Buferrera.


Se trata de una explotación en la que se extraía, hasta 1979, manganeso y hierro, minerales que se encontraban en las grietas y oquedades de las calizas que forman los Picos de Europa en este sector.>

A pesar de las numerosas veces que he subido a este lago sigue pareciéndome un entorno tan maravilloso como el primer día y no puedo perder la oportunidad de fotografiarlo. Decir que el El Lago Ercina es un lago de poca profundidad y fue la principal fuente de agua para las minas de Buferrera. De no ser por las presas que los mineros construyeron en su extremo sur este lago ya habría desaparecido ya que su agua se sume por una oquedad que existe en su borde sur.


Nos dirigimos por la derecha del lago hacia su extremo sur.


Un corto repecho nos alzará a las Reblagas


Las Reblagas, majada con cabañas remozadas y buena fuente situada en las proximidades del collado homónimo que separa el lago Ercina del Bricial.


Nada más comenzar a descender desde las Reblagas atravesaremos otra preciosa majada:  La majada del Bricial.


Junto a ella la vega del Bricial, que se inunda, formándose en ella una laguna de carácter efímero. Pero la mayoría del año se trata de una verde vega de buenos pastos junto al pequeño arroyo que se sume en su interior.

Hacia ella descenderemos para dirigirnos a los verticales contrafuertes que la cierran por el sur.


 
Cruzamos la vega en dirección sur para ascender por una corta y empinada canaleta que nos adentrará en el hayedo.


Tras superar la canaleta entramos en un terreno donde el sendero deja de ser evidente y casi no se ve rastro de camino e incluso apenas jitos que nos ayuden.  Como orientación hemos de tirarnos hacia la izquierda atravesando el hayedo.


Alcanzamos un pequeño collado fuera del hayedo, desde el vemos hacia el sur abrirse el valle de Resecu.


La senda busca el fondo del valle para continuar subiendo por la margen derecha
El río Resecu, como en la mayor parte de su corto recorrido, se encuentra sumido en este tramo, solo dejando ver sus aguas en estas marmitas de gigante.



Dejamos atrás la zona de hayedo y alcanzamos Les Texuques de Baju, una vega que alberga varias ruinas de construcciones repartidas por las dos orillas del río.

 
Seguimos ascendiendo por la margen derecha, dejando atrás Les Texuques.


Empezamos a ganar metros por la ladera derecha, buscando el acceso a la collada de La Llaguna punto que usaremos para abandonar este valle.


Alcanzamos La collada la Llaguna  que se abre entre el Porru la Atalaya situada al norte y la Llamona al sur.

 
En la otra vertiente del collado observamos la pequeña Vega la Llaguna, a ella debe su nombre el collado que hemos ascendido. ;ya no existe rastro de laguna alguna. El sendero que a partir de aquí aparece bastante marcado , sale por la derecha de esta vega (no es necesario bajar hasta ella).




Tras un corto ascenso alcanzamos a ver el Cueto Ceñal con sus verticales caídas por la vertiente que tenemos a la vista. Un terreno un poco caótico el que atravesaremos ahora hasta alcanzar la Majada de Toyeyu y que con niebla puede ser de complicada orientación, no obstante encontramos el sendero bastante marcado.  
Sin niebla la referencia clara del Cantu Ceñal en el horizonte nos indica la dirección que hemos de tomar.

 
Antes de situarnos a los pies del Cantu Ceñal entramos en la preciosa Majada de Toyeyu.





Continuamos nuestro camino y descendemos a la Vega de las Tremas, su nombre hace referencia al tremedal (Terreno pantanosoabundante en turba) que cubre esta vega,  y sobre la que se eleva el Cantu Ceñal.




 Dejamos atrás Las Tremas para remontar después por la pradera hasta el Collado Ceñal (1386 m) que da acceso a la Vega Ceñal a los pies del cantu.



Nada más superar el collado entramos en las amplias praderías de la preciosa majada de Ceñal.




Desde Ceñal   nos pegamos al crestón calizo hasta dar con la senda que se dirige a la Majada de las Bobias.
Un vistazo atrás hacia esta bonita majada de Ceñal.




Un corto repecho nos alza al Collado Jondón, Abandonamos el sendero que desciende a las Bobias, y recorremos el alargado lomo del cordal  en busca de la cumbre del Cantu Ceñal.




Nos alzamos con facilidad a la cumbre del Cantu Ceñal (1.460 m.).



A vista de pájaro las praderas de la Vega de Trema





Vistas sobre el Cornión.



Desandamos la cresta para llegar nuevamente al collado Jondón. Desde el miramos al norte y vemos la majada las Bobias hacia donde nos dirigimos.




Descendemos por marcado sendero a la majada Las Bobias (1250 m) con sus cabañas, pastos y una fuente que tiene agua todo el año.



Aquí enlazamos con el conocido sendero que une Ercina con la Vega de Ario.  Recorremos dicho camino unos metros en dirección Vega de Ario para coger agua en la Fuente de las Bobias




Desde la misma fuente abandonamos el sendero que sube a Vega de Ario y tomamos un sendero que parte en dirección norte en busca de la majada la Redondiella.



Bonito lapiaz junto al sendero.




Alcanzamos la  majada de la Redondiella (1.200 m.)



En la majada giramos a la izquierda para tomar el sendero que desciende pegado al valle y que se dirige a Belbín.
A los pocos metros nos alzamos por encima del valle para alcanzar la Vega Veduyal (1.165 m.)



Seguimos dirección norte a media ladera, dejando a  nuestra derecha la Majada la Güelga situada en el fondo del valle



El camino supera una zona más vertical, la Cuenye Mala.



 Tras ello nos alzamos a La Llomba.
Desde la Llomba ya visualizamos la majada de Belbín (1.050 m.)hacia la que descendemos.




Belbín es la majada que conserva mayor número de cabañas y en mejor estado de todas las majadas del Cornión.



Desde Belbín una ancha pista nos conduce en poco más de un kilómetro a las inmediaciones del Lago Ercina y desde ahí al parking de Buferrera, donde tenemos el vehículo.


 

lunes, 5 de junio de 2017

LA MIRA Y REFUGIO VICTORY (GREDOS)

LA MIRA Y REFUGIO VICTORY DESDE NOGAL DEL BARRANCO

DISTANCIA TOTAL:          13 KILÓMETROS.
DESNIVEL ACUMULADO:  1.300 METROS


NOTA:  Este recorrido discurre por la vertiente sur de la Sierra de Gredos. Es algo que agradeceremos en invierno, pero en verano, a la ausencia de vegetación  que nos de sombra, hay que añadirle la falta de corrientes de aire debido a que el barranco se cierra cada vez más, lo cual hace que éste tramo en días calurosos de verano sea un auténtico horno. Hay que tener en cuenta que las fuentes que hay por el camino se suelen secar en verano por lo que se debe llevar abundante agua.

Saldremos de la Plataforma del Nogal del Barranco pasado el pueblo de Guisando.  Desde el propio pueblo hay señalizaciones para llegar a este punto.
En la misma plataforma, presidida  por un monolito en homenaje al emblema de Gredos—Capra Hispánica Victoriae— ,hay un parking gratuito y una buena fuente.  Ojo los días de verano y fines de semana que puede estar bastante lleno.




MAPA DEL RECORRIDO




Desde un lateral del parking arranca el sendero que está perfectamente señalizado (se trata del PR AV-43)  y que en un primer tramo se encuentra empedrado.




Estamos en mayo y aún nos rodea el verdor y los colores primaverales que hacen aún más bonito el recorrido.




El sendero rápidamente nos interna en el pinar a través del cual vamos ganando altura por las primeras rampas aún suaves y tendidas.





El sendero no tiene pérdida por lo que es muy fácil de seguir, sólo nos encontraremos un cruce que sale a la derecha hacia el Collado del Yelmo al que no haremos caso.  A medida que vamos ganando altura el pinar va desapareciendo dando paso a los enebros.



El camino mantiene muchos tramos su empedrado y carece de mayor dificultad que el esfuerzo que supone ascender su desnivel.



 Al dejar el bosque se  abre ante nosotros una vista panorámica del barranco  (conocido como el "Carril de los Galayos) donde observamos ya las primeras cumbres que aparecen como telón de fondo al tiempo que pasamos junto a la “Fuente del Amanecer”.



 Vamos remontando el barranco pegados a su pared derecha que con la altitud comienza a cerrarse cada vez más



A nuestra izquierda vemos los pozos y saltos de agua del arroyo que discurre por el fondo de la garganta.



El sendero traza algunas revueltas para hacer más llevadera la pendiente.



El sendero nos lleva a pasar de nuevo junto a otra fuente,Fuente de Macario Blázquez (antiguo guía de los Galayos)
Tras superarla nos vamos acercando al fondo de la garganta...



 Detalles del camino





 El barranco se cierra en un punto conocido como “La Apretura”.




 A partir de éste punto tenemos dos opciones, una es seguir hacia la derecha, pegados a las paredes de Los Galayos. Éste es el antiguo camino que se utilizaba para llegar al refugio, pero hoy día está casi en desuso pues es una zona que tiene peligrosos derrumbamientos.
La otra opción, la más utilizada, es la de subir hacia la izquierda por un nuevo sendero en zig-zag que se talló en la roca y que viene a superar el desnivel restante hasta el refugio. Ésta zona es conocida como “las zetas”.
Por cierto, es imposible no llegar aquí y preguntarse porqué tan buen camino e impresionantes armaduras en parajes tan inhóspitos, pues al igual que el camino que subimos el día anterior para llegar a la Laguna Grande, este espectacular sendero se hizo a primeros del siglo XX para que el rey Alfonso XIII subiera cómodamente a pegar unos tiros a las cabras montesas.




Nosotros seguimos por "La Apretura".  El mayor problema de subir por ella, es el riesgo de caída  de rocas en especial por subir pegados a las verticales paredes de los Galayos donde suele ser habitual que estén ocupadas por cordadas de escalada.




El ascenso es por un terreno descompuesto, hay que tener cuidado con arrojar piedras a los que vengan detrás nuestra.
 

 Habrá en algunas zonas donde tendremos que ayudarnos con las manos.




Cuando pasemos el primer escollo nos iremos hacia una zona herbosa bien visible para separarnos un poco de la pared y así evitar las posibles piedras que nos arrojen los escaladores





El último tramo del ascenso es por el fondo de una amplia canal cubierta de los derrubios de los Galayos.



A nuestra izquierda aparece el Refugio Victory

Este refugio fue construido por la “Real Sociedad de Alpinismo de Peñalara”, que lo inauguró en el año 1.949. Actualmente, desde Enero del año 2.010, pertenece al “Club Gredos de Montaña” de Arenas de San Pedro, que desde entonces ha llevado a cabo una serie de reformas que lo han mejorado notablemente. El refugio se encuentra guardado durante los meses de verano, en invierno, existe una parte abierta para el resguardo de los montañeros que lo necesiten.
Debe su nombre a Antonio Victory Rojas (1.890 – 1.972), pionero del alpinismo castellano y uno de los fundadores de la Federación Española de Alpinismo.



Inmejorable balcón sobre las llanuras situadas al sur de la Sierra.



Disfrutar unos minutos en silencio, sentados en este banco mirando embobados este imponente conjunto de agujas graníticas que forman Los Galayos no tiene precio.



La situación del refugio es espectacular, no podemos apartar la mirada de estas agujas.  Y lo más señero en este monte, El Torreón. Es el risco por antonomasia del Galayar. . A su derecha, perfilando el horizonte, dos grandes esbeltas paredes, casi fundidas una sobre la otra, destacan sobre las demás: la Aguja Negra y la Torre Amezúa. Ambas abrigan algunas de las vías más difíciles del Galayar y sus paredes norte y oeste respectivamente son las de mayor longitud en verticalidad del macizo.




La verdadera reina de este lugar.




 Dejamos el refugio y ascendemos por la Canal Seca amplia canal pedregosa junto a la que se sitúa el refugio, dejando siempre a nuestra derecha los paredones de Los Galayos.



La marcha continua  hasta la parte alta de la Canal Seca, pero sin coger las portillas (collados) que tenemos encima.
 Como señalo en la  foto haremos una travesía hacia nuestra izquierda en diagonal.  Los numerosos hitos nos ayudan a encontrar el ascenso correcto.


Al comenzar esta travesía diagonal, tenemos una pequeña zona de praderas donde discurre un arroyo de deshielo, aprovechamos para disfrutar de las vistas sobre Los Galayos que van quedando a nuestra espalda.



Ascendemos por las enormes terrazas y escalones excavados en los bloques de granito por los viejos glaciares


Alcanzamos la zona superior de la sierra, un altiplano en el que se intercalan praderías y arroyos de deshielo, junto a bloques graníticos, conocida como Los Pelaos. 


Ya solo  nos resta llegar a la Mira por un terreno muy sencillo y alomado que contrasta con las verticalidades que hemos recorrido por su vertiente sur.




Alcanzamos la Mira   culminada por una torreón de piedra de 4 m de alta construido  para hacer en su día las funciones de telégrafo óptico.



cumbre de La Mira con 2.343 m de altitud, , es uno de los picos mas destacados de esta Sierra de Gredos .




 Como su nombre indica, desde la cumbre el panorama es realmente espléndido 





Regresamos sobre nuestros pasos para descender nuevamente al Refugio Victory.
Una vez en el refugio, en lugar de descender por la Estrechura, lo haremos por el camino de las zetas.
Y aunque como os mencioné en la descripción de la ascensión al refugio, este es el camino más recomendable y seguro para ascender, no se trata tampoco de un recorrido sencillo en especial en el primer tramo , al salir del refugio.
Como vemos en estas dos fotos tomadas nada más dejar atrás el refugio.


Incluso unos metros bastante aéreos, aunque suficientemente ancho para pasar sin problemas.

 
Las vistas a nuestras espaldas de los Galayos, con el Torreón destacando, son inigualables



Me sorprendió la belleza de este tramo.



Tras este tramo más espectacular y agreste, alcanzamos el llamativo camino armado que nos desciende hasta el fondo de la garganta a través de las zetas.


 El camino llega hasta aquí, a simple vista a ningún lado, pero recordamos que el motivo de la construcción eran las cacerías de Alfonso XIII así que el sendero moría junto a los era llegar a los apostaderos para las escopetas. 



 El sendero nos desciende hasta el fondo de la garganta, cruzándola para continuar por su vertiente izquierda, punto donde arranca la ascensión que realizamos esta mañana por la Apretura.
Desde aquí solo nos resta descender por el Carril de los Galayos, mismo camino por el que ascendimos.  Disfrutando de los bonitos rincones que nos llevan hasta la Plataforma del Nogal del Barranco donde tenemos el vehículo.