martes, 19 de abril de 2011

Foz del río Pequeño desde Llanuderos (Villamayor)

LLANUDEROS (VILLAMAYOR) - CERRU TOMBU - RIEGA LA FOZ - RIO PEQUEÑO - LLANODEROS

DISTANCIA TOTAL: 9 KM.

DESNIVEL ACUMULADO:  520 METROS.

DESCARGA DEL TRACK 

NOTA:  En el descenso por la Riega la Foz no existe ningun tipo de sendero, se baja por el mismo cauce de la riega que va muy encajonada en su parte inferior, teniendo que hacer algun pequeño destrepe en unas rocas lisas y pulidas aunque sin mayores problemas, lo que si hay que tener muy en cuenta es que no cayesen fuertes lluvias los días anteriores ya que supongo que el descenso no sería viable.  Tambien tener en cuenta el caudal del río Pequeño ya que hay que cruzarlo en varias ocasiones sin que existan ningun puente para ello.

MAPA DEL RECORRIDO


 Dejamos el vehículo en la pequeña aldea de Llanuderos (306 m.), situada en las cercanías de Villamayor (Piloña) en un promontorio al oeste del valle del río Pequeño o La Cueva. Tomaremos una pista que parte desde dicha población en dirección sur, nuestra referencia será la cumbre del Cerru'L Tombu que vemos al fondo en la foto.


Pronto nos encontramos con un cruce donde hemos de tomar la pista de la derecha, esta asciende por una zona de arbolado en la que predominan los robles hasta llegar a una nueva zona de praderías y cabañas, una de ellas bien arreglada, se trata de La Insola (400 m.)


A nuestra derecha, el valle de Piloña sumido en las nieblas matinales.


La pista nos lleva hasta la misma base del Cerru'l Tombu, en el punto que vemos en la foto hemos de girar ligeramente a la izquierda para acometer la subida a su cumbre.


El ascenso lo haremos por su vertiente septentrional siguiendo un marcado sendero ganadero.


Mientras ascendemos podemos contemplar este hermoso amanecer .


A nuestras espaldas el valle de Piloña y al fondo la sierra del Sueve


Vemos donde van quedando las casas de Llanuderos desde donde hemos partido esta mañana


Llegamos a la cumbre del Cerru,l Tombu (670 m.) cuya denominación de cerro es totalmente acertada ya que se trata de una cumbre amplia y totalmente llana, con el único interés de las vistas a su alrededor, muy limitadas hoy por las  nubes que cubren los montes cercanos. 
Al sur vemos las cabañas de La Collada hacia donde hemos de descender y posteriormente el pico Valdelescabres semicubierto por las nubes que será el siguiente punto en nuestro recorrido.


Hacia el noreste vemos una gran vallina que desciende hacia el valle del río Pequeño, por la parte inferior de esta vallina pasaremos al volver a Llanuderos.


Continuamos el camino para desceder a La Collada.  Para ello descenderemos unos metros en dirección este por la linea cumbrera que une este Cerro Tombo con el Cantu la Cueva. 


Entre ambos cruza el camino ganadero por el que habíamos ascendido para dirigirse girando hacia el suroeste hacia las cabañas situadas en La Collada


La Collada (548 m.)  hasta este punto llega una pista proveniente del pueblo de Valle.


A la vista tenemos la cumbre del Valdelescabres que soslayaremos por su vertiente  izquierda (Este), para ello abandonaremos la pista para subir siguiendo senderos de ganado por la zona cumbrera.


Al pasar junto a la pequeña cumbre del Valdelescabres vemos como los senderos que seguiamos dejan paso a un camino armado que nos dirige a la collada situada entre el Valdelescabres y el Pico La Olla o Canto Cobil cubierto por las nubes.


Al llegar a dicha collada (642 m.) giraremos a nuestra izquierda dando vista a un valle que desciende en dirección este (E) a desembocar al Río Pequeño, se trata de la Riega la Foz, un sendero desciende por sus laderas hacia una zona de pindias praderías donde nos encontramos con lo que a la vista parece una cabaña en buen estado.


Al llegar a su altura (580 m.) vemos que más que una cabaña se trata de una antigua vivienda con la cuadra en su planta baja.


En las cercanías de la casa, se encuentras varias cabañas totalmente en ruinas.  Descendemos en busca del fondo del valle donde discurre la riega la Foz, dejamos las praderías para adentrarnos en un hermoso castañedo.




Un cierre en el punto donde el valle pierde altura bruscamente nos hace dudar si será viable su descenso, no obstante encontramos un sendero que parece marcado y que desciende hacia las entrañas del valle llegando a un punto en que la pequeña riega salva el mencionado desnivel con un pequeño salto.


Mirando valle abajo parece que  se vuelve más salvaje e intransitable, no obstante parece que un sendero sale por su vertiente derecha, así que lo seguimos.


El sendero muere en una pradería ya abandonada, viendo que ya no hay rastro de sendero que se adentre en el valle, decidimos probar suerte siguiendo el cauce de la riega que en un principio parece perfectamente transitable.


Poco a poco la riega que corre sumida entre los bloques de piedra que cubren su cauce se va encajonando haciendonos dudar sobre si tendrá salida.




Sin llegar a tener pasos complicados, si que hay que destrepar en ocasiones por sitios muy humedos en los que es facil dar con los huesos en el suelo.  Por supuesto esta zona despues de unos días de lluvia sería mucho más complicado el descender por ella.


Pero merecía la pena arriesgarse a tener quedar la vuelta solo por disfrutar de lugares tan mágicos y salvajes como estos.....


Nos quedaban pocos metros para llegar al cauce del río Pequeño, no obstante todavía tendríamos que afrontar algun paso de destrepe por el humedo lecho de la riega.


Finalmente llegamos al cauce del río Pequeño (465 m.) que hemos de cruzar para situarnos en su vertiente derecha.


En dicha vertiente encontraremos restos de civilización, una cabaña en ruinas y una gran pradería en el que vemos hacia el sur la cumbre del Canto Cobil.


Si bonito era bajar por la riega la Foz, no menos es este tramo del río Pequeño; con la salvedad de que aquí si existe un pequeño sendero, eso si, para seguirlo hemos de cruzar varias veces el cauce del río.


El lugar tambien es de una belleza increible.




Despues de cruzar varias veces el río recorremos un largo tramo por su margen derecha, pasando por una zona de antiguas praderías ahora convertidas en autenticos  lodazales.  Avanzando penosamente por este tramo nos topamos con las ruinas de un molín (300 m.).


Seguimos avanzando por praderías siempre en el margen derecho, hasta que nos topamos con un sendero más marcado que continua por la margen derecha del río en una zona en que este vuelve a atravesar una zona encajonada.


Tras pasar este encajonamiento hemos de cruzar a la otra orilla donde vuelve a verse claramente la traza del camino.  
Llegamos a un punto en que abandonamos el bosque y el río entra en una pequeña foz cerrada entre el Cerru'L Tombu al Oeste y el pico Xerrón al Este. 
Aquí hemos de prestar atención ya que el camino que llevamos se adentra en la foz por la parte mas baja del valle dirigiendose hacia Villamayor, pero nosotros hemos de ganar altura por la ladera de la izquierda, aunque a simple vista no sea el camino más claro; hasta llegar a la altura que marco con un linea roja en la foto.
Aa esa altura encontraremos la clara traza de otro camino del cual vemos claramente sus armaduras.


Aquí vemos claramente el camino, con su clara traza y que recorre la foz a media altura


Un vistazo atrás hacia el valle del río Pequeño


El camino sobrepasa un primer resalte rocoso (300 m.) desde donde tenemos a la vista el resto del valle del río Pequeño que tras pasar la foz se introduce en una zona arbolada camino de Villamayor. 
Un camino perfectamente marcado desciende desde donde nos encontramos hasta llegar nuevamente a su cauce, nosotros tomaremos el camino de la izquierda que sigue a media ladera y que vemos perfectamente "armado".


Tras sobrepasar un segundo resalte rocoso, el camino abandona el valle del río Pequeño  girando ligeramente a la izquierda para llegar a la parte baja de la amplia vallina que desciende de la cumbre del Cerru'L Tombu


Tras atravesar dicha vallina, el sendero asciende primero por una zona en la que se entremezcla el bosque y las praderías donde nos topamos con abundante ganado. Tras sobrepasar una portilla el sendero se convierte en ancho camino hasta llegar a un punto en el que ya daremos vista a Llanuderos.
Solo nos resta descender hasta esta población por un bonito bosque con mayor abundancia de robles.


Para unirnos a la pista por la que ascendimos esta mañana ya muy próximos a Llanuderos.

lunes, 11 de abril de 2011

Los Porros de Vizcalluenga desde Tornín

LOS PORROS DE VIZCALLUENGA DESDE TORNÍN

DISTANCIA TOTAL:  21 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 1.050 M.

DESCARGA DE TRACK 


TRAMO 1:  TORNIN - CASA DEL RIO LA VARA


Dejamos el vehículo en el pueblo cangués de Tornín (100 m) en la parte sureste del pueblo junto a una casa reformada con este llamativo color azul tomamos un ancho camino que sale en dirección Sur-Sudeste


 La pista asciende hasta un pequeño collado bajo el que pasan los postes de la luz, luego nos adentramos en el  bonito castañedo que cubre un valle formado por la riega que baja de la pequeña foz de Entrepeñas por la que descenderemos en nuestro regreso.


La pista cruza la riega y continúa ganando altura por la margen derecha, obviando una pista que sale a la derecha inmediatamente despues de cruzar la riega.  La pista abandona el valle para situarse por encima de unos prados cercados que vemos en la foto, se trata del Ceñal (240 m.).


Un poco más allá se dobla la loma que separa Tornín de Puente Dobra lugar donde se encuentra la mecedura de los ríos Dobra y Sella.
La pista empieza a tomar forma de camino y el terreno pierde su sentido ascendente, mientras la altura alcanzada nos permite dejar abajo la niebla que se pega al fondo del valle del río Sella.   En la vertiente opuesta del valle tenemos la cumbre del picu Coroña.


Vemos entre la niebla la pequeña loma que separa el Dobra y el Sella por donde pasa el viejo camino de Amieva  que recorrimos en nuestra reciente ascensión a la Sierra de Priniello.  Al fondo vemos la preciosa silueta del Pierzo


Al otro lado del río Dobra, en una soleada collada salpicada de terrazas para el aprovechamiento agrícola de sus inclinadas laderas, se halla enclavado el pueblo de Vis.


El sendero se dirige a un contrafuerte rocoso que supera practicamente en llano.


Doblamos el crestón rocoso en el Collao Bajo (300 m.)


El trazado del sendero que, salvando en llano el contrafuerte calizo, nos lleva a una amplia vaguada en la que se asientan un par de cabañas


Hacia ellas nos dirigimos


Cruzamos la vaguada dejando atrás las cabañas, una de las cuales aún tiene uso ganadero, para adentrarnos en el precioso monte de Valdimiera


El sendero en ligero ascenso nos lleva a un collado que nos separa de una nueva vaguada que tambien cae sobre el Dobra. Tras pasar esta segunda vaguada (mucho menos marcada) llegamos a otro crestón calizo que hemos de superar.


A nuestros pies en un recodo del Dobra, se encuentra la Hoya de San Vicente . Desprende un intenso color azulado debido a la pureza de su caudal, en contraste con las verdes camperas que se encuentran a su orilla.


Atrás dejamos el monte de Valdimiera

Al superar el crestón calizo damos vista  a una extensa vaguada, al pie del pico La Corona. Ésta se va estrechando oprimida entre el canto rocoso que arranca de la misma cima de La Corona y el espolón calizo que atraviesa el camino que seguimos.  La riega que recorre esta vaguada se atraviesa por la parte inferior del embudo.


Al cruzar la riega hemos de prestar atención y desechar el sendero más evidente que continua en llano, nosotros hemos de descender junto a la riega monte abajo hasta llegar a la base de un sombrio paré.


Una corta travesía pegados a este pequeño corte vertical y accedemos a la Casa del Río La Vara (300 m.).
La casa, ya abandonada, se ha levantado en una atalaya de gran belleza. En el mismo collado crece algún manzano.


Parte trasera de la casa


En su parte trasera dispone además la casa de un inclinado prado de buen pasto para las ovejas que mira hacia el Dobra, siendo un inmejorable mirador para contemplar la Olla de San Vicente



TRAMO 2: CASA DEL RIO LA VARA - LOS PAYARES - ÑAFUENTES - LOS PORROS DE VIZCALLUENGA


Regresamos al collado próximo a la casa y tomamos un sendero que en dirección sureste nos lleva en ligera ascensión hacia una cabaña alargada (350 m.).


Pasada esta se inicia un tramo algo agreste en el que vuelve a dominar la roca caliza.  En este punto haremos un giro hacia el norte abandonado el discurrir paralelo que teniamos con el río Dobra para subir por una amplia vallina y así abandonar estas laderas que caen sobre el Dobra.  Un vistazo atrás nos permite ver la casa del Río la Vara


  Enseguida se llega a otra cabaña, muy arreglada.


En las inmediaciones de la cabaña arranca una pista que se ve bastante reciente con un primer tramo en el que apenas salva desnivel, para luego comenzar el fuerte ascenso que salva  con amplias revueltas.


  Entramos en una zona de campera donde de la pista sólo se conservan las rodadas.  Este tramo de fuerte desnivel nos dirige hacia un grupo de cabañas.  A medida que se va ganando altura, la pista se va haciendo de nuevo más evidente .  Como referencia tenemos el pico La Corona, destacada peña caliza que se alza sobre nuestra posición, la pista pasa por  el collado que vemos a la derecha de esta peña.


Al atravesar dicha collada (620 m.) pasamos a la parte superior de la vaguada que forma la riega de Carrizal y que tambien cae sobre el río Dobra.  En esta zona se asientan las reformadas cabañas de Los Payares 


En los Payares tenemos una encrucijada de pistas, hemos de tomar la que asciende en dirección norte a lo cimero de la sierra a través de una rectilinea ascensión


En lo cimero de la sierra se encuentra un nuevo cruce, donde se enlaza con el GR 105 (Ruta de las peregrinaciones: Oviedo - Covadonga) el cual seguiremos un tramo en sentido Covadonga. En esta nueva encrucijada de caminos hemos de tomar la pista que se dirige en dirección sureste (SE) y que a los pocos metros vuelve a dar vista a la vaguada de la riega El Carrizal ya por encima de las cabañas de Los Payares


La pista prácticamente en llano nos llevará hasta el Collao Pozabal (690 m.) donde finaliza.  Aquí giramos ligeramente a la izquierda para recorrer el corto tramo de ascenso que nos depositará en la majada de Ñajuentes (720 m.)




Lo próximo que hemos de hacer es alcanzar la majada de Jucárabu (al Sudoeste de Ñajuentes) para ello hay que girar a mano derecha. Se atraviesa toda la campera a media ladera dejando a la derecha una riega que se encajona más adelante en busca del Carrizal.


 Enseguida se encuentra el escondido rincón donde se ocultan las cabañas de Jucárabu (720 m.).


Para tomar el camino más comodo hacia los Porros de Vizcalluenga debemos de descender en dirección suroeste a una zona muy encharcada próxima a las cabañas, luego ascenderemos por la ladera rocosa que cierra la majada por el suroeste (SO).  Superada esta ladera. el sendero, bastante pisado por el ganado, entramos en Valluengo una amplia vallina que se adentra en estos Porros de Vizcalluenga.  La cumbre a la que ascenderemos la tenemos a la derecha al fondo de la vallina.


Al final de la vaguada hemos de girar a nuestra derecha para tomar una pequeña canal herbosa por la que realizaremos el pequeño ascenso que nos resta hasta esta cumbre de Los Porros de Vizcalluenga (934). Hemos de decir que en verdad Los Porros de Vizcalluenga son un conjunto  de pequeñas cumbres calizas, y concretamente esta a la que se denomina Porros de Vizcalluenga no es la más alta de ellas, pero si es la que tiene unas vistas más espectaculares y se recorta contra los impresionantes abismos que caen sobre el Dobra.


La caida practicamente vertical sobre el Dobra es de prácticamente 800 metros de altura.


 Al fondo las altas y blanquecinas cumbres del Macizo Occidental (apenas visibles por la espesa bruma que hoy nos acompañó).  Pero el verdadero espectáculo de esta cumbre es la vista del desfiladero del Dobra. Los Porros son uno de los mejores miradores de este profundo cañón.  


La cumbre del Cabronero (izda) y Valdepino (dcha) detrás de la sierra de Amieva


TRAMO 3:  LOS PORROS - MAJADA VIZCALLUENGA - NARVES - ÑAFUENTES - LOS PAYARES
(El tramo entre Ñafuentes y Los Payares no sale en el mapa, ya que coincide con el mismo recorrido del tramo 2)


El descenso lo haremos en dirección sureste (SE) donde llegaremos a una amplia vega:  La Vegona de Los Porros (890 m.)


Un vistazo atrás y nos permite ver la cumbre y los enormes cortados sobre los que hemos estado.


 Trás la Vegona se encuentra una amplia vallina donde se asienta los restos de la majada Pegoyos.
Pero antes de entrar en esta vallina si giramos sobre nuestra derecha hacia donde comienzan los cortados que se precipitan al Dobra, cerrados por un cercado de alambre para que el ganado no se precipite a los abismos, encontraremos esta llamativa peña, en su base se encuentra la enorme abertura de la Cueva Pegoyos


La cueva no es más que un gran furaco con una salida más angosta y vertical en el otro extremo de la peña, pero se trata de un buen refugio para las cabras que pastan en esta zona.




Volvemos nuevamente hacia la vallina en la que se asientan los restos de las cabañas que formaban la majada Pegoyos (820 m.) unos metros por debajo de la majada, dejaremos la vallina para girar ligeramente a la izquierda y cruzar en diagonal la ladera  en dirección a la majada de Vizcalluenga que vemos al fondo de la foto



Majada Vizcalluenga (800 m), esta primera cabaña con muria, está separada por un collado del resto de cabañas que forman esta majada y que dejaremos a nuestra izquierda.


Ante nosotros vemos el descenso que nos resta hasta la hondonada donde se asientan las praderías y cabañas que forman la bella majada de Narves.


Praderías de Narves  (720 m).  Las cabañas que forman esta majada se hallan bastante diseminadas encontrandose a la izquierda (oeste) de la zona de praderías.


En la parte más baja de la hondonada se encuentra una fuente abrevadero que se encuentra seca.
  Narves posee un curso de agua que nace y muere en la misma hondonada de la majada, su sumidero se encuentra justamente junto a la fuente.


Seguiremos nuestro camino para regresar a la majada de Ñajuentes. Aunque el camino está bien  marcado, decir como referencia que iremos rodeando la sierra de Los Porros dejandola a nuestra izquierda.
Desde el fondo de la hondonada de Narves subiremos en dirección norte a una amplia collada  dejando a nuestra izquierda un grupo de cabañas.


El sendero recorre una zona de pequeños jous e irá girando poco a poco hacia el oeste dejando a nuestras espaldas el collado Cebeo que vemos al fondo de la foto.  Este collado separa las sierra de Cebeo a la izqueda de la de Los Torneros derecha. A través de este collado nos comunicaríamos con el valle de Orandi situado en la otra vertiente del collado.


A mitad de camino entre Narves y Ñajuentes enlazamos con el GR -105 que sube desde la próxima majada del Espadañal. Seguimos el sendero en dirección oeste hasta llegar nuevamente a la majada de Ñajuentes.


En Ñajuentes recorreremos de vuelta el camino por el que hemos venido esta mañana hasta llegar a la encrucijada que hay en las proximidades de Payares. Hemos de tomar la última pista de la derecha siguiendo la traza del GR -105 que va camino de la población de Següenco.


TRAMO 4: LOS PAYARES - FOZ DE ENTREPEÑAS - TORDIN


Ya por cómoda pista y salvando pequeños desniveles pasaremos por lugares como El Toral y La Vara, atravesando verdes praderías y cabañas convertidas en autenticos chalets.


Llama mucho la atención una explanada que hay a la derecha, en ella hay una especie de monumento que reza las siguientes palabras:  "En recuerdo a los pastores que pasaron por estos parajes". No obstante vemos que la figura representa dos enanos y un burro que parecen sacados del jardín de un chalet y puestos aquí como supuesto monumento a mi parecer de muy dudoso gusto.
Una imagen vale más que mil palabras......


Seguimos la pista y antes de entrar en Següenco la pista traza una pronunciada curva y gira en dirección oeste, unos metros más abajo tenemos una encrucijada.  Hemos de tomar la pista que asciende en dirección suroeste.  La pista entra en Toloriu. Al otro lado, en una hondonada de pradera, una nave se protege en las estribaciones de la Sierra de Los Os.
En la foto vemos la hondonada desde la otra vertiente, ya que nosotros tomamos otro camino que no recomiendo porque termina en dicha finca y habria que saltar un vallado. En la foto vemos la pista correcta y que he descrito antes.


La pista traspone una collada (610 m.) e inicia el pronunciado descenso a Villangostu. En apenas unos metros se llega a la revuelta en que se desvía el camino que hemos de tomar para descender a la foz de Entrepeñas junto a esta abandonada cabaña (595 m.).


El camino anegado por el agua llega hasta un pequeño deposito (565 m.)


Desde aquí vemos la foz de Entrepeñas por donde vamos a descender hacia  Tornín, en la foto os marco el recorrido de descenso.


 Desde el deposito de agua  hemos de abandonar el sendero y tirarnos monte abajo, hasta llegar a una cabaña  semioculta en el bosquete  Desde la cabaña continuamos bajando junto al margen derecho de la riega, cuando esta llega a una zona en la que se encajona hemos de tirarnos a la derecha descendiendo en diagonal en dirección a otra cabaña en ruinas .


En la parte inferior de la cabaña existe una pradería pindia y alargada por la que hemos de descender hasta su parte inferior cercana a la riega, hay nos encontramos con un sendero marcado que no abandonaremos y que desciende siempre por la margen derecha de la riega hasta aproximarnos a su cauce seco en la misma entrada de la foz.


  Bajo una roca de la margen izquierda de la  foz,  una cruz rememora uno de tantos nombres anónimos que han muerto en esta peñas.


 El camino salva el desfiladero por su margen derecha. Remonta altura unos metros por la peña de este lado.


el sendero sale a una abierta ladera que cae sobre el cañón. Faldea a media ladera dejando atrás la foz.


A partir de aquí el camino se desdibuja al entrar en una zona boscosa con alguna abandonada pradería, hemos de seguir de frente en dirección noroeste (NO) sin ganar ni perder altura hasta que en las proximidades de unas viejas cabañas nos encontraremos ya con un claro camino que a través de un bonito castañeo nos descenderá hasta la población de Tornín