lunes, 24 de junio de 2019

CALAS DE MENORCA: Mitjana,Trebuléger,Fustam y Escorxada.

CALAS MITJANA, MITJANETA, TREBULÉGER, FUSTAM Y ESCORXADA.


 

 Visitar las cinco calas combina un día de playas espectaculares con senderismo, ya que el recorrido que haremos nos deja una distancia de 12 kilómetros todo por senderos.

DISTANCIA RECORRIDA 12 KILÓMETROS

DESNIVEL ACUMULADO 200 METROS




Dejaremos el vehículo en el aparcamiento situado en las cercanías de Cala Galdana. Y tras un cómodo descenso por buen camino de kilómetro y medio llegamos a la espectacular Cala Mitjana.
Pequeño arenal de 70 metros situada en un Área Natural de Especial Interés,  orientada al sur ideal cuando sople el viento de Tramontana.



  Formada por una lengua de arena blanca y fina que se adentra en dirección norte hasta topar con el pinar que rodea completamente la cala. Aunque, en líneas generales, la playa sigue el patrón de las formas de cala-barrancos de la zona del sur, no se trata de una de playa encajonada a la salida de un barranco profundo, sino que la arena se 'acumula entre dos vertientes suaves y poblados de pinares que crecen sobre un terreno con abundantes afloramientos de roca caliza blanca. La inclinación de las laderas va aumentando a medida que nos acercamos a la mar para finalmente convertirse en paredes verticales de arenisca que protegen la playa a ambos lados, y donde se pueden apreciar cortes y otras morfologías que nos muestran la fragilidad erosiva la roca caliza



Tras un chapuzón nos dirigimos a la cercana Cala Mitjanet, esta se encuentra unos metros al oeste de Mitjana
 

A Mitjaneta se llega a pie por un sendero litoral bien marcado que sale del fondo de la cala Mitjana



Las turquesas aguas de Mitjaneta.



 Mitjaneta es una caleta de dimensiones pequeñas un poco más resguardada que la anterior, ya que no tiene salida directa a mar abierto, sino que está orientada el este. Aún así, la playa que se forma es de dimensiones minúsculas (sólo unos dos metros de anchura) e incluso no es raro encontrarla sin nada de arena, sobre todo después de un temporal de sur.



Panorámica desde Mitjaneta.



Continuamos nuestro recorrido en busca de la Cala Trebalúger. Para ello  regresamos a Mitjana y tomamos un sendero que sale y asciende en dirección este siguiendo en un principio la linea litoral.  Desde un promontorio tenemos unas vistas espectaculares sobre Mitjana y Mitjaneta.





Las aguas turquesas nos maravillan.



A partir de Mitjana la linea de costa se vuelve muy abrupta como vemos en la foto, el sendero  deja la costa entrando en terrenos boscosos y algunos campos de cultivo. Se tiene que salvar un desnivel de 60 metros para volver a bajar casi a nivel de mar, en el barranc de Trebalúger.



Alcanzamos la Cala Trebalúger totalmente virgen y con unas dunas muy bien conservadas.



Al distar una hora de cualquier acceso rodado la hace una cala con menor afluencia de gente, por lo que en épocas de afluencia masiva a  las calas de Menorca puede ser una buena opción.




Apenas 150 metros de playa y una arena blanca y fina, hacen de esta cala un lugar completamente paradisiaco.




Aquí el menda disfrutando como un verderón... que todo no va a ser montaña.



Tras un largo rato disfrutando de este apacible rincón y ya cerca del atardecer nos disponemos a visitar las calas más alejadas de esta zona: Fustam y Escorxada. Así que seguimos por el sendero litoral en dirección este, despidiendonos de la Cala Trebaluger.


Desde un punto elevado vemos sus aguas turquesa y sus arenas blancas.  En lugar es increíble.



Una panorámica desde otro punto aún más alto.



Y a los pocos minutos alcanzamos la minúscula Cala Fustam.  rodeada por un manto de vegetación que llega hasta el pequeño arenal, originado por un entrante de mar que se abre paso entre acantilados de media altura que resguardan la playa del viento y moderan el oleaje incluso durante los meses estivales.



Como cabría esperar del litoral sur menorquín, las aguas que bañan el arenal se distinguen por su elevada pureza y por las tonalidades turquesa que adoptan, convirtiendo un simple baño en un verdadero placer.  Además la lejanía en su acceso la hacen muy poco visitada, un lujo para los meses de verano donde en otras calas hay saturación de bañistas.





Y ya damos vista a la playa más alejada del día.  Son casi seis kilómetros de distancia de cualquier punto rodado, por lo que la afluencia es mínima.   Sus aguas también turquesas.



Llegamos a última hora de la tarde y ya el sol estaba muy bajo y además soplaba bastante viento así que apenas disfrutamos de ella, quizá quede para otro año el poder estar más rato y pegarse un chapuzón en esta tranquila playa.







lunes, 17 de junio de 2019

PEÑA UBIÑA Y SENDA DE LAS MERINAS

PEÑA UBIÑA Y SENDA DE LAS MERINAS


Nota:  Para hacer este recorrido utilizamos dos vehículos, dejando uno en Tuiza y el otro en las proximidadades del Puerto de la Cubilla.  

DATOS DEL RECORRIDO

  • Inicio: Proximidades del Puerto de la Cubilla (Lena - Asturias)
  • Fin: Tuiza de Arriba (Lena - Asturias)
  • Fecha de realización de la ruta: Junio 2019
  • Tiempo total:   8 horas  (Incluidas paradas) 
  • Distancia total:  12 kilómetros
  • Desnivel acumulado de subida:  1.000 metros.
  • Desnivel acumulado de bajada:  1.450 metros
  • Altura máxima: 2.414 m. (Peña Ubiña)
  • Altura mínima: 1.200 m. (Tuiza de Arriba)
  • Recorrido: Puerto la Cubilla-->Vega Candioches--Valle Retuerto--;PEÑA UBIÑA--;Collao Terreos--;Senda las Merinas--;Valle Covarrubia--;Refugio del Meicín--;Tuiza de Arriba.
  • ¿Recomendable para niños?: Se puede hacer dos excursiones muy recomendables con niño que discurren por parte de este recorrido:
    • La primera un paseo desde el Refugio de la Casa Mieres hasta el Valle de Retuerto hasta la misma base de Peña Ubiña.
    • La segunda saliendo de Tuiza de Arriba acercarse hasta el Refugio del Meicín.
  • Dificultad del recorrido: MODERADA :  La ascensión a Ubiña por la vía normal no tiene dificultad alguna, apenas hay dos puntos en que hay que usar las manos y el mayor riesgo puede ser lanzar alguna piedra a quien esté por debajo nuestra, otra cosa es la canal por la que bajamos donde el peligro a lanzar piedras es muy alto y hay que tener mucho cuidado con ello.  Con respecto a la Senda las Merinas hay un solo paso algo aéreo que puede dar problemas a quien no esté acostumbrado a ese terreno.  Precaución también en caso de niebla con el tramo entre el collado a los pies del Cueto las Cabras hasta enlazar con el sendero que baja por el Valle de Covarrubias.

TRAMO 1: PTO CUBILLA - CUMBRE DE PEÑA UBIÑA




Dejamos el vehículo prácticamente en la última recta antes de llegar al Puerto de la Cubilla, en la zona conocida como El Picón. 

Justo antes del pedrero que cae de Peña Vera parte a nuestra derecha el antiguo camino que desde la actual carretera asciende por la derecha de Peña Vera, con dirección a la Vega de Candioches, salvamos un pequeño desnivel antes de abandonar las preciosas vistas sobre las cumbres de la Almagrera la Mesa y la Tesa, así como las últimas rampas de este precioso Puerto de la Cubilla.





Las vistas cambian totalmente y tenemos ante nosotros la amplia vega de Candioches.  Con las impresionantes siluetas de la Pequeña y Grande Ubiña así como la Peña Cerreos.  Hemos de cruzar la vega Cadioches en dirección oeste hasta su parte más baja, zona conocida como Los Ollones donde nos uniremos con el camino que viene de Casa Mieres.





Esta foto nos muestra la exuberancia y amplitud de esta vega de Candioches.
 Candioches es uno de los siete puertos de montaña radicados en el término de San Emiliano, de León, que en el año 1925 adquirió el Ayuntamiento de Mieres a la Fundación Sierra-Pambley por un monto de 20.000 reales.





En los Ollones tenemos la opción de tomar una pista que asciende a mano derecha (Norte) o ascender por un estrecho paso por zona caliza  conocido como El Estrecho.



 Según ascendemos en busca de este paso, podemos ver en su totalidad la preciosa Vega de Cadioches




 Ascendiendo El Estrecho donde incluso es preciso usar las manos.



 Superado el escalón calizo del Estrecho se abre ante nosotros la mullida alfombra de la hermosa vega de Retuerto, realzada con la imagen fascinante de Peña Ubiña.



 Recorremos la Vega Retuerto en toda su longitud.



 Comenzamos a ascender en busca de las faldas de Peña Ubiña.



 Nos dirigiremos con tendencia a la izquierda hasta alcanzar el Collado Ronzón (1.930 m.), realmente subiremos a la collada superior, separada de Ronzón por la pequeña cumbre de la Carba. Aquí comienzan las duras rampas herbosas de Ubiña



Alcanzamos el collado superior por encima de la cumbre de la Carba.
   Aquí tomamos el marcado camino que zigzaguea por la pendiente herbosa de la parte baja de la cumbre.



 A nuestras espaldas su hermana la pequeña.



 Pronto llegamos a zona rocosa, el sendero está muy marcado por el trasiego habitual de montañeros.



 Las vistas son de infarto.



  multitud de jitos que nos marcan aún más el ascenso.  Las vistas según ganamos altura son cada vez más impresionantes.



 En la parte final alcanzamos la zona de cresta, disminuyendo el desnivel de la ascensión y alcanzando las vistas su punto culminante.



 Avanzamos un buen tramo por la cresta, que es amplia y sin patio.



 Ya tenemos la cumbre al alcance.



 A pesar de estar a mediados de junio, ha caído una reciente nevada.  A los pocos días volvió a cubrir entero el macizo.



 CUMBRE DE PEÑA UBIÑA (2.411 M.)



 Vistas hacia el sureste, con el valle de Retuerto por donde hemos ascendido, entre las cumbres de Peña Cerreo a la izquierda y Ubiña la Pequeña a la derecha.



 A nuestros pies la vega de Meicín y el valle que desciende a Tuiza de Arriba (por donde realizaremos el descenso). A la izquierda de Tuiza  vemos las cumbres del Siegalavá y el Tapinón.




 Hacia el norte la impresionante cresta que une Ubiña con Los Fontanes, pasando por la Puerta del Arco, Los Castillines, El Siete, el Crestón del Pasu Malu y finalmente los Fontanes.



 Panorámica de las espectaculares vistas hacia el norte.







  TRAMO 2.  UBIÑA - TERREOS - SENDA LAS MERINAS - TUIZA 



 El descenso no lo haremos por la vía normal, sino que tomaremos el descenso directo por la cara este , a través de una canal que desciende directamente a la Collada Terreros.  El desnivel es muy pronunciado y con un terreno muy descompuesto y de abundante grava que nos hace tener que bajar muy concentrados para evitar un peligroso resbalón.



 Llegamos al punto donde la canal forma un estrecho embudo, lugar muy peligroso por el posible lanzamiento de piedras de las personas que estén ascendiendo o descendiendo por encima nuestra.  Mucho ojo  a este tramo.



 Una vez fuera del peligroso embudo, podemos ver el fuerte desnivel por el que hemos descendido.



 Ya por terreno más llevadero y con rastro de sendero, descendemos los muchos metros que aún nos restan para alcanzar la collada Terreros.



Alcanzamos la Collada Terreros (1.886 M.) divisoria entre Asturias y León, y por donde bajaríamos por el camino normal al Meicín y Tuiza.  Aquí vemos el valle alto de Tuiza



Desde Terreos vamos a tomar la denominada "Senda de las Merinas", cuyo nombre viene dado por el paso de estas ovejas en busca de pastos.  Sin embargo creo que este topónimo es erróneo en el tramo que vamos a recorrer ahora, ya que por este tramo de "senda" no se llega a ningún pasto, y para confirmar dicho error, estuvimos hablando con un paisano de Tuiza de 85 años de edad, el cual nos dijo que la senda de las Merinas si llegaba hasta Terreos, pero que desde aquí  ninguna oveja recorrió las abruptas faldas de Peña Ubiña  por donde discurre esta denominada "senda de las Merinas".



El arranque viene bien marcado por jitos que nos llevan hasta este pedrero.  En este punto desaparecen los jitos (seguramente por alguna avalancha invernal).  Como referencia importante hemos de dirigirnos a la parte superior de una pequeña peña triangular que emerge en medio del pedrero.



A partir de aquí la senda viene señalizada con numerosas marcas de pintura amarilla.  Estas nos llevan al tramo más aéreo de esta senda.  Esta espectacular traviesa es técnicamente muy sencilla, pero es un paso bastante aéreo y no permite ningún tropiezo.





Aquí os dejo unas fotos de otra ocasión que pasamos sin niebla para que veáis lo espectacular del paso.



Al girar el canto después del tramo aéreo tenemos el único paso de trepada de esta senda.  Es sencillo y menos expuesto que la traviesa anterior



Dejando atrás el canto por donde discurre este espectacular paso.



A PARTIR DE AQUÍ NOS ENGULLE TOTALMENTE LA NIEBLA, y ojo porque no es una zona muy recomendable para meterse con ella.   No obstante os dejo el recorrido con fotos de otra ocasión que lo realizamos cuando hicimos la ascensión a los Castillines....

La senda asciende hacia una gran laja y por ella alcanzamos el marcado hombro donde arranca el espolón nororiental de Peña Ubiña.



La senda gira en dirección noroeste y se adentra en un mundo calizo donde vemos parte de las cumbres de este macizo de Ubiña




Hemos de llegar a un collado situado a la izquierda del Cuetu Les Cabres, recorriendo un inmenso pedrero que se desprende de los verticales paredones de la cara norte de la Ubiña.



Este tramo sencillo, y sin embargo con la niebla y neveros bastante inclinados nos hicieron tener que poner mucho cuidado.





A partir de aquí seguiremos un tramo algo complicado con niebla que son los Xoyus la Cabra, zona donde desaparece el sendero y hay que seguir los jitos que con la niebla y los neveros se hacen una tarea difícil. 





Siempre dejando los paredones de los Castillines a nuestra izquierda y manteniendo un recorrido más o menos horizontal, hemos de llegar a la cabecera del valle de Covarrubias, donde enlazamos con un buen sendero que nos desciende sin pérdida alguna hasta el Meicín.



Bajando por el Valle de Covarrubia.



Desde aquí por terreno sencillo pasamos por el Meicín y bajamos a Tuiza de Arriba todo el tiempo engullidos por la niebla.