viernes, 27 de abril de 2018

PEÑA MAÍN POR EL SEDO DEL ARRUDO

PEÑA MAIN POR EL SEDO DEL ARRUDO DESDE PANDÉBANO


 DISTANCIA TOTAL 10 KILÓMETROS 
DESNIVEL ACUMULADO:  800 METROS



NOTA: El sedo del Arrudo tiene una pequeña trepada de grado I+ o grado II- a lo sumo.

Peña Maín es una zona complicada para caminar y orientarse debidamente.
Las sendas que comunicaban unas majadas con otras se han ido difuminando con el paso del tiempo.
El terreno es bastante caótico por la constante aparición de formaciones cársticas que obligan al rodeo por la peligrosidad de sus grietas. 
Con niebla se convierte en el paraje ideal para desorientarse.



MAPA DEL RECORRIDO



Dejamos el vehículo al final de la pista que desde las Vegas de Sotres sube hasta las proximidades de la Collada Pandébano (a día de hoy permitido el paso de cualquier vehículo), concretamente unos pocos metros por encima de la majada de la Roble donde tenemos incluso un pequeño aparcamiento habilitado (1.120 m.)
Dejamos la pista a la derecha siguiendo las marcas del G.R.202  "Ruta de la Reconquista" en busca de la collada Pandebano. 



Pasamos a los pocos minutos por las cabañas de Canero (1.270 m.)



Muy próximas a la collada Pandébano.




Alcanzando la Collada Pandébano (1.220 m.)



Desde Pandebano tenemos dos opciones:
 o ir a media ladera pegados a las paredes de la Sierra de Maín 
o descender por el sendero que baja a Bulnes siguiendo las marcas del G.R., pasando por la majada de Entremosquines para luego abandonarlo y subir a la derecha hasta el collado y majada de la Jabariega (1.160 m.)  (opción flecha roja)

Nosotros elegimos la opción "más complicada" y fuimos a media ladera (puntos amarillos). Al poco de dejar la Collada Pandébano pasamos junto a la solitaria y privilegiada cabaña de Mata Redonda (1.235 m.)



   Atrás va quedando Pandébano.



Si hubieramos tomado la opción de ir por el sendero inferior, desde la Jabariega (parte inferior izquierda de la foto) nos arrimaríamos a las paredes de Maín donde nosotros llegamos también al seguir la opción de ir a media ladera. 
En la foto os marco el lugar por donde el denominado Sedo del Arrudo salva la vertical vertiente sur de la sierra de Peña Maín.




Ya arrimados a las caídas sureñas de Peña Maín. Lo haremos por una traviesa que acomete los escabrosos contrafuertes inferiores de la peña, según nos acercamos a esta, vemos de forma más clara por donde hemos de superar el paso rocoso




Ya introducidos en la travesía que aunque es algo aérea no representa ninguna dificultad reseñable.





 Se trata como podéis ver de un tramo muy espectacular.



Lo que parecía, visto desde lejos, el paso más evidente para llegar a la zona superior, resulta ser una llambria nada recomendable.
 Para llegar al paso del Arrudo hemos de rodear la peña por la izquierda. Este pequeño paso hay que usar algo las manos.



 Doblamos la peña y llegamos a una pequeña horcada que parece no tener salida. 


 


Desde ella tenemos unas vistas espectaculares.




Pero junto a la peña, una vertical grieta de unos tres metros, armada en su inicio con un estudiado y asentado amontonamiento de piedras, asemejando peldaños, obliga a una corta trepada de grado I+ Estamos en el sedo del Arrudo , su topónimo da referencia a los sistemas de avance por paredes que utilizaban los pastores para progresar por las peñas, y que llamaban "arrudos" consistentes en un palo con peldaños clavados en el eje de este. Con el tiempo este material perecedero se fue perdiendo, quedando solo el nombre que lo define.



La roca es buena y los agarres también, no obstante la considerable caída que cuelga sobre la majada de Arnandes puede agarrotar a los menos sueltos en estos terrenos verticales. 






Tras la corta trepada, salimos a la plataforma superior de estos cortados que circundan la Sierra Maín por su cara sur (1.230 m.), que iremos dejando atrás.





Seguiremos el difuminado sendero marcado con jitos que en dirección noroeste (NO) nos llevan hacia el Jaedo del Monte Joscuro 



Durante la mayor parte del recorrido tendremos unas vistas increibles sobre el Urriello.



El Jaedo del Monte Joscuru se asienta en una marcada vaguada por cuyo centro subimos.



Atravesaremos el "jaedo" en una zona de difícil orientación, ya que el sendero se puede perder con facilidad  y la orografía de esta sierra con pequeños jous y sin cumbres visibles que nos permitan tener un punto de referencia hace que no sea fácil saber la dirección a tomar.



Nuevamente seguiremos girando ligeramente a nuestra derecha hasta tomar dirección (NE). Finalmente abandonamos el hayedo y accedemos a una hondonada en la que observamos un tramo muriado del antiguo sendero.



Seguimos ascendiendo en dirección norte dejando atrás la clara hondonada y más atrás aún las ultimas "jayas" de Monte Joscuro.



Al terminar su ascensión nos deposita en la bella majada de Argandobín (1.440 m.) Sorprende el tamaño de sus cabañas, por encontrarse en un rincón tan apartado de Peña Maín y con tan difícil acceso.



La posición   de esta majada  la convierte en un mirador privilegiado de Los Urrieles. Goza de una de las perspectivas más hermosas del Picu Urriellu.



Tenemos otro tramo complicado de orientación que nos lleva a la majada Jucarrera (existe un sendero que sale de la majada pero con la nieve no dimos con el) 
Nosotros salimos de Argandobín por el extremo norte de la majada, atravesamos primero un pequeño jou...


y cuando entramos en el siguiente jou de mayor tamaño giramos a nuestra derecha, para ascender  (dirección este) en busca del Jorcáu de Ardueña.


En la ascensión miramos hacia Argandobín y vemos la complicada orografía de este tramo que recorremos (una autentica pesadilla en caso de niebla)



Linea de puntos mostrando el recorrido desde Argandobín.



Alcanzando el Jorcáu de Ardueña (1.500 m.)



Unos pocos metros al este del jorcau se encuentra otra recóndita majada, situada en un pequeño jou, se trata de la Majada Jucarrera  (1.500 m.) en la falda Oeste de la Cabeza Jucarrera.



En la majada volvemos a girar en dirección norte. Ascendemos suavemente a una collada que hay por encima de la majada, donde comenzamos a divisar la vertiente norte de la Sierra. Tras ello descendemos por esta vertiente a través de una pequeña vaguada



Tras ella el descenso se hace más vertiginoso a través de una cuenye, el sendero muy marcado va girando hacia la derecha atravesando la Muesca La Jorada (1440 m) fácilmente reconocible por hallarse junto a ella una antena.




 Desde este punto os muestro el camino que, pasando por la fuente Ardueña, llevaremos hasta la Majada las Pozas,  desde la que subiremos al punto culminante de esta sierra: El Cabeza Quemada



Desde La Jorada seguimos el flanqueo de la Cabeza Jucarrera (1.569 m) travesía, por el pasillo natural que se forma entre los lindes del bosque y la peña de la Cabeza Jucarrera (que ahora se pasa a flanquear). 

 Hemos de descender en busca de una marcada vaguada (Valle de Ardueña), tras cruzar la vaguada un corto ascenso nos llevará a la fuente Ardueña (1.410 m.) donde aprovechamos para llenar nuestras cantimploras



Desde la fuente seguimos el sendero que asciende ligeramente en dirección este (E) en busca de la majada Las Pozas.
 Desde la majada (en nuestro caso no llegamos a ella) ascendemos hacia la cumbrera de la sierra.



Ya estamos en la zona alta de la sierra, donde sin niebla es fácil orientarse hacia la cumbre muy visible, además de por ser la más alta de la sierra, por su vértice geodésico.





Cumbre de la Cabeza Quemada que, con sus 1.609 m., es la máxima altura de la sierra de Maín, y como toda esta sierra, un fantástico mirador de Los Urrieles.



Muy buenas vistas también sobre el Macizo de Ándara.



Dejamos la cumbre y seguimos hacia el este en busca de Cabeza la Mesa (1596 m), segunda más alta de Maín



Muy visible por su llamativo jito en la cumbre.



Aún mejores vistas sobre el Macizo Oriental o de Andara.





La cercana Cabeza Quemada.



Vamos a regresar nuevamente a Pándebano directamente por la vertiente sur, y estamos ante otro tramo con difícil orientación.

Primero descendemos por la vertiente sur del Cabeza Mesa, no dimos bien con la bajada y tuvimos que destrepar unas llambrias , pero en general muy sencillas.



Vista atrás del descenso que hicimos del Cabeza la Mesa



Conseguimos dar con un sendero marcado con jitos que pronto se separa en dos, cada uno hacia una vaguada. Nosotros tomamos el de la derecha.



Siguiendo senderos del ganado, estos nos dirigen a una amplia vega donde encontramos una fuente.  Se trata de la Vega Arriba de Groseda



Por encima del abrevadero que hay en el fondo de la vega, encontramos el manantial que en verano es el único que tiene agua ya que la fuente apenas echa unas gotas.



Fuente abrevadero de la Vega de Arriba de Groseda (1.430 m.)



El sendero continúa en dirección sur adentrándose en un tramo predominantemente calizo hasta alcanzar una collada que nos permite dar vista a la majada de Groseda.



Un marcado camino con una pequeña armadura nos desciende hasta sus cabañas.



La primera de las cabañas de la majada de Groseda (1.410 m.) se encuentra aún en perfecto estado, destacando un gran trabajo de cantería en su construcción.



Pasamos junto a otras caañas que ya han sufrido el paso del tiempo y el abandono.



Descendemos hacia la parte inferior de la majada donde se encuentran  las praderías que forman la Vega de Abajo de Groseda (1350 m.)y donde encontramos un llamativo corro.




Aquí hemos de prestar atención a tomar bien el sendero que parte de la majada, si hasta ahora hemos descendido desde lo alto de la sierra en dirección sur, aquí hemos de girar ligeramente a nuestra izquierda para proseguir direcciòn este-sureste.  El sendero (con algún jito y marcas rojas)  pasa por el collado Aceu y deja a la derecha la pequeña cumbre homónima.



Seguimos en ligero descenso.  Atravesamos el Torial del Acéu 



Descendemos por los jous de Caneru, aunque se trata de una zona complicada de orientarse el sendero algo perfilado y las pinturas rojas nos ayudan a no perder el sendero. En un pequeño jou, donde surge un pequeño manantial, el sendero gira a la derecha en busca de una pequeña collada que nos permite devolar hacia las paredes sur de la sierra que caen hacia la collada Pandébano.



En la horcada  el sendero gira a la derecha haciendo una corta travesía en ligero ascenso.




Tras superar este corto ascenso ya aparece ante nosotros la canal correcta para bajar




el sendero desciende bruscamente trazando numerosas zetas



Alcanzando el G.R.  justo a la altura de las Cabañas de Canero.
En la foto vemos el último tramo de descenso.





Desde las cabañas de Canero ya tenemos la pista  y el vehículo a unos pocos metros.