miércoles, 15 de septiembre de 2010

Comarca de la Vera (Caceres)

GARGANTA LA OLLA

Garganta la Olla por su situación, los edificios y barrios populares de gran interés que conserva –de los siglos XVI al XVIII-, es uno de los pueblos que no hay que perderse en una visita a La Vera, ha sido declarado Conjunto Histórico-artístico en 1982.
Es recomendable aparcar el coche a las afueras, y perderse caminando tranquilamente por sus estrechas callejuelas
Iniciamos el paseo por la calle del Chorrillo, y nos encontramos con la famosa Casa de las Muñecas
Se utilizaba, en la época de Carlos V, como prostíbulo, de ahí el color azul de la fachada, para distinguirlo del resto de edificios, y de ahí la muñeca tallada en el arco de la puerta.
Antiguamente existía una pequeña ventana al lado de la puerta, para que los caballeros que se acercaban, pudieran admirar "las mozas" sin necesidad de desmontar del caballo.



En la localidad de Garganta es fácil observar los balcones típicos, no solo del pueblo, sino de toda la comarca. Se trata de soportales o balcones sostenidos por columnas de madera



Seguimos nuestro paseo según el recorrido indicado, llegamos al barrio de la Huerta, conjunto de casas serranas con soportales y entramado de madera con ladrillo o adobe. Lastima de los coches aparcados bajo los soportales, que quitan atractivo al conjunto.
Llama poderosamente la atención las numerosas sabanas, mantas, bordados que colgaban por todo el pueblo.
Se trata de la fiesta de Corpus Christi, durante este día, todas las viviendas y calles por donde pasa la procesión del Corpus se engalanan con flores y macetas; los balcones con colchas y mantones; el suelo con una alfombra de flores, hinojos y juncias







No hay que dejar de ver la Casa de la Peña. Es el símbolo del pueblo, curiosa edificación que sustenta parte de su entramado con un poste que tiene por base una roca natural situada en medio de la calle.





Otro edificio destacado de Garganta es la iglesia de San Lorenzo
iglesia del siglo XVI situada en la parte más alta del pueblo, declarada de Interés Cultural. Posee uno de los pocos órganos barrocos que existen en España. Su edificio principal lleva adosado una torre de 30 m de altura. Se dice que la cruz-puente que tiene en la azotea fue colocada en memoria de las víctimas de la Serrana de la Vera.



Tomamos la carretera que sube al cercano Monasterio de Yuste, antes de llegar al monasterio nos encontramos con un buen mirador sobre el pueblo de Garganta y los montes que lo rodean.
Existe en este mirador una estatua de la "Serrana de la Vera"
Cuenta la leyenda que era una moza de buena familia, cuyo novio la dejó después de conseguir sus favores, por lo cual ella se echó al monte y se dedicó a conquistar hombres, que se llevaba a su casa, les daba de comer, se los beneficiaba y luego los mataba. Tenía la casa llena de calaveras. Se cargó, parece ser, a bastantes incautos, hasta que un pastor logró escapar y contar la historia.



MONASTERIO DE YUSTE

En un bonito bosque de robles, encontramos el Monasterio Jerónimo. Al parecer, el monarca Carlos I se sintió atraído por su paisaje y su quietud, una vez que hubo abdicado del gobierno del imperio, se trasladó hacia este lugar.
Aquí pasó los dos últimos años de su vida, achacoso y enfermo de asma y gota. Cruzó el puerto de Tornavacas en silla de mano y pasó 3 meses en el Castillo del Conde de Oropesa en Jarandilla, esperando a que finalizaran las obras de acondicionamiento que se hacían en el Monasterio. Cansado de esperar se instaló en él en Febrero de 1557, donde permaneció hasta su muerte en Septiembre de 1558



El Monasterio sigue habitado por los monjes, aunque fue destruido en la guerra de la independencia y, más tarde, expulsados por la desamortización; el Monasterio fue puesto en pública subasta, iniciándose una época de abandono y deterioro del edificio.

En 1949, la Dirección General de Bellas Artes inició la reconstrucción del monasterio, procurando respetar al máximo el diseño y los proyectos originales.



La visita interior se reduce a la Iglesia con algunas reproducciones de cuadros de Tiziano, los originales en el Prado. En el recorrido se aprecian parcialmente los dos grandes y bellos claustros del Monasterio, aunque no se pueden visitar y las 4 sencillas salas que Carlos V se hizo construir a modo de vivienda.
Por último se accede a la cripta, situada bajo el altar, para ver la escenificación y reproducción de los documentos en los que ordenaba como debía ser enterrado, sin embargo nunca llegó a ocupar el lugar que dejo preparado, estuvo unos años enterrado detrás del altar mayor hasta que Felipe II ordeno su traslado al Panteón Real del Monasterio del Escorial.

Un detalle de los jardines y estanque que lo circundan.







EL CEMENTERIO ALEMAN

Situado entre el Monasterio de Yuste y el pueblo de Cuacos de Yuste se encuentra un curioso lugar.

Este se constituye a partir de 1980 como consecuencia del respeto y homenaje al pueblo Alemán y a sus víctimas y para reunir en un solo cementerio los restos mortales de los soldados muertos en campaña, en las dos Guerras Mundiales, que estaban dispersos por toda la geografía española e insular. Fue posible este hecho debido a las relaciones entre ambos gobiernos y la colaboración del ayto de Cuacos de Yuste. Contiene 26 soldados de la primera guerra mundial y 154 de la segunda, en total 180 soldados.





CUACOS DE YUSTE

Este pueblo conserva un casco histórico –declarado monumento histórico-artístico- que merece la pena visitar.
Comenzamos la visita por la Plaza Mayor.
En la foto vemos la calle que da entrada a dicha plaza, con sus característicos soportales.



Estamos en la Plaza de España donde destacan los soportales típicos en madera viva, con columnas redondas, de las cuales las más bellas son de uno de los claustros del monasterio, ya que se trajeron al pueblo cuando la desamortización. Destacan las solanas corridas (típicos corredores o terrazas)

La fuente fue construida en 1874.






Callejeamos por Cuacos hasta dar con uno de los lugares más bonitos del pueblo, la plaza de la Fuente de los Chorros, plazuela con mucho encanto, rodeada de casas típicas de La Vera decoradas con flores.
La plaza posee una fuente del mismo nombre, que data de finales del siglo XV y principios del XVI.



Las hendiduras que presenta la fuente son la huella de siglos de servir como apoyo a los cántaros de agua.






Un poco más adelante la Plaza de Don Juan de Austria.
Esta plaza se ha reconstruido de forma parecida a un corral de comedias. Las edificaciones del centro son antiguos secaderos de pimientos. Éstos antiguamente estaban dentro de las casas, excepto la gente pudiente que los tenía apartados



En esta plaza se encuentra la casa donde pasó su infancia Jeromín –Juan de Austria-, hijo
ilegítimo de Carlos V y de Bárbara Blomberg
El Emperador decidió que se educara en España y su mayordomo -Luis de Quijada- recibió el encargo, a cambio de 50 ducados anuales. Cuando se traslado a Yuste ordenó que lo trajeran para conocerlo y la familia se instaló en una de las casas de este pueblo. Felipe II, siguiendo las instrucciones del testamento de su padre, lo reconoció como miembro de la Casa Real y le dio el nuevo nombre de Juan de Austria. Con vocación militar demostraría sus grandes dotes con la histórica victoria de la batalla de Lepanto.



Los antiguos secaderos de pimiento están construidos sobre una gran peña, que en su parte baja tiene adosada la fuente de la Higuera, donde crece un ejemplar solitario que arraigó, de forma natural, sobre la peña.




Como muchos de los pueblos de esta comarca de la Vera en los alrededores de Cuacos existen gargantas con zonas inmejorables para el baño.
Nosotros fuimos a la garganta de Pedro Chate, o también llamado "el lago de Jaraíz" situada entre Cuacos y Jaraiz de la Vera.




PASARON DE LA VERA

Pasarón de la Vera es uno de los pueblos mejor conservados de la Comarca. Está declarado Conjunto de Interés Histórico Artístico

Casa de Don Luis Prieto (S. XVII)
Destaca su fachada de sillería bien labrada, su puerta adintelada con elegantes molduras. En la parte superior de su portada, aparece un escudo habilmente labrado que no deja lugar a dudas sobre la profesión marina de su propietario.



Iglesia del Salvador
Edificada en el siglo XV es la iglesia más armoniosa y mejor cuidada de la Vera, con un magnífico retablo central.
Dispone de una torre que se encuentra separada de la iglesia por una calle estrecha que en tiempos pasados debió utilizarse como fortaleza y vigía.



Destaca en especial el Palacio de los Manrique de Lara palacio renacentista que se ha conservado hasta nuestros días. Es privado por lo que no se puede visitar. Llama la atención por sus chimeneas, su balconada al sur en arcos peraltados y la diversidad de escudos alusivos a las distintas familias nobles que se sucedieron. Su fachada principal se convierte en tres niveles aprovechando el desnivel del mediodía. Preciosos balcones y una galería arcada dan gran vistosidad a tres de sus muros. En su tejado cinco peculiares, bellas y enormes chimeneas, rematan el palacio

En la foto podemos ver la Balconada sur del Palacio de los Manrique de Lara



El calor aprieta y aprovechamos a refrescarnos en la fuente situada en la plaza que mira a esta balconada sur



Seguimos callejeando por sus bonitas calles



Hasta llegar a la Plaza del ayuntamiento






No hay comentarios :