lunes, 9 de septiembre de 2013

VERDILLUENGA,T.CABRONES Y P.GREGORIANA DESDE EL LAGO ERCINA

VERDILLUENGA - PUNTA GREGORIANA Y TORRE DE LOS CABRONES

Distancia: 20 Km 
Desnivel acumulado: 1.400 m

NOTA:  Se trata de un terreno clásico de esta zona del Cornión donde atravesamos zonas de orografía complicada para orientarse con numerosos jous y llambrias.  Hay que prestar atención a dos tramos en especial.  El primero, sobretodo si hay niebla, es el que discurre entre la majada de Toyeyu y la vega de Aliseda donde la ausencia de senderos se suple con la existencia de numerosos jitos.
El segundo y para mi el más delicado es el descenso desde las proximidades de la Torre de los Cabrones hasta el Canalón del Conjurtao.  Terreno donde no solo no existen senderos, sino que tan siquiera hemos visto jitos y esto unido a que es un terreno muy caótico y a la importancia de encontrar la entrada del Canalón del Conjurtado ya que de otra forma nos complicariamos mucho el avance.
Luego decir que la subida a la Verdilluenga tiene algún paso de trepada sencillo, catalogado como de (f+)

 El vehículo lo dejaremos en el aparcamiento del lago Ercina desde donde tenemos estas vistas sobre el Macizo del Cornión.




TRAMO 1. LAGO ERCINA - VEGA DE ALISEDA




Bordeamos el lago La Ercina por la derecha, arrimados a la peña el Mosquital, y recorremos el pequeño cierre de contención que lo limita por el Sur
 


Ascendemos la pequeña rampa de la Canaleta dejando atrás el lago Ercina




Tras el corto repecho alcanzamos Majada de la Canaleta (1.160 m.), pequeña y escondida vega con cabaña bien conservada 



Superada la vega tomamos un sendero en sentido SE que asciende al lado de la riega el Texu, el sendero conserva a tramos parte del bonito empedrado original.
Llegamos a una de las majada más bonitas, para mi gusto... La Vega L'Paré (1.300 m.)



Una foto hacia la vertical peña o "paré" que da nombre a la majada y vega y junto al que se encuentran los restos de las cabañas.



Por terreno prácticamente llano cruzamos la vega L`Paré y a continuación entramos en una vega aún más amplia.  La vega de las Tremas cuya pradería está totalmente encharcada (y eso que estamos en verano) y que hemos de evitar rodeándola por su lado derecho.



En Tremas giramos a nuestra derecha 90 grados para ascender en dirección suroeste, por sendero bien marcado hasta alcanzar la majada Toyeyu  (1.350 m.) con varias cabañas en buen estado.



A partir del Toyeyu el camino ya no se encuentra marcado, entrando en terreno calizo donde hay que fijarse bien en los numerosos jitos que pueblan este recorrido.  Empieza un terreno que con niebla puede ser complicado.




Seguimos remontando hacia el Sur, y pasamos por la Fuente Espines, apenas unas gotas caen de su caño.
Llegamos a la Camperona (1.600 m.) unos metros por debajo de ella encontramos una fuente que al igual que la de Espines apenas suelta unas gotas de su caño.
 

Tras superar la Camperona el terreno ya es totalmente calizo y más caótico, nos adentramos en los jous del Carbanal que los recorreremos con una marcada dirección sureste.



Siguiendo con atención los jitos  ascendemos ligeramente hasta un pequeño collado (1.780 m.) desde el que tenemos estas vistas.  A la izquierda intuimos el lugar donde se encuentra la vega de Aliseda, hacia donde nos dirigimos y asentada a los pies de la Verdilluenga, primera de las cumbres que ascenderemos hoy.



Llegamos a la vega de Aliseda escondida a los pies de la Verdilluenga.  Desde aquí podemos ver la subida hasta la Verdilluenga que la atacaremos por su derecha (oeste) llegando hasta las proximidades del collao Los Tiros y atacar desde aquí la cara oeste del pico.



En la vega de Aliseda (1.760 m.) encontramos esta fuente que como todas las que hemos encontrado por el camino está sin agua. 



La vega de Aliseda es un oasis de pradería rodeado de un laberinto de caliza.




TRAMO 2: ALISEDA -PICOS VERDILLUENGA,P.GREGORIANA Y T.CABRONES - JOU DE LOS DESVIOS



Acometemos la ascensión con ligera tendencia a la derecha en busca del Collau los Tiros atravesando la zona conocida como las Llombas de Aliseda siguiendo los numerosos jitos.



Nos encontramos con algún tramo de jous y llambria que se supera con facilidad.



Muy cerca del collau Los Tiros vemos la cara norte de la Punta Gregoriana a cuya cima ascenderemos con posterioridad. No hace falta subir al  collao los Tiros que es el más próximo a la Punta Gregoriana sino que lo haremos a otro collado situado más al este, al pie de la Verdilluenga.



El último trecho de subida al collado se hace por una ladera herbosa muy pindia que hace muy duro el último tramo de ascensión.



Alcanzamos el mencionado collado (2.070 m.) en la vertiente sur vemos el Joon y el arranque de la canal de la Jerrera por la que podríamos descender hasta Caín.



Ya solo nos restan poco más de 50 metros de desnivel para alcanzar la cumbre de la Verdelluenga, hemos de superar una pequeña trepada (f+) que no entraña ninguna dificultad.



Cumbre de la Verdelluenga o Verdilluenga (2.130 m.) y techo del concejo de Onís.



Vistas hacia el este desde su cumbre.



Vistas hacia el oeste, desde aquí vemos la Torre de los Cabrones o Peñablanca última cumbre que haremos hoy y hacia la que nos dirigimos.  Para ello descenderemos nuevamente al collado y por la cresta en dirección oeste llegaremos al collao Los Tiros.



Entretenida crestería en busca del collao los Tiros



En el collao Los Tiros (2.082 m.) ascendemos en busca del Jorcadino a la derecha del nevero y que alcanzaremos rodeando dicho nevero por su derecha.



Llegando al Jorcadino (2.150) vemos la gran rimaya del nevero a pesar de estar en septiembre y es que este año la nieve ha aguantado en Picos en numerosos neveros.



Desde el Jorcadino ascendemos a una cumbre secundaria (2.262 m.) antes de llegar a la Punta Gregoriana  desde que tenemos estas vistas hacia el oeste y desde donde divisamos el recorrido que hemos seguido desde que descendimos la cumbre de la Verdilluenga.



Y no podemos dejar de apartar nuestros ojos de la impresionante Robliza con su espectacular cresta que parte del collado Llambredas (algún día la subiré).



Hacia el oeste destaca la mole de PeñaSanta también podemos ver la Torre de los Cabrones que será la última cima que subiremos hoy.



Avanzamos hasta la Punta Gregoriana  denominada así por el Conde Saint-Saud en 1.906 en honor a Gregorio Pérez "el cainejo", quien le fue de gran ayuda en su trabajo de cartografiar y ascender estas montañas.



Foto de cumbre en la Punta Gregoriana (2.267 m.)



Desde su cumbre vistas hacia el norte y donde podemos ver por donde vamos a realizar el descenso buscando el canalón del Conjurtao y el valle de Resecu.



Hacia el oeste más cumbres de este imponente Macizo del Cornión.



Seguimos en dirección sur para ascender a la última cumbre del día:  La Torre de los Cabrones o Peñablanca.



Foto de cumbre en la Torre de los Cabrones (2.290 m)



Vistas muy similares a las que hemos tenido en la Punta Gregoriana aunque más espectaculares hacia el sur donde podemos ver en todo su esplendor la PeñaSanta y su cresta oriental.



Descenderemos ahora en dirección suroeste hacia el collado situado entre nosotros y la cumbre de la Torre de los Traviesos y una vez en el girar a la derecha dirección (NE) noreste.



Una vez terminado el descenso, podemos ver todo el desnivel que hemos perdido en nuestra bajada desde la Torre de los Cabrones.



La primera parte casi llana cruzando pequeños jous es muy fácil, aunque ya empezamos a observar que no hay ningún tipo de jito, muestra clara que la zona que vamos a pasar ahora no es recorrida frecuentemente por los montañeros.  Un punto clave de orientación para este tramo es a los contrafuertes de la Pica la Jorcada que dejaremos a nuestra derecha.



Bajamos por un terreno algo caótico pero de momento bastante fácil hasta que llegamos a este gran jou, se trata del Jou de los Desvios.  Vamos a rodearlo por la derecha sin descender hasta su fondo, arrimados a los contrafuertes de la Pica la Jorcada y luego como orientación hemos de aproximarnos a la base del Conjurtao, concretamente al Redondo del Conjurtao que es una minúscula cumbre situada al sur del Conjurtao.



Aunque nuestra intención era no descender demasiado hasta el fondo del Jou de los Desvios, no hubo más remedio que perder bastante altura.  Una vez perdida esta altura perdemos de vista totalmente la referencia del Conjurtao y el terreno ahora se vuelve muy caótico, y algo complicado (pero sin dificultades técnicas de trepadas o destrepadas). Un sitio que con niebla puede ser una autentica pesadilla y muy peligroso.



Si hasta el jou de los Desvios siempre descendimos en dirección sur, una vez en el jou cambiamos ligeramente el rumbo en dirección sureste para alcanzar la linea cumbrera que desde el Pico la Jorcada llega hasta el Conjurtao, de esta forma conseguimos llegar a la llamativa peña del Redondo del Conjurtao, que rodearemos por su derecha.  Al norte de la cumbre arranca el canalón del Conjurtao que es el paso indispensable para poder descender hasta los Jous del Resecu y posteriormente el valle homónimo.



En la cara este del Redondo del Conjurtao se encuentra el Cuevo Hurtado.  El Cuevo es una galería de unos 20 metros  estratégicamente situada, junto al collado que une el Canalón de Cojurtao con la Vega de Aliseda.




TRAMO 3: REDONDO DEL CONJURTAO - VALLE DE RESECU - LAGO ERCINA




Y como mencioné antes comenzamos a descender por el Canalón del Conjurtao, si os fijáis en las verticales paredes que lo limitan por el sur (izquierda), el no dar con el arranque del canalón una vez que abandonamos el jou de los Desvios, hubiera significado meternos en complicaciones.



Tras el canalón del Conjurtao nos encontramos con una zona de pequeños jous y luego se abre ante nosotros una clara canal cubierta por pedrero. Se trata de la canal de las Perdices que nos depositará en las verdes praderías de los jous de Resecu. En la vertiente contraria vemos el collado de los Afrontadorios por el que nos comunicaríamos con la vega Justillagar.



Comenzamos el descenso por el valle de Rosecu, cuyas aguas se encuentran siempre sumidas y apenas salen a la superficie durante unos pocos metros.  Entramos en las pequeñas praderías donde se encuentran los restos de la majada de Resecu Cima (1.445 m.)



En la fuente del Resecu Cima, la única de todo el día con agua.



Seguimos valle abajo casi siempre por su margen izquierda hasta que llegamos a las praderías de Rosecu Bajo (1.320 m)



A partir de Rosecu Bajo el valle se encajona y hemos de descender por la margen derecha y ganando durante un tramo algo de altura sobre el fondo del valle.



Por un terreno en el que empiezan a aparecer las primeras fayas llegamos a la majada de Les Texuques (1.190 m.) de la que solo quedan restos de las cabañas.



Nada más dejar atrás Les Texuques nos introducimos en el bonito hayedo de la Joyosa de les Texuques.



En este tramo hay que prestar mucha atención ya que el cauce del río que llevamos siguiendo tantos kilómetros se sume y desaparece por completo y si siguiéramos en una linea recta en la dirección que manteníamos, acabaremos encima de los cortados que cierran la vega del Bricial. Por ello hay un momento que tenemos que hacer un quiebro de 90 grados a nuestra izquierda y buscar un jito algo perdido en la vegetación que nos indica el comienzo de una corta canal, que es la única vía de descenso a la vega de Bricial.



Y por dicha canal alcanzamos la bonita vega del Bricial, antaño toda la vega era un gran lago, mientras que actualmente todavía se forma una laguna temporal cuando la dolina allí existente no es capaz de evacuar las aguas de una intensa lluvia o del rápido deshielo.
En el resto de días el fondo del vaso se cubre de verde hierba cuya frescura está conservada por un arroyo que discurre por su fondo.

Ascenderemos hasta la majada del Bricial donde giraremos a la derecha para tomar el sendero que nos conducirá al lago Ercina pasando por la majada y fuente de las Reblagas


2 comentarios :

Nuberu dijo...

Gracies Joni, muy guapo y bien relatao.

Carlos Sedeño dijo...

Vaya palizuca guapa que nos pegamos. Todavía tengo en mi mente (y por mucho tiempo) el recuerdo de esa bajada terrible. ¡Qué larga y qué pesada se hizo!
Pero bueno, lo pasamos bien y en buena compañía, que es lo que hace falta.
Un placer volver a compartir ruta contigo, Jonatan.