domingo, 2 de noviembre de 2014

Pico Mirueño y Múa desde el Alto la Llama

ALTO LA LLAMA - MAYÁ ESPINERES - PICO MIRUEÑU

DISTANCIA TOTAL: 16, 5 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 1.000 METROS

NOTA:  La especial orografía de esta sierra:  Muy cercana al mar pero a la vez con una considerable altitud superando los 1.000 metros hacen que sean muy numerosas las nieblas,  además suele enredarse en sus cimas rápidamente, dejando apenas tiempo para reaccionar. Esto unido a la dificultad de orientarse propia de los terrenos kársticos hacen que las posibilidades de desorientarse en esta sierra sean muy altas. 
Deciros que el descenso que hicimos desde Espineres en nuestro regreso, es un terreno más complicado con ausencia de senderos y tramos a veces cerrados por la vegetación.

TRAMO 1 ALTO LA LLAMA - MAYÁ ESPINERES




Dejado el vehículo en el aparcamiento del Alto de la Llama (420 m.) , a unos 30 m. sale con dirección  este una ancha pista de tierra.  En el tramo inicial se avanza, en suave ascenso por un bosque de abedules, castaños y robles donde hemos de cruzar una portilla metálica.   Nos vamos adentrando en una zona donde empiezan a abundar las praderías hasta llegar a un marcado collado (600 m.) donde existe un cruce de pistas.  Nosotros hemos de tomar  en fuerte ascenso el ramal de la izquierda.



La ascensión ahora es más dura y traza varias revueltas para ganar altura.  Las praderías son las protagonistas salpicadas por espineras y acebos.



Un vistazo atrás hacia el tramo recorrido desde el Alto la Llama.


La ascensión culmina en el Collado Oviñes (850 m.) donde alcanzamos la  zona alta de la Sierra del Sueve.  Con su   paisaje karstico combinado con el uso ganadero que hace que abunden los verdes pastos hacen de esta sierra un paisaje hermoso y plácido para el caminante (siempre que la casi onmipresente niebla nos lo permita).



Desde el alto descendemos unos metros por la pista  en busca de la Mayá Espineres.  Su topónimo no puede ser más acertado ya que si hay algo que abundan en esta sierra son las espineras, una lástima que aún no sea la época para verlas en flor.



Mayá Espineres (840 m.) Luego seguiremos nuestro recorrido en dirección NE (flecha amarilla)



En esta mayada se celebra  el penúltimo sabado de agosto la fiesta del Asturcón (que ya lleva 34 ediciones).  Se trata de una fiesta declarada de Interés Turístico Regional.
Evento en el que se aunan folclore, naturaleza y tradición. Los caballos por excelencia de Asturias, los asturcones, y sus criadores encuentran en esta cita su más alto grado de sintonía en medio de todo un ambiente festivo.
La celebración se inicia por la mañana con exhibición de deportes tradicionales, misa de campaña, la entrega de la placa conmemorativa al “Pastor Mayor del Sueve”, bandas de gaitas, charangas… aunque el plato fuerte de la jornada, llega por la tarde con el marcaje y doma de potros.




TRAMO 2:  MAYÁ ESPINERES - PICO MIRUEÑO - PICO MÚA - MAYÁ ESPINERES




A partir de este tramo no hay senderos definidos, sino más bien trochas del frecuente ganado que pasta por la zona pero que no siempre llevan al sitio deseado.  REPITO: ESTA ZONA CON NIEBLA NO ES LA MÁS RECOMENDADA.
Avanzaremos por una amplia vega  que deja a la derecha el Pico la Múa (que subiremos posteriormente).  Al fondo vemos la cumbre del Espina Barbú que soslayaremos dejándolo a nuestra izquierda.



En la vega encontramos la laguna, o charca, semiartificial de El Requexu, que otrora fue 'pescadero' de asturcones. En ese cercado se les capturaba con una pértiga de la que pende un lazo corredizo y por eso se llama a esta acción 'pesca' (y al recinto 'pescaeru').




La amplia vega se ve interrumpida por una zona más caliza y con pequeños jous.  En uno de estos jous vemos unos enormes fresnos que nos indican donde se encuentra una solitaria cabaña.



En las proximidades de la cabaña alcanzamos a ver un numeroso grupo de gamos, superaban los 100 ejemplares todos hembras y crías.   




La vega finaliza en la base del Pico Fontanilla que nos disponemos a ascender.



Ahora alcanzamos a ver un grupo de gamos machos.
Aunque es cierto que nos parecen unos animales hermosos, hemos de tener en cuento lo siguiente en cuanto a estos gamos:
los gamos en el Sueve son una especie alóctona introducida en la década de los 60 del pasado siglo. 
La ausencia de depredadores hace que su población esté sobredimensionada,  suponiendo una gran amenaza para el mayor bosque de tejos de Europa que encontramos en la cara norte de esta sierra, ya que se alimentan de los brotes nuevos impidiendo la regeneración de esta tejeda ya muy envejecida poniendo en peligro su supervivencia.  Esta tejeda es una joya medioambiental que debemos preservar y que nosotros hemos tenido el gusto de conocer en otra ocasión 
 http://losdelasclaras.blogspot.com.es/search/label/Pienzu 





A nuestra derecha vemos la cumbre del Mirueño y la belleza de esta zona en la que los jous calizos están tapizados por los pastos y salpicados de espineras.



Alcanzamos la cumbre del   pico Fontaniella (1.060 m.) en las proximidades de la cumbre encontramos una de las lagunas artificiales que abundan en esta sierra, y que afean el paisaje pero que son necesarias para abastecer de agua al ganado que pasta en esta sierra cuyo relieve calizo hace que esta sea un bien muy escaso.



Vistas hacia el oeste donde contemplamos la amplia vega que hemos recorrido desde que abandonamos la mayá Espineres.



Desde esta cumbre tenemos unas magníficas vistas sobre la costa de Colunga y Villaviciosa.



Al norte  tenemos la cercana cumbre de Peñalichar (error en la foto)  958 m. y donde esperábamos disfrutar de unas vistas aún más amplias sobre la zona costera.  Pero la niebla que ya empezaba a cubrir parte de la sierra nos lo iba a impedir.



Desde la cumbre del Peñalichar  miramos hacia la cumbre del Mirueño (principal objetivo del día).  Y este es más o menos el trazado que vamos a seguir.

No puedo dar muchas referencias de este tramo. Los foyos, como allí llaman a los jous, se suceden constantemente. No hay senderos y el terreno es, en general, muy incómodo. Además la niebla se nos mete totalmente en este tramo.  




Alcanzamos la cumbre del Mirueñu (1.138 m.) y salimos por suerte de la niebla.  Aunque sigue constante cubriendo la falda norte de la sierra y tapándonos de la vista la cumbre del Pienzu situada al este de nosotros.



Hacia el interior las vistas son más despejadas aunque Picos de Europa también se encuentran tapados por la nubosidad.



Hacia el noreste se encontraría el Pienzu pero no lo conseguimos ver.



Y un pequeña apertura en la niebla nos permite ver hacia el oeste  el pico Fontaniella donde hace unos minutos hemos estado.



No vamos a continuar hacia el noreste la sierra sino que regresaremos en dirección suroeste, en busca de la Mayá Espineres pero lo haremos recorriendo el borde suroriental de la sierra hasta alzarnos a la cumbre del pico la Múa.



A los pies del Mirueño encontramos este hermoso rincón.  Se trata del Potril (978 m.),
donde hay una laguna con forma de corazón, una escondida fuente entre el roquedo y una gran cabaña de la guardería



Según avanzamos hacia la cumbre del pico la Múa vamos descubriendo preciosos rincones, con pequeños jous tapizados de verde hierba en la que apreciamos restos de antiguas cabañas.



Y alguna cabaña solitaria en perfecto estado como esta junto a unos impresionantes ejemplares de fresnos.



Las últimas rampas que nos acercan al pico la Múa cuya ascensión es muy llevadera.



Alcanzamos la cumbre del pico la Múa (1.021 m.) desde aquí tenemos estas fantásticas vistas sobre el Mirueño.



Hacia el suroeste seguiremos nuestro camino hacia la Mayá Espineres por terreno muy sencillo.  Luego vamos ha "complicar" un poco el retorno, en lugar de descender por la pista hacia el Alto La Llama, una vez en Espineres haremos un giro hacia nuestra izquierda dirección SUR  para rodear las dos cumbres más meridionales de esta Sierra del Sueve:  los picos de los Cuervos y Ruixeñeru y conocer unos parajes muy poco frecuentados de esta sierra.



TRAMO 2: MAYÁ ESPINERES - VALLE DE LA BRAÑA - ALTO LA LLAMA




Nuevamente en la Mayá Espineres.  Hemos de desviarnos a nuestra izquierda en el punto donde arranca la pista.



Hemos de pasar junto a unas alargadas cuadras que hay a la izquierda de la pista.  Entre estas y la pista encontramos esta coqueta fuente de Santa Rua enmarcada entre espineras de gran porte.



Encontramos entre la vegetación varios senderos de ganado que hemos de seguir en dirección sur hasta toparnos a los 300 metros con un jou cubierto de espineras donde encontramos unas remozadas cabañas.



Los omnipresentes fresnos junto a las cabañas.



Un abrevadero nos indica que vamos por buen camino, como veis en este tramo existen senderos del ganado que nos hacen librar la frondosa vegetación.



Una pequeña elevación nos permite ver el resto del trayecto a seguir, lo importante es buscar el avance por el mayor número de camperas posibles ya que el terreno es mucho más despejado por ellas.  Siempre como punto de referencia  hemos de tomar el Pico los Cuervos que es el más al sur ya que hemos de rodearlo por su izquierda muy cercanos a su base.



Tras superar la alomada cumbre de los Llaus Secos (825 m.) aparece ante nosotros una amplia vallina por la que hemos de descender, muy próximos al pico Los Cuervos.



Un amplio collado (740 m.) nos hace dar vista al fácilmente reconocible pico Ordeyón.  Descendemos en diagonal por esta pindia ladera, en busca del collado Ordeyón que se encuentra entre el Pico los Cuervos (dcha.) y el Ordeyón (izda)



Según nos acercamos al collado nos topamos con un marcado camino empedrado por el que continuamos nuestro avance muy cómodamente.



Cruzamos el collado Ordeyón (585 m.) y en el otro extremo se abre ante nosotros un amplio valle cuyas aguas tienen como única salida un sumidero muy cercano a nuestra posición.  Se trata del valle de la Braña y que vamos a recorrer en su totalidad en dirección norte.



El valle está bastante limpio ya que la actividad ganadera es importante.



Uno de los espectaculares fresnos que encontramos en el fondo del valle.



En la parte superior del valle entroncamos con una pista por la que ya ascenderemos hasta alcanzar la pista que une el alto la Llama y Espineres justo en el collado que he puesto en la primera foto del reportaje.
Desde esta parte alta del valle echamos la vista hacia atras para verlo en su totalidad con el Ordeyón al fondo.



Desde el citado collado descendemos por la pista los cerca de 2 kilómetros que nos resta hasta llegar al Alto la Llama donde tenemos el vehículo.

No hay comentarios :