martes, 5 de junio de 2018

El Camín de los Beyuscos (Parte II): De Cueva Negra a Ribota

CAMÍN DE LOS BEYUSCOS (PARTE II): CUEVA NEGRA - PICA LOTO - CAMIN DE GÜEMBRES - RIBOTA

 VIENE DE AQUÍ (1ª PARTE)



DATOS DEL RECORRIDO ÍNTEGRO
DESNIVEL ACUMULADO DE SUBIDA:  1.950 METROS
DESNIVEL ACUMULADO DE BAJADA:  1.600 METROS
DISTANCIA TOTAL  15 KILÓMETROS




NOTA:
Esta segunda parte del recorrido es menos problemática que la primera, solo el descenso hacia Güembres por la Valleja el Aceu, tiene un tramo un poco complicado donde la gran pendiente hace que sea necesario el uso de las manos. Este tramo podemos evitarlo si desde Llagos de Jesus subimos en busca del Arcediano y descendemos ya a Soto de Sajambre.  En lugar de dejar el otro vehículo o coger el taxi en Ribota lo haríamos en Soto haciendo más sencillo el recorrido.

TRAMO 1:  CUEVA NEGRA - LLAGOS DE JESUS - PEÑALLAVA - PICA LOTO



Habíamos dejado el recorrido en la Cueva Negra, un añadido que planteamos sobre la marcha en nuestro recorrido por el ancestral Camín de los Beyuscos.



 Habíamos ascendido más de 200 metros para visitar la cueva y no queríamos tener que descenderlos para volver a enlazar con el camino.    Así que comenzamos a descender con la idea de encontrar un paso superior que evitara perder tanta altura.
Esta vez en  lugar de descender por el pedrero por el que habíamos alcanzado la cueva, nos fuimos hacia la izquierda y descendimos por una zona herbosa muy pindia pero que se bajaba sin dificultad.





Nos parecía vislumbrar un paso factible donde comenzaban las hayas... y así fue, a nuestra izquierda en horizontal sale un sendero perfectamente marcado (1.180 m.), seguramente muy frecuentado por venados.



Un vistazo atrás a la espectacular canal del Pandal de Cueva Negra.



Tras el corto tramo por el hayedo , salimos a una zona herbosa que en fuerte pendiente nos depositará en el Collado de las Auyaes



Otro fuerte repecho para alzarnos al enésimo collado del día. Pero como siempre el paisaje de ensueño.



Nos alzamos al Collao las Auyaes (1.260 m.), el cual se encuentra en el borde superior de las verticales paredes del Llambrio.  Por la parte inferior de este desventío discurre el camín de los Beyuscos.



Desde las Auyaes sigue en horizontal el sendero perfectamente marcado que se adentra nuevamente en el hayedo.



Según seguimos ascendiendo, podemos ver con más detalle, la llamativa situación de Les Auyaes.



Salimos del hayedo y continuamos el ascenso por Las Agulladas, una zona de monte bajo donde seguimos encontrando marcado el sendero.



Vamos dejando por debajo de nuestra posición la Campera Roxena, para no perder altura, y debido a la dureza ya de por si, de este recorrido, dejamos para otra ocasión la subida a La Plana.



El sendero nos deja, tras un corto descenso, en el Collado Valdelillo (1.250 m.), estamos en la frontera entre Asturias y León, a partir de aquí seguiremos el recorrido íntegramente por tierras leonesas.
Este collado es la  puerta de entrada a los verdes pastos del espectacular jou y majada de Llagos de Jesús.  Podemos decir que hemos llegado al final de este increíble Camín de los Beyuscos.



Nos dirigimos hacia el extremo sur de este herboso jou en busca de la cumbre de Peñallava, nuestro siguiente objetivo, dejando su parte inferior a nuestra derecha. A la izquierda de Peñallava, observamos el Collau el Aceu, por donde descenderemos tras subir Peñallava y el Loto a los valles de Sajambre.



A nuestras espaldas La Conia.



Nos quedamos observando la belleza de este rincón. Si nos dirigiésemos hacia el extremo oriental de Llagos de Jesus, hacia donde vemos las cumbres del Cabronero y Peña Beza, acabaríamos enlazando de forma cómoda con la senda del Arcediano y por esta senda bajaríamos cómodamente a Soto Sajambre, haciendo mucho más sencillo este final de ruta.  Pero nosotros queremos seguir un poco más.



Comenzamos a ascender por el extremo sur de Llagos de Jesús hasta llegar a las puertas del hayedo del Monte Llava



Subimos por una vallina muy marcada. la valleja Llava



Terminada la vallina nos adentramos en el hayedo y subimos a la parte cumbrera de la sierra con tendencia sur-suroeste.


 
Cumbre de Peñallava (1.460 m.) con unas vistas increibles. 


Hacia el  sur, vemos en primer término la Pica Loto, con altura inferior a esta cumbre pero adentrándose en los abismos de los Beyos es otro mirador inmejorable.  Por debajo la desafiante y complicada Devesa.




Hacia el Norte, no podemos apartar la vista de la espectacular verticalidad de la Plana.



El Jario y los extensos hayedos de Sajambre.  Ahora vamos a proseguir hasta la Pica Loto, para ello bajamos a ese cercano collado  situado al este y que vemos en la foto.



Desde el collado, pasamos en travesía por un terreno algo escarpado, bajo la cumbre de Peñallava en busca de la cresta que nos llevará hasta la Pica Loto



A nuestra izquierda la pendiente es suave pero a la derecha tenemos El Refuelle, un increíble abismo que que nos regala unas panorámicas inigualables de esta zona tan abrupta que son los Beyos.



Recorremos el irregular cresterío de caliza y hierba en dirección a la cumbre de la Pica Loto



Llegamos a la pica Loto que sobresale sobre los abismos de los Beyos, cual proa de un barco.




 Seguimos asombrados una vez mas por los espectaculares paisajes que se contemplan desde sus escasos 1450 m de altura.





Vistas hacia el valle de Soto de Sajambre. Por debajo nuestra discurre el camín de Güembres que recorreremos en nuestro descenso a Ribota y que tomaremos en la majada de Güembres.



El alto valle del Sella y Oseja de Sajambre.




TRAMO 2: PICA LOTO - CDO ACEU - CAMINO GÜEMBRES - ERMITA S.PEDRO - RIBOTA



Hemos de retroceder por la cresta nuevamente hasta el collado situado en las proximidades de Peñallava.



Desde Peñallava, descendemos por la cumbrera de la sierra en dirección este.  Alcanzamos un primer collado (1.380 m.) a los pies de la Peña el Aceu, sin embargo el descenso hacia Güembres desde este collado es imposible.
Hemos de buscar el Collado Aceu en el otro extremo de la Peña homónima, entre esta y la Peña el Sedo.
Debido a que la cumbrera de la Peña El Aceu es bastante incómoda de recorrer, optamos por soslayarla por su izquierda.



Para ello nos introducimos nuevamente en el monte Llava, sin sendero definido, siempre cercanos a la cumbre de la sierra intentando no perder demasiada altura.



Encontramos el hayedo tapizado de preciosas flores.



Alcanzado el Collado Aceu (1.365 m.)



Devolamos el collado y ante nosotros aparece una canal muy muy pindia se trata de La Valleja el Aceu, en un primer momento dudamos si será posible descender por esta vertiente, no obstante algún rastro de trocha de animal nos hace ganar confianza.
Por debajo nuestra vemos nuestro destino:  las praderías de la Majada Güembres.



Se ensancha la canal pero por debajo aparece un cortado, para librarlo hemos de salir en travesía hacia la derecha



En esta foto hacia la parte alta de la Valleja del Aceu vemos que la inclinación es muy considerable.



Aquí vemos la travesía horizontal que hemos de hacer, donde la fortísima pendiente nos hace tener mucho cuidado, incluso hemos de destrepar en un par de puntos.



Una vez finalizada la Valleja el Aceu, hemos de descender a Güembres sin ningún sendero definido y teniendo en cuenta que hay zonas que la vegetación cierra el paso, como ayuda siempre hemos de intentar buscar las zonas de hayas que siempre suelen encontrarse limpias.
Tras este tramo algo penoso, alcanzamos las praderías de Güembres por su parte inferior (1.1OO M.).



Encontramos esta buena fuente.



Aquí hemos de tomar un marcado sendero que desciende ligeramente en dirección sur.  Estamos tomando el denominado Camín de Güembres.

Vamos descendiendo hacia el SO paralelos a la riega que queda a nuestra izquierda.


Atravesamos el bosque de hayas de Las Tercias,para subir al Collado La Trapa



Desde el Collado la Trapa vemos las praderías de la ya desaparecida majada Cerezaledo.



Descendemos del collado entre monte bajo,hasta una cabaña situada por debajo de un extenso pedrero y rodeada de espineras y avellanos.



Seguimos hacia el S perdiendo altura por Corradiellas y pasamos por el Cueto La Piedra (mirador hacia el valle).



Vemos las espectaculares vistas desde las proximidades del Canto la Piedra



A partir de aquí la senda presenta un trazado zigzagueante y en fuerte descenso.



En el otro extremo del valle vemos el llamativo salto de agua de la Cascada de San Pedro.



llegamos al Collado El Pando (660 m.), dejando a la derecha la Roza Luisón.Aquí hemos de girar a nuestra izquierda, ya que el sendero que continua recto desciende hasta las proximidades del Puente Cobarcil.



El camino desciende  hacia el SE , bordeando los prados más altos de la Llana hasta alcanzar la orilla derecha del río Agüera
Luego un camino a la derecha nos introduce en la Llana de San Pedro (540 m.)



En esta verde pradería se levantan las ruinas  del monasterio de San Pedro de Orzales del siglo XII/XIII.
El sitio es hermoso, su belleza es mayor gracias a las vistas sobre la cercana Cascada de San Pedro, impresionante salto de las aguas proveniente de la Riega de la Agüera, de una altura cercana a los 80 metros, que recoge las aguas del valle de Soto de Sajambre. Esta cascada solo es apreciable en época de deshielo o fuertes lluvias, ya el resto del año la practica totalidad del caudal de agua es   conducido por tubería para abastecer una pequeña central hidroeléctrica.





 Desde la Llana de San Pedro atravesamos el puente de cemento sobre el río Agüera para ya tomar un buen ca mino que nos deposita en  la carretera N - 625 en el Barrio Alto de Ribota (550) donde hemos quedado con el taxi que nos bajará a Puente Vidosa

3 comentarios :

Paloma Robles dijo...

Pues la palabra es impresionante , no me extraña que sea uno de los recorridos más salvajes que has hecho y eso que tus recorridos ,en general, se las traen. Esa zona es especialmente agreste y con paredones y caídas imponentes. Mi enhorabuena a todos y muchas gracias por enseñarnos esos recónditos lugares a los que no podemos acceder. Un abrazo

jonatan dijo...

Es agreste, pero si fuera más frecuentado, la única dificultad real sería la dureza en el desnivel acumulado ya que no hay ningún paso realmente comprometido.

Pateos Montunos dijo...

Espectacular Yoni. Hay que volver sí o sí, y eso que tovía tengo las cicatrices de las cuatro garrapates que me traje jajaja; pero daben ganes de llorar de la maravilla que ye esi camín por semejante entorno. Una pasada, sin duda.