jueves, 14 de enero de 2016

LA FORCADA Y CUETO MAR POR LA SENDA LA CRUZ


LA FORCADA Y CUETO MAR POR LA SENDA LA CRUZ Y DESCENSO POR LAS CANALES DE CARANGA.

DISTANCIA TOTAL 11 KILÓMETROS APROX.
DESNIVEL ACUMULADO: 1.200 METROS

NOTA:  Recorrido muy alternativo para conocer la Sierra de Caranga.  La dificultad estriba en dos puntos:  El primero es que recorreremos zonas muy abandonadas donde los senderos, si los hay, están muy perdidos y tomados por la vegetación.  El segundo punto y para mi el más complicado, es el descenso  desde el Cueto Mar por la vertiente occidental de la sierra hasta Caranga.
Se trata de un terreno muy abrupto y vertical, donde si no se acierta con el recorrido que describo puede llegar a enriscarse y no poder seguir descendiendo no quedando otro remedio que remontar el descenso realizado.

AGRADECIMIENTO:  A Cienfuegos por su gran labor toponímica de la zona de esta Sierra de Caranga, así como el comentarnos esta canal de descenso a Caranga, a la vez que nos avisó de un posible error que nos complicaría mucho dicho descenso.

TRAMO 1:  SENDA LA CRUZ Y ASCENSO A LA FORCADA
(Describiré dos opciones realizadas en dos salidas distintas:
1.Linea verde completando la senda la Cruz y ascendiendo por la vertiente de Villamejín.
2. Linea azul ascendiendo por el Valle Castrión vertiente de Peñas Juntas.)



Dejamos el vehículo a la salida del túnel del desfiladero de Peñas Juntas.  Una pista que sale a la izquierda inmediatamente después del túnel nos permite cruzar a la vertiente contraria del río

Una vez alcanzada la otra vertiente nos acercamos a la senda del oso que discurre por esta margen derecha (240 m.).
Tomamos un sendero que se adentra en el bosque.


El sendero se encuentra muy marcado y perfectamente jitado (foto otoño 2012).


 Tras un tramo de dura ascensión salimos del bosque y alcanzamos la base de un pedrero.  Ascenderemos unos metros por el para dejarlo por su izquerda arrimándonos al Plantón, vertical peña donde existe una escuela de escalada.


Hacemos la travesía lateral debajo del Plantón hasta llegar a una canal pedregosa.  Hasta aquí llegan los jitos y el sendero mas marcado que nos llevaba hasta las vías de escalada.  
En este punto hemos de fijarnos a nuestra izquierda (NO) donde vemos perdido entre la vegetación la   caja de un antiguo camino.  Hemos de ascender por el en busca del collado del Canto Aviao


Alcanzando el Collado del Canto Aviao (380 m.) en una zona tupida de encinas.


Un vistazo atrás para ver el camino recorrido desde el pedrero pasando por la base del Plantón


Vistas hacia el sur desde el Canto Aviao (foto otoño 2012)


 Tras cruzar el collado seguimos en dirección (NE) por la parte alta del desfiladero de Peñas Juntas que divisamos desde el collado



El sendero atraviesa zonas de vegetación algo cerrada, no obstante se pasa sin problemas y eso que nosotros hicimos el recorrido en verano, por lo que en invierno y principios de primavera aun sera más fácil de atravesar.


Atravesamos una pedregosa canal horizontalmente.


El tramo que sigue al paso por la primera canal es el más cerrado en cuanto a vegetacion se refiere.  Aquí si que te tienes que pelear bastante con ella aunque sin excesivo problema se pasa  (por lo menos en 2015).
 Iremos ganando algo de altura hasta dar vista a una segunda canal, la de Tresmonte ,que cruzaremos también en horizontal para posteriormente alzarnos al hombro que tenemos al otro extremo de ella y así salvar un cortado que cierra la canal en su parte inferior.


Para llegar hasta el centro de la canal atravesaremos una especie de repisa arrimada a una gran pared caliza cubierta de hiedra.


Atravesamos la canal de Tresmonte (420 m.), que aunque muy pindia, se podría subir por ella.


Nos alzamos al hombro situado al norte de la canal dejando esta a nuestra espalda.


Al otro lado del pequeño hombro, el sendero que cada vez se encuentra más difuminado comienza a perder altura  buscando la horcadina de La Poisá.  Este tramo está más libre de vegetación y nos permite un avance más rápido.


Llegando a la   horcadina de La Poisá (400 m.).


Nada mas cruzar la horcadina atravesamos un tramo de camín muriado, muestra clara del uso que tuvo no hace demasiado tiempo.


Divisamos la tercera de las canales que cruzan esta senda de la cruz, la del valle Castrión más amplia, tendida y cubierta de vegetación que las anteriores.
la senda la Cruz sigue en horizontal (puntos rojos) en dirección a Villamejin. Nosotros cuyo objetivo es ascender a lo alto de la sierra de Caranga subiremos por el valle de Castrion (flecha amarilla)


OPCION 1 AL LLANU TRESMONTE COMPLETANDO EL SENDERO DE LA CRUZ Y ASCENDIENDO POR LA VERTIENTE DE VILLAMEJIN.

Seguimos dirección norte en horizontal dejando atrás  el valle de Castrión


Atravesamos una larga ladera hasta llegar a un canto donde divisamos el siguiente tramo de esta senda de la Cruz y quizá el tramo más bonito.  El sendero se dirige a un collado por el que alcanzaremos el crestón norte de la sierra de Caranga, obstáculo que hemos de salvar para alcanzar el valle de Villamejín.  Luego descenderá unos metros por la zona cumbrera en busca de una estrecha Horcada inferior por el que alcanzaremos la vertiente norte del Crestón.


Antes de alcanzar el collado pasaremos debajo de un llamativo morro calizo.



Alcanzamos el collado (480 m) pero aun no hemos traspasado el crestón.  El sendero gira a la izquierda, atravesando una zona de bastante maleza en busca de una estrechisima horcada, que parece tallada a pico en el crestón y que será el paso definitivo a la vertiente norte que da vista al valle de Proaza.


Alcanzamos la Horcada desde cuyas proximidades tenemos estas vistas sobre el valle de Proaza cuya capital vemos en el centro de la foto


El sendero desciende por esta vertiente y se adentra en un tupido bosque de avellanos.  Nosotros quisimos dirigirnos hacia la base de la Forcada, arrimados lo mas posible al crestón (linea roja de puntos) en busca de la senda la Bobia, pero fue una autentica tortura y una lucha constante con la maleza que nos impedía casi totalmente el paso y dar con dicha senda.
MI RECOMENDACIÓN, es perder altura hasta la zona de praderías que hay por debajo del bosque de avellanos y buscar  algún sendero  que ascienda el valle por esta vertiente... si no fuera posible quizá es mejor descender casi hasta Villamejín.


Fracasado el intento de dar con la senda de la Bobia, avanzamos en dirección sur arrimados al crestón calizo con la intención de alzarnos a la cumbrera por donde discurre la senda la Bobia, para ello buscaremos la primera canal accesible por la que podamos ascender.


Una vez en la cumbrera alcanzamos la senda la Bobia y que seguiremos en dirección sur en busca del collado del Llanu Tresmonte al pie de la Forcada


Los últimos metros antes de alcanzar el collado hemos de movernos por la vertiente que cae sobre el el desfiladero de Peñas Juntas.


OPCION 2 AL LLANU TRESMONTE POR EL VALLE CASTRIÓN.

Para continuar esta descripción tenemos que retroceder a la senda la cruz en el punto que cruzábamos la tercera canal, la del denominado valle Castrión.  Aquí abandonamos la senda la Cruz para ascender por la canal  (flecha amarilla)


El antiguo sendero que por ella subía está totalmente perdido y la maleza hace muy dura la ascensión.  Como recomendación lo único que puedo daros es la de intentar evitar el centro de la canal.  Sudando la gota gorda vamos alcanzando el marcado collado donde termina la canal:  El Llanu Castrión (630 m.)


Desde el collado miramos hacia abajo para ver la canal que hemos ascendido.  Con puntos rojos os marco como hicimos la ascensión para evitar en lo más posible la casi impenetrable vegetación.


Desde Llanu Castrión damos vista a la canal del Valle de Tresmonte, por donde también podríamos haber subido desde la senda la cruz.  Era la segunda canal que cruzamos, pero la subida es mucho más pindia.


Ahora ascenderemos por el tramo alta de la canal de Tresmonte hasta alcanzar el collado del Llanu Tresmonte que cierra la canal  por su parte superior.


En las verticales paredes que cierran la canal por su derecha encontramos la cueva Cuameruxa con restos de lo que fue un cierre para el ganado


Desde las proximidades de la cueva vemos la parte alta de la Canal de Tresmonte el collado del Llanu Castrion que separa ambas canales.


Nos encontramos en el collado del Llanu Tresmonte   (810 m.) punto en el que se encuentran los dos recorridos que hemos descrito anteriormente.

Desde el collado miramos hacia el sur y vemos la cumbre de la Forcada a la que nos dirigimos.  Para ello ascenderemos por la enorme ladera de esta vertiente de la Rasa para lo que hay que superar un pequeño zócalo rocoso que nos separa de ella.


La dura y larga ascensión nos compensa con estas vistas hacia el valle de Proaza.  Por debajo nuestra el collado del Llanu Tresmonte


Subiendo por la enorme ladera de La Rasa.


El último tramo de la ascensión que haremos por la ladera noroccidental en busca de La Silla, la collada que separa las dos cumbres de La Forcada.


ALCANZAMOS LA CUMBRE DE LA FORCADA (1.111 m.)
vistas hacia el sur con  el resto de la sierra de Caranga con su máxima altitud el Cueto Mar


Vistas hacia el este (E) con el Airua Naval como protagonista.


TRAMO 2  ASCENSIÓN AL CUETO MAR  Y DESCENSO POR LA VERTIENTE OESTE HACIA CARANGA


Seguimos nuestro recorrido en busca del Cueto Mar para ello descendemos en dirección sur hacia la amplia Collada de la Forcada (1.020 m.)


Vamos subiendo tendidamente por la cumbrera de la sierra pasando junto a llamativos peñascos 


El sendero cae a la vertiente este (E) unos metros casi llanos hasta una horcada donde volveremos a cambiar de vertiente



Al llegar a la horcada y cambiarnos a la vertiente oeste que cae sobre Caranga, el terreno se vuelve mucho más vertical y el sendero es apenas una trocha.  Aunque no es técnicamente peligroso la gran inclinación de estas pandas herbosas, hacen que en ciertos puntos tengamos que poner nuestros cinco sentidos en el avance.  


La trocha recorre en horizontal estas pindias laderas que cuelgan sobre Caranga.  Llegaremos a un punto que hemos de abandonar esta trocha horizontal, más pisada por los rebecos que por los montañeros para por una serie de terrazas alzarnos a la cumbre del Cueto Mar.


Es en este punto, ya prácticamente en la vertical de la cumbre, donde dejaremos la trocha para ascender directos.
Aunque la primera impresión nos puede dar la apariencia de que no hay subida factible, si buscamos con tranquilidad encontraremos un buen paso donde apenas hay que ni siquiera apoyar las manos.


Alcanzamos la  cumbre del Cueto Mar , La Hoya  (1.193 m) 
La niebla por desgracia hacía acto de presencia.



Vistas hacia el este


Hacia el sur el concejo de Quirós y el embalse de Valdemurio, así como el extremo sur de esta agreste sierra de Caranga.


la sierra de Caranga hacia el norte ya metida en la niebla.  Al fondo la Forcada cumbre que hemos subido en primer lugar.


Aunque el descenso lo podemos hacer por la vía normal y mas sencilla que es su cara este (E) hacia la collada de Aciera, nosotros queríamos buscar un descenso directo por la vertical cara occidental que cae sobre Caranga. 
Para ello por la misma vía por la que realizamos el ascenso, descenderemos hasta situarnos nuevamente en la Collada la Forcada.
Una vez en la collada nos dejaremos caer hacia Caranga por las laderas occidentales de la sierra que en este punto, por lo menos en sus primeros metros, son asequibles de descender.
Tenemos que fijarnos en una amplia canal que se forma por debajo nuestra ligeramente a la izquierda (sur) hacia la que hemos de dirigirnos.


 Entramos en la canal.  Aunque parece mentira encontramos un sendero algo marcado que desciende por ella.  El terreno es agreste y precioso.


La canal se va estrechando hasta formar un embudo a la altura de una llamativa aguja.  En la foto podemos apreciar mejor el sendero que os mencione y que recorre esta canal.


 Un vistazo hacia la parte alta de la canal que nos muestra la fuerte pendiente que tiene.


En este punto en el que se estrecha la canal,  hay un pequeño salto que se salva  sin ningún problema siguiendo las trazas de sendero que desciende escalonadamente arrimado a la aguja.


Tras dejar atrás la aguja vino el punto que más incertidumbre nos produjo.  El sendero sale de la canal en una travesía horizontal hacia la izquierda dirigiéndose a un hombro por el que nos saldríamos de la canal.  No obstante daba la sensación que se podría bajar directamente a la derecha de la canal.



Un vistazo atrás del punto donde abandonamos la canal justo al superar la aguja.



 Tras ese hombro seguimos el sendero que continua su travesía horizontal ahora paralelo a un crestón calizo.  Un pequeño repecho nos alza a un collado (750 m.).
Desde dicho collado tenemos estas vistas para ver el recorrido que llevamos desde que salimos de la canal.


El collado es un estupendo mirador para ver el terreno que nos queda.
Si miramos hacia debajo de nuestros pies, vemos que estamos entre dos canales que descienden en una zona absolutamente cubierta de encinas.
 A nuestra derecha (norte) una muy amplia y que se trata de la parte inferior de la canal por la que hemos descendido desde el inicio.  A nuestra izquierda (sur) otra canal mas estrecha y rocosa.  Debajo de nuestros pies casi cien metros de desplome vertical, una zona más llana que separa ambas canales y en las que vemos pequeños claros de antiguas praderias  (a esta zona hemos de bajar aunque en este momento no lo sabíamos).


Si hasta ahora llevábamos una clara trayectoria en dirección oeste hacia el fondo del valle.  En el collado el sendero gira a nuestra izquierda  y comienza a descender en dirección sur hacia el fondo de la canal.
El terreno es muy pedregoso y unido esto a que nos metemos en el bosque de encinas hace imposible distinguir ya el sendero.
Cuando llevamos un pequeño tramo de descenso nos topamos con un espectacular abrigo en una "paré" de color rojizo,  muy usado como refugio de animales por los numerosos restos de excrementos que encontramos.   Quizá este sea el motivo de que el sendero estuviera tan marcado en todo momento.

 

En este punto recordamos lo que nos dijo nuestro amigo Cienfuegos . Ellos siguieron el sendero hasta este abrigo, para luego continuar  descendiendo en dirección sur y bajar por la canal que en el collado veíamos en esa dirección.  Nos había comentado que el descenso por esta canal es muy malo.
Así que recordamos la zona más llana que separaba las dos canales y que desde el collado era inaccesible su descenso.  Regresamos nuevamente en dirección al collado buscando algún paso en el que fuera factible descender a esa zona.
Y finalmente lo encontramos.  Desde esta foto podemos ver mejor el punto donde dar con lo que parece la única forma de descender.


Y aquí está el  paso, estrecho y en diagonal, y lo que más nos sorpendió, ayudado con armaduras para salvar la verticalidad de esta pared.


No se acabaron nuestras complicaciones ya que llegar a lo que en su tiempo debieron de ser buenas praderías se hizo muy costoso por lo cerrado de las espineras que nos hizo soltar múltiples improperios mientras nos marcaban con heridas de guerra.

Ya una vez situado en el   collado que separa las dos canales miramos hacia nuestras espaldas para ver lo poco accesible, a simple vista, de nuestro descenso y que nos demostró que topamos con la única vía de descenso asequible.



Giramos ligeramente a nuestra derecha (direccion noroeste) para dirigirnos a la ancha canal, que más que canal ya es un amplio valle, cruzando antiguas praderías, tomadas totalmente por al vegetación.  Desde ellas vemos el intrincado terreno por el que hemos descendido. Aquí vemos la canal que abandonamos y por la que creo que se puede hacer un descenso más directo.


Dejamos la zona de pequeños claros para sin descender por el valle dirigirnos hacia el norte en horizontal, siguiendo senderos perdidos de animales,  en busca de la margen contraria del valle, adentrándonos nuevamente en el bosque de encinas.
Tras pelearnos nuevamente con la vegetación y con el temor de que no hubiera ningún sendero para descender a Caranga que salvara esta "jungla"  nos llevamos gran alegría cuando pegado a la ladera que cierra el valle por el norte encontramos un marcado sendero por el que descenderíamos hasta Caranga.


El tenue sendero desciende siempre por la margen derecha del valle hasta llegar a las proximidades de esta toma de agua que recoge de un manantial que sale de un gran bloque de roca.


Por debajo de este manantial el sendero nos lleva a salir del valle por su izquierda y adentrarnos en un espeso y preciso bosque de encinas que nos acompañará casi hasta salir a la parte alta de Caranga.


Existen numerosos cruces en este último tramo del recorrido.  Aquí la intuición de tomar el camino más marcado y que descienda hacia Caranga es la mejor guía.


Finalmente alcanzamos la población de Caranga y desde ella tomaremos la Senda del Oso en dirección a Proaza para llegar al punto donde dejamos nuestro vehículo.


2 comentarios :

Cienfuegos Caleyeru dijo...

Muy buena entrada Yoni y gracias por la mención. Te paso otro par de nombres. La ladera por la que se empieza a bajar hacia la canal desde la collada de La Forcada, sería Llampaseca y la salida bajo aquellas agujas tan espectaculares, antes del desdoble de la canal, creo que es el Forcadín. La canal ñor donde vosotros bajasteis es posible que sea la Canal de los Texos, aunque no estoy seguro.
Yo no llegué a subir la entrada sobre nuestra bajada porque me gustaría repetir la ruta y además aquel día saqué pocas fotos. Conste que si tengo que bajar por donde lo hice, volvería a hacerlo. Y casi más despues de ver como es pornde bajasteis vosotros. Nuestra canal estaba bastante más limpia de maleza.
Aunque reconozco que ese bosque en la zona baja que cruzasteis es una pasada. Tengo que ir a conocerlo.
Nos vemos

Berto Xuan dijo...

Mui guapa la ruta si señor. Tengo que dicir que dempués de la integral de Caranga que ficiera va unos años... nun volví a patear per ellí y namás qu'a trepar. Pero entraes así, animen a volver a xubir per esti cordalín tan xabaz.

Un saludu