lunes, 29 de enero de 2018

IBONES AZULES Y REFUGIO DE BACHIMAÑA

IBONES AZULES DESDE BALNEARIO DE PANTICOSA




 


DISTANCIA TOTAL          16,5 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO  950 METROS


Comenzamos el recorrido en el Balneario de Panticosa (1.637 m). Aparcaremos en una gran explanada de tierra junto al Ibón de los Baños,
Nos dirigimos a la histórica Casa de Piedra, un refugio de montaña de la FAM que es de lo poco "antiguo" que se conserva en este lugar que ahora ocupan modernos edificios.
Nos iremos a su parte trasera y giraremos a la derecha (sur), tras unos metros encontraremos el inicio del sendero, que coincide con la GR-11. Un cartel hacia el Glaciar del Infierno y unos paneles explicativos señalan este punto.



Empezamos el ascenso por un bonito sendero, que salva un primer desnivel con numerosas revueltas



Pronto vamos dejando abajo las instalaciones del Balneario de Panticosa.



Desde este punto nuestra ascensión progresa en todo momento junto al río Caldares, durante la cual disfrutaremos de las numerosas cascadas y pozas que forma este bello tramo del río.



Ahora el sendero se mete por la garganta del río Caldares,   el tramo más bonito de toda la ruta.



Llegamos a esta preciosa cascada encajonada entre dos grandes bloques de piedra, cae en una gran poza.





El sendero traza una zeta para seguir ganando altura y se vuelve a acercar al río, pasando junto a la segunda cascada.



pasaremos junto a una tercera cascada. Quizás no tan espectacular como las otras pero igualmente bonita.



Se retoma la senda, que zigzaguea entre el bosque, y se alcanza el llano de  Bozuelo (1850 m), un idílico prado que ofrece un respiro antes de encarar la parte restante del recorrido.



El valle se abre y culmina en un circo rocoso, para un zigzagueante tramo que salva por la izquierda el circo escarpado por donde se precipitan las aguas del río y que forman el Salto del Fraile



El camino alivia la fuerte pendiente con numerosas zetas. Mientras contemplamos a nuestra derecha la cascada del Fraile, en época de deshielo debe de ser espectacular.



Tras culminar la Cuesta del Fraile alcanzamos el ibón Bajo de Bachimaña (2180m). 




Al lado de la presa, una pasarela facilita el paso a la orilla izquierda donde, en un alto junto al lago, se encuentra el refugio de los Ibones de Bachimaña (2200 m).



Continuamos bordeando el ibón por la izquierda hasta alcanzar  la presa del Ibón Alto de Bachimaña (2.216 m). 





Casi al final de este gran lago de montaña se deja un sendero que prosigue a la derecha bordeando el ibón (camino del Puerto de Marcadau y de los ibones de Gramatuero) y se gira a la izquierda a la altura del barranco de los Azules.



Este claro sendero se interna en un amplio valle que asciende escalonadamente hasta alcanzar los Ibones Azules (2.380 m)




Mientras ascendemos aparecen ante nuestros ojos las impresionantes moles de los Picos del Infierno. En primer término la Cascada de los Azules.



Dejamos a nuestras espaldas el Ibón alto de Bachimaña.



El ascenso es muy llevadero.



Llegamos al Ibón Azul inferior, con ese color azul intenso que le da nombre.  Una lástima la sequía de este año que hace que tenga tan poca agua almacenada.



Ascendemos en busca del Ibón Azul Superior.



Alcanzamos el Ibón Azul Superior situado en un entorno increíble.




Encerrado en un espectacular circo montañoso formado por los Picos del Infierno, las Marmoleras, Piedrafita, Gaurier y Punta Zarra.  Inmejorable sitio para disfrutar de la comida y relajarse perdiendo la vista en las maravillas que nos rodean.

 

Regresamos por el mismo camino de subida, bajando el valle desde el Ibón Azul al de Bachimaña.






Disfrutando de las vistas sobre el Ibón superior de Bachimaña



Cuando estamos a la altura del Refugio de Bachimaña nos dirigimos a visitarlo.



El Refugio de Bachimaña situado a 2.105 metros de altura. De reciente contrucción ya que fue inagurado en el verano de 2012. 
Con capacidad para ochenta y una personas que se distribuyen en habitaciones de entre cuatro y doce camas.
El refugio tiene duchas y agua caliente, servicio de bar y comedor, aula polivalente con equipamiento para charlas y cursos, calefacción, enfermería, taquillas, guardaesquís, radio, teléfono, Internet, webcams, helipuerto y caseta de toma de datos meteorológicos.



Continuamos nuestro regreso al Balneario de Panticosa, descendiendo la Cuesta del Fraile.



Seguimos descendiendo por el espectacular valle de Caldares. 







Disfrutamos de las cascadas con mejor luz que esta mañana.












El regreso lo realizaremos por la GR-11, para ello cruzaremos el pequeño puente sobre el río para tomar un sendero, que en suave ascensión se aleja del cauce del río.   



En unos 20 minutos y tras cruzar en dos ocasiones la tubería de presión para aprovechamiento hidroeléctrico  llegamos nuevamente al río, en la zona del Salto del Pino.



nos permitirá disfrutar de nuevas vistas sobre el Balneario y su entorno



Llegamos finalmente al Balneario de Panticosa donde tenemos el vehículo.


Y disfrutamos del bonito atardecer pirenaico.


3 comentarios :

maria del mar montero prieto dijo...

Me ha parecido sorprendente estse recorrido con la visita a unos lagos espectaculares...Pirineos ye mucho Pirineos...cada vez estoy más enamorada de ellos. Desde Panticosa Nosotros ascendimos también a unos lagos, pero íbamos por una pista y me parece que eran tres lagos. Un reportaje 10

Cienfuegos Caleyeru dijo...

Muy guapo Yoni. Por el entorno de Panticosa no estuve nunca.
Saludos

Paloma Robles dijo...

Es uno de los recorridos de los que más me han maravillado en Pirineos. Esa Cuesta del Fraile...costosa pero una hermosura. Aún no estaba construido del toso el refugio...Y los Ibones azules...ya te dejé nuestra foto en uno de ellos . Imporesionante. Pirineos es increíble. No hay que perdérselos por nada del mundo. Nosotros cada año a un valle, empezando por Navarra y acabando el Benasque...Es la única manera de tener un poco de idea de lo que representan. Un abrazo