viernes, 8 de marzo de 2013

Pandescura, Oyu la Madre y valle del Casaño desde La Molina

LA MOLINA - PANDESCURA - OYU LA MADRE - FOZ DEL CASAÑO

DISTANCIA TOTAL 18 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO 1.500 METROS

NOTA:  El tramo en el que recorremos la parte superior de la sierra de Cabezos, en especial su primer tramo, es una zona kárstica algo complicada, aunque existen senderos de ganado.  Se puede evitar esta zona para llegar directamente a la cumbre del Pandescura, dejando dicha sierra a nuestra izquierda subiendo por el valle de la Fuente Barrera desde La Molina.
Ya en el Casaño, el tramo en el que recorremos la canal de Llucia es muy aéreo y aunque tiene una anchura suficiente para pasar sin problemas si han de tenerlo en cuenta quienes eviten los tramos algo aéreos.

TRAMO 1:  LA MOLINA - CABEZA PANDESCURA



Dejamos el vehículo en la pequeña aldea de La Molina, bordeamos la aldea por un hormigonado ramal que discurre por su parte superior. Tras cruzar una riega, el ancho camino nos lleva a unas cuadras situadas a las afueras. Tras este tramo el hormigón deja paso a un precioso camín empedrado. Pasamos primero junto a la Fuente de La Sotarraña, tras ella, a los pocos metros tomaremos un pequeño sendero que asciende a la derecha por un bosque de castaños.


El sendero se desdibuja a la vez que se adentra en una vallina donde encontramos los restos de algunas cabañas, luego abandonaremos la vallina por su lado izquierdo y nos alzaremos a una zona de pastos ya totalmente abandonados (490 m.) y desde donde divisamos la vertiente este de la sierra de los Cabezos, que vamos a recorrer en su totalidad hasta su punto culminante: el Cabeza Pandescura.
A los pies de los primeros resaltes calizos nos encontraremos con la caja de un antiguo camín carretero   que baja desde Canales a la majada de Escobín sin pasar por la Molina, evitando la agreste foz del Casaño por su parte alta a través del collau Burdiu, y que se creo para la construcción de una central hidroeléctrica situada junto a la majada del Escobín.
Este camino fue utilizado  para el desmantelamiento  de la central y de las tuberías metálicas


Seguimos ascendiendo arrimados a los contrafuertes de la sierra y como nuestro objetivo es recorrerla por su zona cumbrera, vamos a buscar un paso para alzarnos a ella.
De esta forma, siguiendo unos rastros de sendero, giraremos a nuestra izquierda en busca de una horcada que os marco en la foto


Un vistazo atrás para ver el tramo recorrido desde nuestra salida en La Molina


  Para subir a la zona superior de la sierra a la horcada que os indiqué antes, hemos de hacer un giro a nuestra izquierda ascendiendo en dirección sur siguendo el diseminado rastro de un sendero.


Si nuestro objetivo es llegar solo al Pandescura no hace falta en absoluto recorrer la sierra, sino que hemos de dejarla siempre a nuestra izquierda y por su vertiente norte ascender por el más cómodo valle de Fuente Barrero hasta las majadas de Cueva Dubia y Camplengo Dubia en las proximidades ya del Pandescura.


Nos alzamos a la Horcada (700 m) desde donde tenemos a vista de pájaro el valle del Casaño y las majadas de Escobio y Santianes

s

Realizamos un tramo a media ladera, por sendero ya más marcado, para aproximarnos a la parte superior de una pindia canal que arranca desde las proximidades de la majada del Escobio.
Luego seguiremos en dirección oeste ascendiendo por la cumbrera de la sierra siguiendo un sendero del ganado.


Un vistazo atrás para ver este último tramo recorrido.



Nos adentramos en un tramo muy kárstico en el que conviene no perder el senderín marcado por el paso del ganado que transita entre las pequeñas vegas que surgen en este laberinto calizo. Finalmente damos vista a una vega de mayor tamaño situada en un jou: Jou de las gallinas (735 m.), al que hemos de descender para posteriormente remontar una marcada vallina que asciende en el otro extremo del jou y que nos acercará a la base del Cabeza Xatera, que será la primera de las cumbres que ascenderemos hoy y que podemos ver al fondo en la foto.


Ya en la cumbre del Cabeza Xatera (880 m.) hacemos un alto y disfrutamos de las vistas sobre el Cornión...


Hacia el E-NE el caótico tramo de sierra que hemos superado y la zona de pastos y cabañas situados por encima de La Molina.  Al fondo el Cuera.



Vistas hacia el N-NO



Hacia el oeste el resto de sierra que nos queda recorrer hasta el Pandescura. 
 Bajaremos a la collada Jerreros para descender unos metros más hasta la vega de Cueva Dubia y rodear el Cabeza Jerreros o  Zarangüezu por su derecha. Luego nos alzaremos al collado que separa este del Cabeza Dubia. Posteriormente rodearemos el cabeza Saldaña por su izquierda.

Vuelvo a decir que la forma más sencilla de llegar al Pandescura es siempre dejando toda la sierra a nuestra izquierda y recorriendo las vegas de Cueva Dubia y la posterior vega de Camplengo Dubia.


Descendemos a la vega de Cueva Dubia (780 m.) para desde ella girar a la izquierda y subir por una vallina existenter entre el Cabeza Jerreros o  Zarangüezu y el Cabeza Dubia.  Por dicha vallina nos alzamos al collado que vemos en la foto (870 m.).
Desde dicho collado vamos a rodear el Cabeza Saldaña por la izquierda, Aunque la opción más sencilla hubiera sido subir al collado que hay entre el Saldaña y el Dubia y luego bajar por la otra vertiente.


Seguimos alguno de las trochas que cruzan las pindias laderas que se desploman sobre el Casaño mientras disfrutamos de estas fantásticas vistas.


El terreno es más incomodo de lo que contabamos, aunque tenemos suerte de que la maleza no invade esta ladera de cuarcita tan propensa a ello.


Una vez situados en la vertiente oeste del Cabeza Saldaña damos vista a la sierra de Gustaselvín.  De esta sierra,  además de por ser su cumbre más alta, destaca especialmente por su preciosa silueta la cumbre del Pandescura.  Entre dicha sierra y nosotros se abre el amplio valle de Parades.


Como no queremos perder altura, seguimos recorriendo las faldas del Cabeza Saldaña hasta llegar a un collado que hay entre esta cumbre y el Porru Salón o Cabezo Jorcadellín, que es la cumbre que hay a la derecha del Pandescura.
Para ascender al Pandescura vamos hacerlo desde el Jorcadellín que es el collado que se encuentra entre el Pandescura y el Porru Salón.
Hacia el nos dirigimos y lo podemos hacer o bien rodeando el Porru Salón  por su izquierda (por la vertiente que vemos en la foto) o por su derecha (cara norte) que es la opción que nosotros escogimos.


Llegamos al Jorcadellín (873 m.)  situado bajo   los contrafuertes del  Porru Salón, en donde encontramos las ruinas de lo que fue la majada que dio nombre a este collado.
Desde este punto ascenderemos la agreste cara nororiental del Pandescura.  Aunque pueda parecer aéreo, no entraña ninguna dificultad sin siquiera tener que hacer uso de las manos.


Ya en la parte final del ascenso al Pandescura.


En la cumbre del Pandescura (1.004 m.) con el Cornión al fondo.


Vistas hacia el noreste con la sierra que hemos recorrido esta mañana.


Vistas hacia el oeste.


TRAMO 2:  PANDESCURA - OYU LA MADRE (NACIMIENTO DEL CASAÑO)



El descenso lo haremos en dirección suroeste para llegar primero a las cabañas y pastos que forman la majada de Gustaselvín y descender posteriormente al Collau Regueru.



En el collado Regueru (760 m.) entroncamos con la "horrible" pista hormigonada que viene de Demués  y por la que vamos a ascender hasta los pies del Cantón de Texeu. No obstante vamos a evitar un pequeño tramo de ella, rodeando el Cabeza la Cuecara por los restos del antiguo camín empedrado que se usaba antes de la cosntrucción de la pista  y del que apenas se conservan unos pequeños tramos.


Volvemos a enlazar con la pista en las inmediaciones del Collau Lincós (900 m.).  Desde aquí seguiremos ahora ya por pista hormigonada hasta ascender al Collau Camba (1.050 m.). Desde el collado seguimos por la pista que continua unos metros hasta morir a los pies del Cantón de Texeu que vemos en la foto.
Para llegar al Oyu la Madre hemos de girar a la izquierda en el punto que muere la pista y descender próximos a los farallones del Cantón.


Una vez realizado el giro a la izquierda, nos adentramos en el valle de Entrerrobles por cuyo fondo vamos a realizar el descenso.



Descendemos por este valle hasta el punto que vemos en la foto donde existe los restos de una faya de gran tamaño situada a una altitud aproximada de 910 metros.  Aquí hemos de girar a la derecha subir una mínima llomba y descender por el valle de la derecha.  No obstante el sendero (por lo menos en invierno) se muestra bastante evidente


Nos detenemos a disfrutar de las vistas sobre las agrestes estrechuras que cierran este valle del Casaño.


Nos adentramos en una zona boscosa algo embarrada por la que descendemos hasta el fondo del valle del Casaño ya muy próximos a su nacimiento.


Llegamos finalmente al Oyu de la Madre (800 m.), el lugar de nacimiento del río Casaño, cuyas aguas surgen en una cascada que
mana del interior de la tierra a través de unas grietas en la caliza. 
En las épocas de lluvia y deshielo, el chorro de agua
es imponente.
 Este río se abastece para su nacimiento de múltiples regueros de la zona de Belbín, Espines.... que se sumen en el interior de la tierra formando un lago subterráneo bajo la vega de Belbín  



 Su cavidad fue explorada por primera vez en el año 1977 por espeleólogos suizos, y son muy pocos los que se adentran en sus dificultosos sifones.


Tras un buen rato disfrutando de este precioso rincón, desandamos nuestros pasos para ascender los 250 metros de desnivel que nos llevan nuevamente hasta los pies del Cantón de Texeu 
Una vez en el arranque de la pista damos vista hacia el oeste a la vega de la Comeya. 



TRAMO 3: CAMBA - COLLAU LINCOS - LLAMERO - RIO CASAÑO



Hemos de recorrer nuevamente la horripilante pista hormigonada que baja a Demués hasta llegar al collau Lincós .
 En Lincós abandonamos la pista, giramos a nuestra derecha donde arranca el pindio valle Llamero que desciende hasta las entrañas del Casaño.  Para llegar a sus aguas hemos de descender por este valle  de un kilómetro de longitud pero con un desnivel de algo más de 400 metros.


la bajada por el valle no entraña ninguna dificultad. Tras un primer tramo en el que encontramos abandonadas praderías, luego nos adentraremos en un precioso bosque de robles con ejemplares de gran porte. 



Tras el duro descenso llegamos a las orillas del Casaño que cruzamos por el recientemente reconstruido Puente Llamero (480 m.)


Desde puente Llamero existen dos opciones para seguir el valle del Casaño.
La primera y más usada,  es nada más cruzar el puente girar a la izquierda y seguir el estrecho sendero que por este margen derecho desciende junto a las aguas del Casaño. 
 La otra opción y en mi opinión más espectacular, es la de recorrer el antiguo canal de La Llucia, cuyo objetivo era aprovechar las aguas del Casaño pero cuyo proyecto nunca llegó a terminarse. 

Para llegar hasta dicho canal, hemos de tomar   el sendero que desciende paralelo al Casaño y a los pocos metros del puente abandonarlo para tomar un sendero algo marcado que asciende a la derecha. 
Hemos de ganar una altura aproximada de 50 metros sobre el río. En esta zona más despejada que vemos en la foto y ya próxima a los contrafuertes que se precipitan desde Peña Ruana nos toparemos  con la caja que se construyo para alojar el fallido canal.


Una vez encontramos la caja donde se iba a construir el canal de La Llucia, la seguimos en dirección norte.  El primer tramo atraviesa una zona donde predominan los avellanos que dificultan en varias ocasiones el avance.  Tras este tramo llegamos a una zona despejada donde hemos de atravesar varias pedreras .  El sendero pasa a los pies de esta llamativa peña.



Tras superarla comienza el tramo más vertical del canal que discurre entallado en los verticales contrafuertes de Peña Ruana.



Y llegamos al paso más aéreo y espectacular, donde el canal atraviesa una pared vertical por medio de una galería estrecha. Aunque el tramo no es técnicamente complicado   su estrechez y el que tengamos que pasar agachados en algún tramo, hace que tengamos que extremar las precauciones.





Tras este tramo termina el canal que como mencioné nunca se llegó a concluir.  Antes de su final vemos un rastro de sendero que desciende a nuestra izquierda


Atraviesa una zona de pedreros y se adentra en la Batuda, donde se pierde todo rastro de senderos y buscamos el mejor paso para llegar junto al río Casaño.  En el descenso nos topamos con este impresionante roblón.



Así como esta curiosa faya.


El descenso por la Batuda hasta la orilla del Casaño se encuentra muy cerrado por la vegetación, pero finalmente con unos cuantos arañazos llegamos a sus orillas.



Seguimos avanzando por terreno muy cómodo por la margen derecha del Casaño, recorriendo un sendero perfectamente definido por el que llegamos hasta el precario puente de Los Mineros (390 m.). Cruzamos por el al margen izquierdo del Casaño


Tras el puente Los Mineros llegamos a la majada El Escobio (380 m.). 


Desde aquí y situada en la otra orilla del Casaño, podemos observar los restos de una antiguacentral hidroeléctrica que aprovechaba el importante manantial de Las Pálvoras, cuyas obras se dieron por finalizadas en 1929 y que era la misma en la que se pretendía aprovechar el río Casaño, con el canal de la Llucia


Tras el Escobio cruzamos nuevamente el Casaño por el puente del Escobín,  de hormigón y con barandillas de hierro.  Valle abajo pasamos a la vera de imponentes castaños y alguna que otra cuerria, que nos llama la atención porque a diferencia de otras que encontramos por Asturias, estas tienen techumbre.



El valle se va encajonando hasta convertirse en una estrecha foz y poco después el camino cruza sobre el rió Casaño por última vez; es el puente Pompedro.


Trás el puente Pompedro,  que vemos tapado por la arboleda en esta foto, el empedrado camino afronta un repecho que nos depositará en el pueblo de La Molina




5 comentarios :

Viti Pisapraos dijo...

Sencillamente: ¡Espectacular! Felicidades compañeros.

Giroa dijo...

Fantastico reportaje y fotografía. Gracias por acercarnos Asturias un poquito más con este Blog.

Saludos.

CARLOS dijo...

Fue una auténtica pasada realizar este recorrido en un precioso día de montaña que compartimos. El reportaje de auténtico lujo. Un abrazo.

Paulino dijo...

Felicidades por el reportaje, así como con el resto de los que publicas, a mi me encantan leerlos, y despues interpretarlos en el terreno de la verdad, es decir, allí. Lo hago muchas veces y te doy las gracias por ello, de todo corazón.Además, me quedo con las ganas de preguntarte por dudas, porque temo ser pesado. Quisiera preguntarte,no obstante a propósito, si desde el Oyu la Madre, hasta hasta la zona de confluencia con el rio, que habeis bajado por el valle Llameru, no se puede hacer por el mismo cauce del Casaño. Gracias y saludos.

Antonio Martinez dijo...

Que gran paseo, lo he disfrutado mucho con las fotos y los comentarios!