domingo, 18 de junio de 2017

Majadas del Cornión y Canto Ceñal


 ERCINA - RESECU - TOYEYU - CEÑAL  CANTU CEÑAL- LAS BOBIAS - REDONDIELLA - BELBIN - ERCINA




DISTANCIA TOTAL 13,5 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO:  700 METROS


MAPA DEL RECORRIDO







Ascendemos por un sendero que da vista al paso del Escaleru por donde se existen restos del cable por donde se bajaba el material de la Mina Bufarrera a la Vega Comeya. A los pocos metros alcanzamos el Centro de Recepción de Visitantes “Pedro Pidal” y a continuación los restos de las Minas de Buferrera.


Se trata de una explotación en la que se extraía, hasta 1979, manganeso y hierro, minerales que se encontraban en las grietas y oquedades de las calizas que forman los Picos de Europa en este sector.>

A pesar de las numerosas veces que he subido a este lago sigue pareciéndome un entorno tan maravilloso como el primer día y no puedo perder la oportunidad de fotografiarlo. Decir que el El Lago Ercina es un lago de poca profundidad y fue la principal fuente de agua para las minas de Buferrera. De no ser por las presas que los mineros construyeron en su extremo sur este lago ya habría desaparecido ya que su agua se sume por una oquedad que existe en su borde sur.


Nos dirigimos por la derecha del lago hacia su extremo sur.


Un corto repecho nos alzará a las Reblagas


Las Reblagas, majada con cabañas remozadas y buena fuente situada en las proximidades del collado homónimo que separa el lago Ercina del Bricial.


Nada más comenzar a descender desde las Reblagas atravesaremos otra preciosa majada:  La majada del Bricial.


Junto a ella la vega del Bricial, que se inunda, formándose en ella una laguna de carácter efímero. Pero la mayoría del año se trata de una verde vega de buenos pastos junto al pequeño arroyo que se sume en su interior.

Hacia ella descenderemos para dirigirnos a los verticales contrafuertes que la cierran por el sur.


 
Cruzamos la vega en dirección sur para ascender por una corta y empinada canaleta que nos adentrará en el hayedo.


Tras superar la canaleta entramos en un terreno donde el sendero deja de ser evidente y casi no se ve rastro de camino e incluso apenas jitos que nos ayuden.  Como orientación hemos de tirarnos hacia la izquierda atravesando el hayedo.


Alcanzamos un pequeño collado fuera del hayedo, desde el vemos hacia el sur abrirse el valle de Resecu.


La senda busca el fondo del valle para continuar subiendo por la margen derecha
El río Resecu, como en la mayor parte de su corto recorrido, se encuentra sumido en este tramo, solo dejando ver sus aguas en estas marmitas de gigante.



Dejamos atrás la zona de hayedo y alcanzamos Les Texuques de Baju, una vega que alberga varias ruinas de construcciones repartidas por las dos orillas del río.

 
Seguimos ascendiendo por la margen derecha, dejando atrás Les Texuques.


Empezamos a ganar metros por la ladera derecha, buscando el acceso a la collada de La Llaguna punto que usaremos para abandonar este valle.


Alcanzamos La collada la Llaguna  que se abre entre el Porru la Atalaya situada al norte y la Llamona al sur.

 
En la otra vertiente del collado observamos la pequeña Vega la Llaguna, a ella debe su nombre el collado que hemos ascendido. ;ya no existe rastro de laguna alguna. El sendero que a partir de aquí aparece bastante marcado , sale por la derecha de esta vega (no es necesario bajar hasta ella).




Tras un corto ascenso alcanzamos a ver el Cueto Ceñal con sus verticales caídas por la vertiente que tenemos a la vista. Un terreno un poco caótico el que atravesaremos ahora hasta alcanzar la Majada de Toyeyu y que con niebla puede ser de complicada orientación, no obstante encontramos el sendero bastante marcado.  
Sin niebla la referencia clara del Cantu Ceñal en el horizonte nos indica la dirección que hemos de tomar.

 
Antes de situarnos a los pies del Cantu Ceñal entramos en la preciosa Majada de Toyeyu.





Continuamos nuestro camino y descendemos a la Vega de las Tremas, su nombre hace referencia al tremedal (Terreno pantanosoabundante en turba) que cubre esta vega,  y sobre la que se eleva el Cantu Ceñal.




 Dejamos atrás Las Tremas para remontar después por la pradera hasta el Collado Ceñal (1386 m) que da acceso a la Vega Ceñal a los pies del cantu.



Nada más superar el collado entramos en las amplias praderías de la preciosa majada de Ceñal.




Desde Ceñal   nos pegamos al crestón calizo hasta dar con la senda que se dirige a la Majada de las Bobias.
Un vistazo atrás hacia esta bonita majada de Ceñal.




Un corto repecho nos alza al Collado Jondón, Abandonamos el sendero que desciende a las Bobias, y recorremos el alargado lomo del cordal  en busca de la cumbre del Cantu Ceñal.




Nos alzamos con facilidad a la cumbre del Cantu Ceñal (1.460 m.).



A vista de pájaro las praderas de la Vega de Trema





Vistas sobre el Cornión.



Desandamos la cresta para llegar nuevamente al collado Jondón. Desde el miramos al norte y vemos la majada las Bobias hacia donde nos dirigimos.




Descendemos por marcado sendero a la majada Las Bobias (1250 m) con sus cabañas, pastos y una fuente que tiene agua todo el año.



Aquí enlazamos con el conocido sendero que une Ercina con la Vega de Ario.  Recorremos dicho camino unos metros en dirección Vega de Ario para coger agua en la Fuente de las Bobias




Desde la misma fuente abandonamos el sendero que sube a Vega de Ario y tomamos un sendero que parte en dirección norte en busca de la majada la Redondiella.



Bonito lapiaz junto al sendero.




Alcanzamos la  majada de la Redondiella (1.200 m.)



En la majada giramos a la izquierda para tomar el sendero que desciende pegado al valle y que se dirige a Belbín.
A los pocos metros nos alzamos por encima del valle para alcanzar la Vega Veduyal (1.165 m.)



Seguimos dirección norte a media ladera, dejando a  nuestra derecha la Majada la Güelga situada en el fondo del valle



El camino supera una zona más vertical, la Cuenye Mala.



 Tras ello nos alzamos a La Llomba.
Desde la Llomba ya visualizamos la majada de Belbín (1.050 m.)hacia la que descendemos.




Belbín es la majada que conserva mayor número de cabañas y en mejor estado de todas las majadas del Cornión.



Desde Belbín una ancha pista nos conduce en poco más de un kilómetro a las inmediaciones del Lago Ercina y desde ahí al parking de Buferrera, donde tenemos el vehículo.


 

1 comentario :

David Fernández Cuesta dijo...

Muy guapa Yoni; una zona preciosa. Una pena no haber podido acompañaros ese día.